San MiguelUniversidad

Toma en la sede San Miguel de la Universidad de Luján

El motivo de la toma es la exigencia por parte de los estudiantes para que se inicie la construcción de aulas en forma inmediata, la cual viene siendo postergada desde mediados del 2009, es decir más de 3 años. Debido a esta postergación, algunas cursadas deben realizarse en anexos que no están adecuadamente adaptados a nuestras necesidades: algunos estudiantes deben cursar en una escuela primaria ubicada a dos cuadras de la facultad; otros estudiantes cursamos en la sociedad italiana ubicada a seis cuadras; y otros en una propiedad originalmente destinada a la creación de una escuela infantil gratuita para lxs hijxs de lxs estudiantes de la UNLu.

Lxs estudiantes padecemos cotidianamente la falta de aulas, siendo vulnerado nuestro derecho a la educación pública, gratuita y de CALIDAD. Por ello, recolectamos más de mil firmas exigiendo la construcción de las aulas y fuimos al consejo superior a pedir explicaciones. Por su parte la gestión no dio respuestas claras, pero sí muchas excusas evasivas. Finalmente, después de estos tres años y medio, estableció el 30 de julio como fecha de iniciación de las obras. Sin embargo nos encontramos en septiembre y las obras todavía no comenzaron. Mientras tanto en la sede Central de Lujan y de Campana avanzan las construcciones con una rapidez envidiable. De esta forma el gobierno universitario queda en evidencia como responsable de la situación que padecemos en la cede San Miguel. De la misma manera que el gobierno nacional es responsable a nivel macro, al financiar la educación privada y a los empresarios responsables de la masacre de once mientras la educación y salud públicas -que son las que reciben el pueblo trabajador- se desmoronan.
Los estudiantes consideramos que se agotaron todas las instancias, por eso durante las últimas semanas convocamos a diversas asambleas, en las que participaron tanto estudiantes independientes como las agrupaciones Avanzada-PTS, Las Rojas y Sur. El día miércoles 28 de agosto más de 60 estudiantes reunidos en asamblea votaron a favor de la toma de la facultad con clases públicas y la realización de una nueva asamblea para el día siguiente, jueves 29 de agosto. Durante el transcurso del jueves se habilitaron “aulas” con sillas acomodadas en el patio y la vereda del establecimiento, para que cualquier profesor que lo deseara pudiera dar su clase sin impedimento. Sin embargo, desde a dirección se difundió la falsa información de que las clases estaban suspendidas por la toma. A las 6pm aproximadamente se realizó la asamblea, en la cual participaron más de 350 estudiantes.

En forma simultánea a la toma, en el consejo superior se trató como tema prioritario el conflicto por la construcción de las aulas. Considero que la gestión se sintió en aprietos y debió dar respuestas a las justas demandas de los estudiantes. De este modo el consejo superior estableció que las construcciones deberán comenzar durante el mes de septiembre, y que los estudiantes deberán ser informados y participar sobre lo que respecta a la construcción. La toma se levantó el mismo jueves, pero nosotros no nos fiamos de las falsas promesas de la gestión, por eso estamos más alertas que nunca en asamblea permanente y organizándonos para la lucha por nuestros derechos. En esta lucha exigimos principalmente la inmediata construcción de las obras, pero además reclamamos que se fije la para la construcción de la escuela infantil; y reclamamos la creación de un comedor y fotocopiadora que estén bajo control estudiantil, con precios accesibles para todxs.

Inés Pellegrino, estudiante de la UNLu

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba