ProvinciaJosé C. PazMalvinas ArgentinasSan Miguel

Cómo fueron las protestas en el conurbano noroeste

Durante las horas que duró la protesta, que tuvo un nivel de adhesión bajo en la región, las comisarías continuaron con su funcionamiento habitual. Los reclamos fueron válidos para el Gobierno provincial y el gobernador anunciará una recomposición.

Como en diferentes puntos de la provincia, efectivos de la Policía bonaerense de Malvinas Argentinas y José C. Paz realizaron hoy una protesta, junto a familiares y otras fuerzas federales agrupadas en diferentes organizaciones, en reclamo de mejores condiciones laborales. También la policía de San Miguel se apostó sobre la plaza principal del distrito para manifestar el reclamo salarial. 

El gobernador Axel Kicillof anunció que, entre jueves y viernes, anunciará un aumento salarial para la policía, como parte de la presentación del Programa de Fortalecimiento de Seguridad. 

A pesar de no tratarse de un reclamo masivo, que comenzó ayer en distintas ciudades bonaerenses, los efectivos hicieron retención de tareas por un período corto de tiempo, según afirmaron fuentes policiales a Diario PH. El reclamo más fuerte, se mantuvo, a partir de anoche, en ciudades cómo La Plata, La Matanza, Junín, Bahía Blanca, Almirante Brown y Mar del Plata. 

Durante lo que duró la visibilización del reclamo en ruta 8, en el límite de José C. Paz con San Miguel, donde se apostaron diferentes móviles con balizas puestas, las comisarías continuaron con su funcionamiento habitual. Otro punto de manifestación se ubicó frente al palacio municipal de Malvinas Argentinas, donde un grupo de policías llegaron al lugar a aplaudir, como método de reclamo.

Por cuestiones jerárquicas, quienes estamos a cargo de las comisarías, no estamos adheridos. Tenemos que resguardar y asegurar el funcionamiento de las comisarías”, aseguró un comisario de José C. Paz a este diario. 

Según señaló Infobae, los comisarios departamentales intimaron a sus subordinados a regresar a sus puestos de trabajo tras la explicación de que, de lo contrario, iban a comenzar a iniciarse sumarios. 

El origen del conflicto se desencadenó con rapidez luego del fallecimiento de la policía Julia Valles, tras ser atropellada por una moto en un control de tránsito en Lanús. A partir de allí, los reclamos se fundaron en exigencias como recomposición del salario básico y de las horas Cores -adicionales que no se modifican hace años-, mejoras en equipamientos y en unidades móviles. 

Cómo desencadenante, los efectivos nucleados en las organizaciones de policías que impulsaron las protestas, firmaron un petitorio, que luego lo acercaron al comisario General de la bonaerense, Daniel García, donde solicitaron un aumento del 56% por escalafón y las mejoras mencionadas antes. 

En declaraciones a Télam, funcionarios del gobierno bonaerense afirmaron comprender la validez de los reclamos y lo consideraron “justo”, no descartaron que las protestas tengan un “trasfondo político por la magnitud que alcanzaron”. 

En el mismo sentido, el subsecretario de Seguridad de Malvinas Argentinas, Jorge Cancio, se refirió al estado de la Policía bonaerense: “Hace un año que no se les aumenta el sueldo y esto se suma a los problemas edilicios, sanitarios y de recursos. Desde el municipio se aporta más del 75% del combustible para patrulleros, se financian los arreglos de las comisarías, barbijos, el acohol en gel -al principio de pandemia-, entre otras cosas”. 

A su vez el funcionario malvinense mostró su preocupación por la extensión de la protesta: “Espero que, entendiendo que la solución está en marcha, esto se levante inmediatamente. No entiendo por qué sigue. Sabiendo que la respuesta va a estar el viernes, debe terminar”. 

También, un condimento fuerte de la protesta se gestó a partir de alto número de contagios por Covid dentro de la fuerza. Siete son los muertos por Covid y “casi el 7% de los efectivos están internados o aislados por contacto estrecho”, aseguró a Diario PH una fuente del área de seguridad municipal de Malvinas Argentinas. 

Así, los motivos principales de la demanda que tuvo rebote en distintas ciudades fueron, según señaló el secretario de Seguridad de José C. Paz, Oscar Cadel, a Diario PH “salariales, por asuntos de logística, movilidad, sumado al mal pago de horas Cores que están muy bajas”. El reclamo en el distrito paceño no fue de grandes dimensiones, según remarcó el funcionario: “Sólo hubieron seis móviles sobre la ruta con las balizas prendidas pero no se levantó ningún servicio. Todo se desarrolló con normalidad”.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba