Malvinas Argentinas
Tendencia

«Todos los días tengo más miedo, no por mí; por mis hijos»

En un desgarrador testimonio, Flavia Anabel Gabinis, relató el infierno que vivió con su expareja en Grand Bourg durante la pandemia.

Flavia Anabel Gabinis tiene 32 años, se la escucha cansada y muy angustiada. Denunció a su ex pareja por abusar de su hija de 14 años, por violarla sistemáticamente a ella y pegarle. Contó como durante la pandemia la privó de su libertad en un departamento de la calle Areguati.  «Viví un infierno», «No tengo miedo por mí, sino por mis hijos» son algunas de las frases desgarradoras que dijo en una entrevista con Diario PH / Malviticias. 

-¿Cuál es tu denuncia, qué fue lo que sucedió?

-La primera denuncia que hice fue porque mi expareja, Ricardo González, abusó de mi hija de 14 años. Nosotros vivíamos en una casa que le habían prestado, sobre Pablo Areguati, en Grand Bourg. Eso sucedió en 2020, en pandemia.

Él me pegaba, me tiró con un candado por la cabeza. Cuando lo enfrenté no me dejó ir, me trató a mí y a mi hija de «locas». Me encerró en el departamento y él dormía en otro. Cuando quería salir le tenía que golpear la puerta. Para poder ir a comprarle tenía que golpear la puerta y gritarle desde el baño. Hasta que el 29 de abril, discutimos, él me empezó a pegar en el patio y el dueño del terreno me lo tuvo que sacar de encima.

Ahí aproveché y le dije a mis chicos que agarren todas las cosas y nos escapamos.

-¿Cuánto tiempo estuviste encerrada?

-Unos días. No era libre de salir cuando quisiera. Yo vivía con mis hijos de 8 y de 10 años.

-¿Cómo siguió la historia después? 

-Pedí ayuda al Servicio Local de Malvinas Argentinas y al área de la Mujer, pedí que me saquen de Malvinas. Por la pandemia no lo lograron hacer. Me tramitaron el Potenciar que nunca salió tampoco.

-¿Cuándo vos lográs escapar con tus hijos, dónde encontras asilo?

-Con mi prima, pero era lo mismo porque estaba a dos cuadras. Él lo sabía todo, me controlaba todo el tiempo. Él tenía las contraseñas de mi facebook y yo no lo sabía. Me salió un trabajo de planillera, él se enteró y se presentó el segundo día. Me amenazó con que me iba a matar, tenía un arma.

Me llevaba hasta cierto lugar, abusaba de mí… yo me iba llorando. Volvía a la casa de mi prima disimulando que no pasaba nada. Me pegaba en la calle, me puso un arma en la boca. Pasé un infierno y no podía hablar por miedo a que lastimara a mi familia.

-¿Esta persona, Ricardo González, está en libertad?

– Sí, hoy está en libertad y hace unos días descubrimos que tenía un pedido de captura. El 6 de diciembre logré escapar, porque después nuevamente me tuvo encerrada contra mi voluntad de fines de agosto hasta diciembre. Ahí me pegaba, me violaba, se quedaba con alguno de mis hijos para que no me escape; me ahorcaba.

Ahí pedí ayuda al servicio de la Mujer, Norma Morón me deriva al refugio de la mujer. Estuve cuatro días y de ahí me derivaron a Pilar y me hicieron dos entrevistas para Remar de Mar del Plata, que era más que nada para personas con problemas de adicciones, no para violencia de género.

-¿Siempre estuviste con tus hijos este tiempo?

-Con mis dos hijos (de 8 y 11 años) porque a mi hija la puse bajo resguardo de mi mamá.

-¿Cómo fue tu estadía en Remar de Mar del Plata?

-Nos hacían pedir en los semáforos. En diciembre mi hijo más chico se quemó en las piernas y encima contrajimos covid los tres. Estuvimos 25, 26 días hasta que mi ex suegra se contacta con la organización Furia Transfeminista, de Caro Abregú. Ella movió cielo y tierra para que yo pudiera volver a Buenos Aires y me consiguió un refugio.

-En un momento dijiste que él tenía un pedido de captura, ¿sabés por qué es? 

-De 2011, por robo. Me enteré hace unos días. Furia Transfeminista está moviendo cielo y tierra para encontrarlo, nos dijeron que estaba en Nogués, sobre la calle Callao, en Fonavi. Cada vez que pedimos accionar policial, no hace nada. Hasta la propia hermana lo denunció por agresión.

-Para cerrar la nota, algo que quieras decir. 

-Primero que nada, agradecer a las chicas de Furia. También visibilizar la página de pedido de «Justicia por Flavia». Que nos ayuden, por favor. Todo lo que compartan me salva la vida a mí porque me quiere matar.

-Flavia, ¿la Justicia por tu caso está avanzando? 

-Hoy (por el viernes) tenía la pericia psicológica, pero la dieron de baja porque había un caso de covid. Fui hasta San Martín con mis hijos, uno de ellos que se había quemado y el otro sufre asma, con todo el riesgo que implica. Mi hija ya tuvo la cámara gesell. Nosotros hacemos todo lo que la Justicia nos pide pero siento que la Justicia no hace nada. Todos los días tengo más miedo, no por mí; por mis hijos y por mi hija, porque me sigue amenazando.

 

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba