José C. PazMalvinas ArgentinasSan Miguel

Sileoni en la UNGS: "El corazón de la escuela volvió a ser el aula, ya no es más el comedor"

Sábado a la mañana, una universidad del Conurbano bonaerense y cientos de docentes, directivos y profesionales de la educación del noroeste que se encontraron para pensar en la construcción de una patria educativa. «El corazón de la escuela volvió a ser el aula, ya no es más el comedor», sentenció el ministro de Educación de la Nación, Alberto Sileoni, en la Universidad Nacional General Sarmiento. También estuvo el precandidato a gobernador y diputado nacional, Julián Domínguez, quien aseguró que el futuro de la provincia «se juega en las aulas». 

foto5
El ministro Sileoni, el intendente Urquiaga, el viceministro Perczyk y el diputado Domínguez.

En la mesa de apertura, además de los mencionados, estuvieron la anfitriona de la casa, la rectora Gabriela Diker; el viceministro de Educación, Jaime Perczyk; los intendentes Carlos Urquiaga, de José C. Paz, y Lucas Ghi, de Morón; los diputados nacionales Teresita García, María Eugenia Zamorreño, Carlos Kunkel y Mario Oporto. También los concejales Rodolfo Tailhade, de Malvinas Argentinas, y Hernán Letcher, de San Martín. A lo largo de la jornada, los docentes se dividieron en comisiones para discutir distintas políticas educativas.  En el cierre estuvo la diputada provincial Lucía Portos.

 El ministro llamó a defender los logros del proyecto nacional y popular en materia educativa: «En Tucumán, una chica nos dijo que gracias a la educación sexual, ahora puede elegir con quién acostarse y cómo cuidarse. En Entre Ríos, en Nogoyá, un chico cambió su orientación sexual y hace unos años lo hubieran echado a patadas, pero hoy sus directores y compañeros lo apoyaron y ocupó el mismo lugar que tenía antes: ser escolta de bandera», marcó como ejemplos.

foto3

Sileoni también cuestionó a aquellos que quieren candidatearse a gobernador y creen que sobra un tercio de docentes, o los que creen que las adolescentes se embarazan «por la platita», en alusión al diputado del PRO Miguel del Sel. «Tampoco es cierto que la asignación por hijo se vaya por la canaleta del alcohol y la droga. Sabemos que tenemos que trabajar y mucho, pero ésta no es una democracia del choripán y el colectivo», arremetió.

Sin mencionarlo, también se refirió al jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri: «Si te importa el futuro de Antonia, te hubieras preocupado por los centenares de bebés robados durante la dictadura. A los pibes, sabemos, no hay que darle purecito pisado, hay que darle carne y hueso. Las molestias de la derecha son nuestros logros», finalizó.

foto1

Pensar la educación 

La rectora de la UNGS fue la encargada de abrir el acto.  «Educar es un hecho político. En estos últimos años, los educadores ganamos la repolitización de las políticas educativas», aseguró. A unos metros la escuchaba el exrector Eduardo Rinesi.

En el mismo sentido, el viceministro Perczyk afirmó que la educación también es un tema de la política y que no solo se trata de «barrido y limpieza», en referencia a las políticas municipales. El funcionario mencionó algunos de las políticas inclusivas que se lograron en los últimos años para garantizar la igualdad de derechos: obligatoriedad de la sala de 4 años, asignación universal por hijo, financiamiento educativo para distintos programas socioeducativos, Canal Encuentro, Paka Paka.

foto2

Como una gran preocupación por la educación, Perczyk recordó cuando a fines de mayor de 2003, Néstor Kirchner fue a la provincia de Entre Ríos, a pagar salarios docentes.  En ese momento, en esa provincia, como en otras ocho, las clases no habían comenzado. «En la última década se construyeron más de 1800 escuelas. Algunos dicen que es relato, pero la realidad es que a esas escuelas nuevas van más de 800 mil pibes».

«Todos podemos hablar de educación, pero es una decisión política pelear por cuánto financiamiento se le da. La discusión con los fondos buitre también tiene que ver con la educación. De ahí salen los recursos para la educación, para que los padres de los pibes tengan trabajo».

«Todos podemos hablar de educación, pero es una decisión política pelear por cuánto financiamiento se le da».

Como cada vez que habla, Perczyk levantó la bandera de los derechos humanos y destacó que gracias a los juicios de lesa humanidad -consecuencia de la anulación de las leyes de Obediencia Debida y Punto Final- ya son más de 500 los represores condenados.

«Para hacer lo que falta, hay que defender lo que está. Los derechos de los pibes están por encima de los derechos de los trabajadores. Esa discusión hay que darla. Es el Estado el que tiene garantizar que haya clases todos los días», afirmó ante un auditorio que lo escuchaba expectante. «Los liberales ya tienen claro cuál es la educación que quieren: menos docentes, menos presupuesto». Perczyk adelantó que el 25 de abril habrá un gran encuentro de la comunidad educativa en Tecnópolis.

foto4

Recuperar la provincia

El cierre estuvo a cargo de Julián Domínguez, presidente de la Cámara de Diputados y precandidato a gobernador de la provincia de Buenos Aires, quien recordó a Susana Pertierra, una de las tantas docentes desaparecidas por la última dictadura cívico militar. En primera fila lo escuchaba otra dirigente docente histórica, Mary Sánchez.

Hay que lograr que el Estado, a través de la escuela pública y sus maestros, llegue hasta el último rincón de la provincia».

Domínguez habló de la pobreza como una cuestión ilegal e inmoral. «Queremos garantizar que los consejos escolares dejen de ser lleva y trae y que no sean más un espacio en la lista sólo para pagar cargos». Con vista a la elección por la gobernación, Domínguez dijo que la pelea «está casa por casa, escuela por escuela y fábrica por fábrica». Cargó contra los medios de comunicación dominante que quieren dirigir la política socioeconómica del país para los intereses de unos pocos. «Para nosotros la política es una construcción colectiva. Nosotros no somos un partido político, somos un movimiento que va a recuperar la provincia», aseguró.

foto6
Mario Oporto, Carlos Kunkel, Carlos Urquiaga, Jaime Perczyk, Julián Domínguez, Alberto Sileoni, Gabriela Diker y Lucas Ghi

 «Gracias a las políticas sociales de los últimos 12 años nuestro sistema educativo se ha robustecido y muchos pibes han vuelto a la escuela. Pero todavía quedan muchos más por recuperar e incluir en Buenos Aires», afirmó Domínguez, y dijo que «hay que lograr que el Estado, a través de la escuela pública y sus maestros, llegue hasta el último rincón de la provincia y le brinde a todos nuestros jóvenes la posibilidad de desarrollarse e integrarse a la sociedad», porque «en las aulas está el puente hacia el desarrollo».

«El futuro de la provincia se juega en las aulas y por eso la educación no es un gasto, como cree algún candidato de otra fuerza que dijo que va reducir la cantidad de docentes. La educación es un valor y requiere mucha más inversión», remarcó Domínguez.

 foto7

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba