Nación

Una mezcla de amateurismo y estrategia.

Ya sea por diseño o por improvisación, la administración de Javier Milei está diseñando su propia metodología de gobierno que, como era de esperar, no se parece a nada de lo que intentaron sus predecesores.

Como corresponde a un outsider que hace sólo dos años no era más que un cabeza parlante en la televisión, popular sólo por su asertividad y su cabello revuelto, el nivel de riesgo que parece dispuesto a tolerar es sustancialmente mayor que el de sus predecesores inmediatos, Alberto Fernández y Mauricio Macri. , el último de los cuales todavía está luchando por dar forma a algún tipo de alianza explícita con el primer presidente autoproclamado anarcocapitalista de la historia. Después de 12 años de kirchnerismo, Macri no tuvo más remedio que ser extremadamente cuidadoso dada su frágil posición en el Congreso y los graves riesgos en materia de gobernabilidad. Alberto, que contaba con Cristina Fernández de Kirchner como su vicepresidenta y de facto factótum del poder, ejecutó un delicado acto de equilibrio al tener que negociar tanto con sus rivales internos como con la coalición opositora, Juntos por el Cambio.

Tanto Fernández como Macri inicialmente buscaron colaboración con sus oponentes bajo el supuesto tácito de que era un requisito previo para mantener el orden y la gobernabilidad. Al final, ambos sufrieron duras rupturas con sus adversarios y terminaron solos y en una profunda crisis. Milei, sin embargo, está adoptando el enfoque opuesto al decidir señalar a sus oponentes políticos como enemigos desde el primer día, a pesar de breves períodos de aparente pragmatismo que sirven para preparar el escenario para divisiones más profundas con quienes no están de acuerdo con él. No está del todo claro si esta estrategia está funcionando, ya que es difícil identificar qué significa realmente el éxito en la era ultralibertaria, si se trata de reformar el Estado, eliminar el déficit presupuestario o atacar y debilitar a los rivales políticos del presidente. Lo que no debe descartarse es el sustancial capital político de Milei, construido en gran parte sobre su poder “sintético” derivado del ecosistema digital, y el creciente descontento de una gran parte de la población que pondrá a prueba la tolerancia social a una austeridad agresiva.

Si bien la voracidad del público por las encuestas de opinión ha disminuido considerablemente después de que las elecciones entregaron la presidencia a Javier Milei, las cifras han ido abriéndose camino lentamente hacia el ámbito público. Una encuesta reciente elaborada por la consultora política Opinaia muestra que el presidente todavía cuenta con una imagen pública netamente positiva, con un 52 por ciento de opiniones positivas frente a un 45 por ciento de opiniones negativas. Si bien esto ha caído de un 59 por ciento positivo y un 35 por ciento, el líder de La Libertad Avanza se mantiene como uno de los pocos políticos con una cifra neta positiva en el país. Para ser justos, sus dos predecesores alcanzaron niveles sustancialmente más altos de imagen neta positiva y los mantuvieron por más tiempo, lo que indica que Milei no sólo es un personaje profundamente divisivo, sino también que el nivel de polarización social se ha profundizado. Evidencia empírica de la “grieta«-ese particular tipo argentino de polarización- aparece en los resultados a una pregunta sobre emociones positivas o negativas sobre el presidente, en la que el 87 por ciento de los que votaron por Massa dijeron que sentían repulsión por Milei, mientras que el 81 por ciento de los que votaron por El libertario compartió pensamientos felices. Se pueden observar niveles similares de polarización en los encuestados a los que se les preguntó si podrá gobernar y ejecutar sus objetivos políticos, y si podrá estabilizar la economía.

Ése, por supuesto, es el principal desafío: controlar la inflación y poner al país en una senda económica sostenible. El presidente, junto con el ministro de Economía, Luis 'Toto' Caputo, diseñaron un shock económico que disparó la inflación por las nubes cuando el peso se devaluó agresivamente frente al dólar. El impacto de este plan en el mundo real lo está sintiendo actualmente la sociedad en todos los niveles, pero es particularmente más pernicioso para los grupos de bajos ingresos con ahorros limitados o nulos y una red de seguridad decrépita (que la administración Milei está diluyendo intencionalmente). El plan Milei-Caputo intenta reducir la inflación a través de una dolorosa recesión, con la esperanza de que una vez que las cifras comiencen a parecer alentadoras, las expectativas ayuden a generar una bonanza de inversión y, en última instancia, crecimiento. Es una estrategia arriesgada que, a primera vista, inicialmente parece estar funcionando: la inflación de enero bajó al 20,6 por ciento después de haber alcanzado el 25,5 por ciento en diciembre, y podría bajar al rango del 15 por ciento en febrero. Al mismo tiempo, el Ministro de Economía logró un superávit presupuestario por primera vez en enero después de 12 años, mientras la “estrategia de déficit cero” se consolida como un pilar de esta administración. Sin embargo, se logró erosionando agresivamente los pagos de jubilaciones y pensiones y recortando todo tipo de pagos, incluso a las provincias. Esto los ha puesto en curso de colisión con los gobiernos provinciales que ya habían dado la voz de alarma durante la batalla en el Congreso por el proyecto de ley general. Economistas escépticos como Diego Giacomini sugieren que este superávit presupuestario es absolutamente insostenible sin reformas subyacentes que han sido descartadas por el nivel de belicosidad entre el Ejecutivo, el poder legislativo y los gobiernos provinciales.

Milei construyó su personalidad política sobre la base del antagonismo con la clase política, a la que hábilmente marcó como “la casta”, que se ha convertido en su letra escarlata. Si bien todavía mantiene varias de sus promesas de campaña, las ha atenuado, particularmente la idea de incendiar el Banco Central, pero no ha dado marcha atrás con la dolarización, una medida que la mayoría de los argentinos rechaza. Ha elegido a su enemigo: todos y cada uno de los políticos que se nieguen a acompañar su plan. Los provocó durante el enfrentamiento en el Congreso sobre el proyecto de ley general, donde el gobierno envió enviados a negociar con bloques políticos y gobernadores provinciales, sólo para retirar el proyecto de ley en el último segundo. Milei atacó en las redes sociales y desató su ejército libertario digital contra quienes se le oponían legislativamente, particularmente aliados potenciales como la Unión Cívica Radical (UCR) y el bloque centrista liderado por Miguel Ángel Pichetto. Una guerra con el gobernador de la provincia de Chubut, Ignacio 'Nacho' Torres, del PRO macrista, finalmente fue desactivado. Y Milei sigue afirmando que gobernará mediante decreto de emergencia, abandonando la idea de un plebiscito en el corto plazo ante la posibilidad de una derrota.

Probablemente nunca se revelará del todo si esto es parte de un gran plan o la consecuencia del amateurismo. Es probable que sea una mezcla de ambos. Mientras tanto, las incesantes disputas políticas están permitiendo a Milei identificar a quienes se oponen a él como miembros de una “casta” tóxica, al tiempo que desvían a la opinión pública de los efectos muy reales de una inflación sostenida de dos dígitos y una profunda contracción económica. El tiempo, como siempre, es la variable más importante. Las principales preocupaciones son si Milei será capaz de mantener este nivel de confrontación política y cuánto tiempo esperará la sociedad a que la economía mejore antes de que las cosas se salgan de control.

noticias relacionadas

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Abrir chat
💬¿Querés noticias de tu barrio?
Escanea el código
Hola 👋
¿Noticias de qué distrito/persona te gustaría recibir?