ItuzaingóZona Oeste

Caso García Belsunce: fiscales exigen que el veredicto sea en la misma sala de audiencias

La defensa de Nicolás Pachelo solicitó la absolución de su defendido. Foto: Eliana Obregón

 
Los fiscales del juicio por el crimen de María Marta García Belsunce le exigieron al tribunal que, ante las versiones de que el vecino Nicolás Pachelo será absuelto por el asesinato, la lectura de veredicto sea este viernes en la misma sala de audiencias donde se desarrolló el proceso durante cuatro meses, para no vulnerar el derecho de los familiares de la víctima, informaron este jueves fuentes judiciales.

Es que a raíz de que la sala del entrepiso de los tribunales de la calle Ituzaingó 340 de San Isidro está siendo utilizada para las audiencias de un juicio por jurados, el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 4, integrado por los jueces Federico Ecke, Osvaldo Rossi y Esteban Andrejin, decidió que la lectura del fallo se realice este viernes a las 11 en un reciento alternativo pero más pequeño, que pertenece al Tribunal de Trabajo 2, en el séptimo piso del edificio judicial.

En el escrito dirigido al tribunal –y al que tuvo acceso Télam-, los fiscales del juicio, Patricio Ferrari, Andrés Quintana y Esteban González, comienzan criticando a los jueces por “las posibles filtraciones” que fueron replicadas “en algunos medios de comunicación” sobre un eventual veredicto absolutorio.

“A fin de garantizar la presencia de público, familiares de la víctima y representantes de medios de comunicación, ello a fin de evitar se continúe vulnerando los derechos de la víctima cuyo homicidio, en caso de resultar verosímiles las versiones trascendidas, quedará impune”el argumento de los fiscales

“Teniendo en cuenta que algunas partes, mas no los integrantes de este Ministerio Público Fiscal, habrían sido anoticiados de lo que, según se adelantó, sería un posible veredicto absolutorio producto del voto de los vocales Osvaldo Rossi y Esteban Andrejin, solicitamos que la lectura de aquel sea llevada a cabo en el mismo recinto donde durante más de cuatro meses se desarrolló el debate oral”, piden los fiscales.

Argumentaron que su petición es “a fin de garantizar la presencia de público, familiares de la víctima y representantes de medios de comunicación, ello a fin de evitar se continúe vulnerando los derechos de la víctima cuyo homicidio, en caso de resultar verosímiles las versiones trascendidas, quedará impune”.

Además, recordaron “la particular fecha escogida para la lectura correspondiente y el valor simbólico que para los familiares representa ese día, en tanto se cumplirán veinte años desde que se llevó a cabo la exhumación y autopsia del cuerpo de María Marta García Belsunce y, en consecuencia, veinte años desde que se conoció – más de un mes después de su muerte- que fue víctima de un homicidio”.

Juicio y veredicto

En este juicio, los fiscales solicitaron que Pachelo sea condenado a prisión perpetua como autor de un «homicidio triplemente agravado por haber sido cometido con el uso de arma de fuego, por su comisión criminis causa y agravado por alevosía en concurso real del delito de robo calificado por el uso de armas», en perjuicio de García Belsunce.

Ferrari, Quintana y González desistieron en tanto de la acusación de los exvigiladores Norberto Glennon (57) y José Ramón Ortiz (45), quienes habían llegado a juicio como coautores del crimen de la socióloga.

Por su parte, la defensa de Pachelo, integrada por Raquel Pérez Iglesias y Marcelo Rodríguez Jordán, solicitó la absolución de su defendido, al igual que las defensoras oficiales y abogados de Ortiz y Glennon, quienes sí fueron acusados por el abogado Gustavo Hechem, que representa como particulares damnificados a Carlos Carrascosa y María Laura García Belsunce, viudo y hermana de la víctima.

Según la acusación del Ministerio Público Fiscal, aquel 27 de octubre de 2002 María Marta fue ejecutada de seis balazos en la cabeza por Pachelo, cuando lo sorprendió robando dentro de su casa del country Carmel del partido bonaerense de Pilar.

Según su hipótesis, el robo fue el móvil del crimen y está probado por el faltante de un cofre metálico de la asociación benéfica «Amigos del Pilar» donde la víctima era tesorera y que ella guardaba en su casa de Carmel con dinero, tres chequeras y la llave de una caja de seguridad.

La clave de la imputación fue la nueva hora del asesinato fijada por un forense a las 18.30, horario en el que está acreditado que Pachelo estaba dentro de Carmel, de donde se retiró a las 18.59, es decir 29 minutos después de cometido el homicidio.

39.1kMe gusta
4.6kSeguidores
5.4kSeguidores
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
¡Chateanos!
WhatsApp