Nación

"A nosotros no nos gusta aumentar el precio del pan, porque sabemos que perdemos venta"

Lo dijo el presidente de la Cámara Industrial de Panaderos y Afines de Malvinas Argentinas, Norberto Quinteros, a Malviticias. Además, informó que en algunas panaderías de la región el kilo de pan ya cuesta 35 pesos. 

«En algunas panaderías de Malvinas Argentinas el kilo de pan está 35 pesos y la docena de facturas 70. El aumento fue alrededor del 15 por ciento. Lo que más incide es el gasto de luz y de gas. Tenemos la soga al cuello y me hace acordar mucho a la crisis del 2001. Nos cayó la venta un 30 por ciento. La gente consume menos, gasta la misma plata pero termina comprando menos pan por el aumento. Tiene el mismo presupuesto, y eso antes no pasaba», explicó Quinteros.

«A nosotros no nos gusta aumentar el precio del pan, porque sabemos que perdemos venta. El Gobierno debería darnos prioridad con algún tipo de ayuda con las cargas sociales, por ejemplo. Los panaderos somos una industria. No somos una fábrica pero somos importantes en la economía», señaló a este portal.

«Si aumenta la harina un 30 por ciento más, como se está hablando, va a ser un caos», advirtió Quinteros sobre el precio de la harina, que ya sufrió un 10 por ciento de aumento semanas atrás.

La boleta de la luz de la panadería de Quinteros, en Villa de Mayo, llegó con un importe picante: siete mil pesos de luz contra los 1600 pesos de febrero 2016. Frente a esta coyuntura, contó que tuvo que despedir a dos empleados porque no tenía margen de ganancias.

Otro de los grandes problemas que enfrentan las asociaciones de panaderos en la provincia son las panaderías clandestinas y Malvinas no es la excepción. «Un empleado con cargas sociales te lleva 20 mil pesos, las panaderías que tienen empleados en negro se ahorran unos diez mil pesos por persona y con eso pagan la luz y el gas», dijo. En Malvinas, hay un 50 por ciento de panaderías clandestinas, de un total de 250 aproximadamente. «La Municipalidad está trabajando en regularizarlas y nosotros también para incentivar a que se pongan en blanco, pero frente a esta coyuntura es difícil», dijo Quinteros.

También se suma la competencia de los supermercados chinos. «Ya no te regalan el pan, te lo cobran a precio normal y a ellos les viene el pan congelado, no lo fabrican. Lo cocinan a demanda, por ahí a las 9.40 de la mañana te dan el pan calentito pero lo tenés que comer rápido porque a las dos horas ya no sirve». Para cerrar, Quinteros dijo que el sector vive desde hace dos años «una crisis de la que no se puede recuperar».

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba