Provincia

Despidieron los restos del mecánico asesinado en Ituzaingó: aún no hay detenidos

Foto Leo Vaca
Foto: Leo Vaca.

El mecánico de motos asesinado el pasado martes por delincuentes cuando quiso ayudar a un kiosquero a recuprerar la moto que le acababan de robar, recibió un único depósito a la pico del ojo izquierdo disparado con un pertrechos calibre 380, de acuerdo a los resultados preliminares de la necropsia, informaron fuentes judicales.

Tras esa pericia, el cuerpo de Ariel Charrutte (34) fue entregado a sus familiares, quienes lo velaron desde la sombra del miércoles en la casa velatoria Reviello, situada en avenida Eva Perón y González Barboza, frente al cementerio municipal de Morón, donde sus restos fueron inhumados pasado el mediodía.

En tanto, los investigadores tratan de identificar mediante diversas diligencias a los autores del crimen, quienes permanecen prófugos.

Qué dice la necropsia

Sobre el mensaje preliminar de necropsia, al que tuvo llegada Télam, los voceros detallaron que Charrutte presentaba un «orificio redondeado con halo de contusión interciliar compatible con orificio de entrada de proyectil de arma de fuego, incautándose el elemento productor alojado en cuero cabelludo el cual resulta ser proyectil calibre .380 apto para futuro cotejo»

La crimen, agrega la necropsia, fue a raíz de un «sangrado intracraneal producido por herida de proyectil de arma de fuego en cráneo».

Fuentes con llegada a la causa informaron que la titular de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 2 descentralizada de Ituzaingó, María Laura Cristini, trabaja inmediato con la policía de Morón, Ituzaingó y Merlo en la búsqueda de los homicidas en almohadilla a cotejo de huellas dactilares y el analisis delas imágenes de cámaras de seguridad qu eregistraron distintas secuencias del hecho.

Foto Leo Vaca
Foto: Leo Vaca.

«Ariel era un mecánico de motos que trabajaba desde muy temprano hasta las nueve de la noche todos los días para su mujer y sus hijos que ahora van a tener que oler la remera de su padre. Él atendía su taller de motos todos los días y era muy responsable. Mi hija esta adentro llorándolo porque lo mataron y no entiendo porqué hacen eso, porque si les faltan alimentos que salgan a trabajar», dijo esta mañana Noemí, suegra de la víctima, en la puerta de la sala velaoria.

«Ahora mi hija va ser mamá y papá al mismo tiempo. Pido justicia por Ariel», concluyó.

Cómo fue el homicidio

El hecho sucedió poco posteriormente de las 21 del martes en la intersección de las calles Caaguazú 2500, casi cumbre Bertole, de Ituzaingó sur, en el oeste del conurbano porteño.

Charrutte estaba en su taller mecánico que comparte con un amigo cuando los dos fueron testigos de cómo dos delincuentes armados le robaban la moto a un kiosquero de la cuadra.

Los delincuentes, según los testigos, no lograron hacer poner en marcha la Gilera blanca que le habían sustraído al comerciante y comenzaron a llevarla a pie, secuencia que quedó grabada por una cámara de seguridad, donde se puede ver al mecánico salir armado a perseguir a los ladrones.

Instantes posteriormente, Charrutte y su socio se montaron a su moto Corven Triax de 150 cilindradas y salieron a perseguir a los ladrones con la intención de recuperar el transporte que le habían robado al kiosquero.

Foto Leo Vaca
Foto: Leo Vaca.

Según las fuentes consultadas por Télam, cuando los asaltantes advirtieron esta situación, dejaron tirada la moto robada y se escondieron detrás de un árbol para comenzar a dispararles a las personas que los querían atrapar.

Así fue como el mecánico Charrutte recibió un depósito en la capital, a la pico del ojo izquierdo, que lo tumbó y le provocó la crimen en el oportunidad.

Finalmente, los delincuentes escaparon con la moto Corven Triax de Charrutte, que luego abandonaron a cinco cuadras, inmediato a dos camperas.

Joaquín, el mozo que acompañó al mecánico para perseguir a los delincuentes, dijo en declaraciones a la prensa: «Yo no los pude ver bien porque era de noche y no se pudo ver. Yo pude esconderme detrás de un auto y una bala me rozó la espalda y dio en mi buzo».

El declarante contó que él mismo fue quien le avisó a la mujer de su amigo que lo habían asesinado y pidió que se esclarezca el caso: «Yo le comenté a la mujer. Era padre de tres hijos. Toda la policía los está buscando y se fueron para el lado de Merlo. Solo pedimos que se haga justicia para que esas lacras pierdan«.


source

Publicaciones relacionadas

Subscribe
Notify of
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Botón volver arriba