Nación

Múltiples manifestaciones en Argentina para reclamar ayuda alimentaria

Miles de personas marcharon el viernes por ciudades de Argentina para exigir ayuda alimentaria adicional del gobierno de Javier Milei para comedores sociales y rechazar políticas severas de austeridad.

La actual crisis económica de Argentina ya ha elevado la pobreza por encima del 50 por ciento y la inflación supera el 250 por ciento año tras año.

En Buenos Aires, la principal protesta se centró a las puertas del Ministerio de Capital Humano, en el centro de la ciudad, que se encarga de la ayuda social.

“La emergencia alimentaria no puede esperar más, no más ajustes”, fue el lema que desató la protesta de organizaciones sociales y partidos de izquierda.

Los grupos buscan resaltar los desafíos que enfrentan unos 38.000 comedores comunitarios, el último recurso para las personas más afectadas por la crisis económica.

Desde su toma de posesión como presidente el 10 de diciembre, Javier Milei ha introducido grandes recortes, devaluado el peso y reducido a la mitad el número de ministerios del gobierno en medio de un severo plan de austeridad. En enero, el enfoque se tradujo en el primer superávit fiscal después de 12 años en números rojos.

Del otro lado, está la creciente tensión alimentada por los despidos, la pérdida de poder adquisitivo, las pensiones más bajas, los aumentos de la atención sanitaria y de los medicamentos y el aumento vertiginoso de los precios de los alimentos.

Milei también ha tomado medidas para recortar los subsidios gubernamentales para servicios públicos y tarifas de transporte público, que han aumentado casi un 250 por ciento en sólo tres meses.

“No al aumento del transporte”, “El hambre no puede esperar”, “Las ollas están vacías, también los bolsillos”, fueron algunos de los lemas en las pancartas que portaban los manifestantes frente al Ministerio de Capital Humano.

Algunos comedores informaron que recibieron sus últimos envíos de alimentos en noviembre y que desde entonces han dependido de donaciones y ayudas municipales para atender al creciente número de personas que los visitan cada día.

El gobierno dice que llegará directamente a los ciudadanos más vulnerables y quiere evitar la interferencia de intermediarios, la mayoría de los cuales se oponen a la administración de Milei.

El Ministerio de Capital Humano ha firmado un acuerdo de ayuda alimentaria con iglesias evangélicas por cerca de 200.000 dólares y otro por casi el doble con Cáritas Argentina, que depende de la Iglesia Católica.

La cartera anunció el mes pasado el inicio de una encuesta sobre comedores sociales que permitiría “la compra transparente de alimentos”.

Los centros comunitarios informan que, mientras tanto, se han suspendido todas las entregas.

«No debería haber ninguna razón para dejar de enviar alimentos a los comedores sociales», insistió el viernes el portavoz presidencial Manuel Adorni, rechazando estas afirmaciones.

El gobierno ha mantenido la existencia de la Tarjeta Alimentar de alimentos, un subsidio mensual directo para padres de hasta dos hijos.

En febrero, ese valor de la tarjeta era de 69.000 pesos (78,5 dólares al tipo de cambio oficial).

– TIEMPOS/AFP

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Abrir chat
💬¿Querés noticias de tu barrio?
Escanea el código
Hola 👋
¿Noticias de qué distrito/persona te gustaría recibir?