Nación

Confirmaron mala praxis en el caso de Celeste Morales

Por un estudio médico incorporado a la causa el fiscal citará a los médicos responsables que operaron a Celeste Morales en junio de 2011. 

Celeste junto a su mamá Analía y su papá Jonathan

La primera pericia oficial, que se llevó a cabo el 7 de noviembre pasado e integra el expediente penal caratulado como «homicidio culposo por mala praxis», sostuvo que hubo fallas en el control post operatorio de la menor. A partir de sus conclusiones, se solicitó una ampliación, en base a estudios histopatológicos, que ratificó que existió mala praxis médica en el caso, lo que motivó que la UFI 4 de San Martín, a cargo del fiscal  Fernando Domínguez convocara al doctor Leonel Aníbal Blanco y a la pediatra coordinadora del hospital, Gladys Amantia mañana, a partir de las 9. Ambos fueron responsables de la atención de la niña y quedarían así en posición de declarar para hacer su descargo, según publicó el diario Tiempo Argentino.

De acuerdo al documento completario al que accedió en exclusiva Tiempo Argentino, los peritos concluyeron que «ha existido un déficit en el seguimiento del post operatorio de la paciente, o cuanto menos una subvaloración de los signos de alarma y la detección de la complicación en curso. Disponemos de muy escasos elementos probatorios ya que la historia clínica aporta escasos datos. De haberse detectado la complicación e intervenido rápidamente hubiera sido posible evitar el resultado luctuoso», concluyeron los expertos. Celeste Morales, había sido operada en su cuello el 28 de mayo de 2012 por un quiste benigno en el hospital municipal, pero horas más tarde de finalizada la intervención terminó con muerte cerebral. La autopsia reveló que murió por asfixia. El diagnóstico: un hematoma sofocante.
El informe complementario ordenado por la justicia y ya incorporado al expediente, lleva las firmas del médico forense del departamento judicial de San Martín, Gustavo Feldman, junto a la Perito Médico Pediatra del Cuerpo Técnico Auxiliar, Andrea Migliano. Ambos coincidieron en que un «hematoma sofocante de cuello es una complicación posible, aunque poco frecuente de la cirugía de cuello» como a la que fue sometida la menor.
Entre los faltantes de su historia clínica, no consta a qué área del hospital de alta complejidad fue ingresada Celeste. Tampoco la hora y finalización de la primera operación a cargo del cirujano Javier Jiménez, pero se relata que el procedimiento se llevó a cabo «sin inconvenientes». Los peritos, entonces, describieron «varias cuestiones llamativas», a su entender, en lo que fue ocurriendo desde que los familiares avisaron que la paciente «no podía tragar ni su propia saliva», hasta que entró en paro. «El centro de la cuestión reside en el seguimiento post operatorio de la paciente desde el momento internación a la salida de quirófano hasta las 23». Se investiga si el drenaje que debió haberse hecho correctamente pudo haberse obstruido con un coágulo, hecho que fue advertido por los familiares, sin respuesta por parte de los médicos. En ese contexto, el documento que analiza la justicia, destaca que «durante ese período, la única constancia médica que existe en la historia es de las 18, momento en que se suspende la vía oral, sin ninguna evaluación de estatus clínico de la paciente». En la hoja de enfermería sólo figuran controles de signos vitales con parámetros normales, hasta las 22, donde aparece la primera referencia a un problema ya con maniobras de resucitación, a pesar de que los familiares lo habían hecho notar horas antes. Quienes firmaron esos controles son los médicos que ahora serán imputados.
                                                                                                            ******

Semanas después de la muerte de Celeste, el secretario de Salud, Hugo Schwab, afirmaba en un programa de FM Palermo que no había mala praxis en el caso: «Esta chiquita en particular es una problemática más de caracter político, no es una mala praxis. Lamentablemente ha sido utilizada la situación familiar por instancias políticas de la oposición que no guardan ningún reparo y ante situaciones de dolor también meten la política en el medio».

Desde ese entonces los papás de Celeste no dejaron de reclamar justicia por su hija, fueron a La Plata para contarles del caso a la comisión de Derechos Humanos del Senado Bonaerense; estuvieron presentes en la sesión que la legislatura bonaerense hizo en Malvinas Argentinas y marcharon a la Plaza de Mayo.

Mostrar más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba