Nación

Feliz día a los Bomberos Voluntarios

Escuchás la sirena y el corazón estalla, dejás de tomar mate con tu gente y vas corriendo al cuartel, por suerte son pocas cuadras o si estás de guardia y es de noche, te levantás tan rápido como te den las piernas y te anclás el uniforme. Una vez te pregunté qué era un bombero voluntario y respondiste que bombero era un hombre como vos o como yo, que vive en aquella casa, que nunca se recupera de la emoción de las sirenas, fuegos y peligros, con defectos, preocupaciones y sueños por cumplir. Ese es un bombero, el que brinda su mejor esfuerzo cada vez que suena una alarma. El que sabe del valor de la vida porque ha sentido el poder de las fuerzas sin control. Un bombero no agita banderas políticas, el bombero no habla de la hermanad de los hombres, la vive cada día en el cuartel junto a sus compañeros.

El bombero voluntario no cobra sueldo

El mínimo de trabajo son dos horas por día, además, de un día de guardia; son 60 las horas mensuales que exige la ley para tener la obra social IOMA, más el seguro de vida y la ART, que la paga la institución. Luego de 25 años de servicio se accede a una jubilación y el monto a cobrar es el mismo para todos, independientemente de la jerarquía. El bombero al ser voluntario no percibe un salario, sí cobran los cuarteleros, que se encargan de la comunicación, en la localidad cabecera de partido hay dos. Y en este cuartel se cuenta con once camas para las noches de guardia, hay una cocina donde cada día se preparan ellos mismos el almuerzo y la cena. “En los momentos que no hay actividad se matea mucho y se juega a las cartas, hay televisión y dvd, es un segundo hogar”, relataron a Malviticias. Fragmento de la edición N°2 de Malviticias, junio 2008 ●•

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba