Nación

Examen: ¿Qué hacía Julio De Vido en la asunción de Jesús Cariglino?

[hecho]

a) Estaba en nombre del Gobierno Nacional que envía a todos los rincones del país representantes para confirmar que apoya a todos los gobernantes elegidos democráticamente sin importar su signo político.

b) El ministro tiene como costumbre pegarse una vuelta por Malvinas Argentinas cada vez que termina una ardua jornada laboral.

c) Estaba cuidando a la tropa bonaerense (alguna vez duhaldista, ¿hoy por hoy kirchnerista?) para que continúe detrás del proyecto oficial.

De Vido fue durante la campaña uno de los operadores más importantes del Gobierno que recorrió el conurbano donde funciona el poderoso, disciplinado, muchas veces impresentable y siempre temido aparato bonaerense. El sábado el súperministro estuvo en la asunción de Cariglino, previa pasada por el acto de Ishii en José C. Paz. Es obvio (y ya se ha escrito mucho al respecto) que el oficialismo quiere tener de su lado al aparato. La pregunta que puede obsesionar a simpatizantes y opositores es cuál es la instancia última que busca el oficialismo: cooptar a los impresentables para mantener la pax romana o son una muleta hasta tener fuerza propia. Algunos signos en la creación de fuerza propia se dieron en la última elección como son los ejemplos de Tigre y Quilmes donde ganaron Sergio Massa y Francisco “Barba” Gutiérrez. Lo que es seguro es que el aparato tiene la boca grande como el cocodrilo cuando los tiempos son difíciles y de llegar esos días no dudarán en hincar el diente profundo a cambio de su ayuda. Por ahora se los ve como gacelas dóciles. Habrá que esperar para ver qué elige el oficialismo y si cumple con la promesa de generar una nueva Argentina que no sólo se puede hacer con bonanza económica ●•

Ignacio Vaschetto
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba