Nación

¿Dos Caputos son demasiados para Milei?

Desde la distancia, el presidente Javier Milei está cometiendo un grave error político. Los inversores extranjeros –no los que comercian con bonos y futuros, sino los inversores del mundo real con mucho dinero invertido o deseoso de ser invertido en Argentina– difícilmente pueden entender lo que ocurrió en Buenos Aires durante el verano: casi tres meses en el cargo, con Mientras su luna de miel estaba más cerca de ser declarada terminada, el gobierno no consiguió que el Congreso aprobara ninguna legislación. Fue llamado de Milei.

Perder el tiempo no es un lujo al alcance de quien dirige Argentina. La economía del país ha estado estancada durante más de una década y en lenta caída libre desde 2018. Los salarios han perdido sistemáticamente frente a la inflación desde entonces, y los sindicatos simplemente intentan igualar los precios con negociaciones permanentes, pero siempre se quedan atrás.

A esa realidad se suma que el pueblo argentino –55 por ciento de los cuales votó por Milei hace casi cuatro meses– está sufriendo un nuevo shock sin precedentes desde la 'Gran Crisis' de diciembre de 2001. La firma PxQ, dirigida por el economista Emmanuel Álvarez Agis , comparó la caída de los salarios reales al inicio de Milei con la administración de Mauricio Macri 2015-2019 y concluyó que Macri tardó siete meses en 2016 en alcanzar el ajuste que Milei impuso al pueblo solo en el primer mes. No es de extrañar que Macri apoye a Milei, incluso si sus personalidades chocan: la diferencia es que el primero fue “gradual” con su campaña de austeridad, algo de lo que luego se arrepintió.

Milei tiene razón y se equivoca cuando sostiene que simplemente está cumpliendo una promesa de campaña. Cierto: el candidato Milei dijo que ajustaría la economía y que se movería a una velocidad vertiginosa. Pero también es cierto que Milei fue elegido para el cargo con una plataforma anti-sistema político que incluía la noción, palabra por palabra, de que “esta vez la política pagará por el «ajuste.” Los argentinos, como cualquier otro pueblo en cualquier lugar, están acostumbrados a tragarse mentiras de campaña. Esto resultó ser una mentira demasiado pronto.

Para tener éxito, la estrategia de conmoción y pavor del gobierno (si es que es una estrategia) necesita una cosa y rápidamente: resultados. El mejor escenario a corto plazo para Milei no es nada glorioso: estabilizar la economía, es decir, reducir la inflación, para que la gente vea la luz al final del túnel antes de mediados de año. Esta es la tarea del ministro de Economía, Luis Caputo, quien inesperadamente se ha convertido en la figura más poderosa de la administración –salvo el puñado de colaboradores más cercanos que entran a la oficina del Presidente en la Casa Rosada sin tocar la puerta: la hermana Karina Milei, jefa de Gabinete Nicolás Posse y el estratega político y comunicacional Santiago Caputo.

Este último Caputo, de 38 años, es sobrino del ex Caputo, de 58. ¿Son los dos Caputo compatibles con la administración de Milei? Si no se logra este poco ambicioso objetivo económico de reducir la inflación, dos Caputos en el círculo interno podrían resultar ser un Caputo de más. Milei afirma estar racionalizando la economía y al mismo tiempo «irracionaliza» la política y el lenguaje. El ministro Caputo supervisa la primera misión; Caputo el spin doctor el segundo.

El fracaso del gobierno en el Congreso durante el verano parece mostrar que sus objetivos son diametralmente opuestos. El ministro Caputo sabe que el superávit presupuestario que sorprendentemente logró en enero, el primer mes completo de la administración Milei, no es sostenible en el mediano plazo si no llega a algún tipo de compromiso con los gobiernos provinciales y los partidos de oposición. Pero Caputo, el experto en publicidad, como guardián de la identidad antisistema y antisistema del presidente, continúa empujando al jefe de Estado a los extremos de la confrontación política, tanto contra rivales como contra aliados potenciales, aunque Milei no necesita demasiado empujón. ir allá.

Ésta es la paradoja que atormenta a los observadores e inversores extranjeros. Celebran que Milei sea un hombre con la misión de convertir a Argentina en una economía más abierta y más pro mercado. Entienden que era necesaria una acción audaz, pero como medio. Pero no les gusta el conflicto como fin en sí mismo, que es lo que Milei ofrece a diario, ni la falta de voluntad de la Casa Rosada para ceder en aras de sus propios intereses. Las razones por las que el mega proyecto de reforma “ómnibus” fue retirado del Congreso después de un mes de negociación están más allá de su comprensión.

La siguiente pregunta es quién prevalecerá en el tira y afloja no oficial de Caputo. Por naturaleza, el presidente Milei se alimenta y es alimentado por Caputo, el estratega de spin. Pero el resultado del dilema podría depender de la realidad más que de la voluntad: si el ministro de Economía no logra evitar otra devaluación del peso en el próximo trimestre, el ciclo inflacionario se recarga en lugar de disminuir y el presidente continúa ganándose enemigos en lugar de amigos. , ambos podrían estar en problemas por haber creado un círculo vicioso que desemboca en una crisis impredecible de gobernanza.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Abrir chat
💬¿Querés noticias de tu barrio?
Escanea el código
Hola 👋
¿Noticias de qué distrito/persona te gustaría recibir?