Nación

Plenario del PJ en Malvinas Argentinas: todos por la unidad

«Es un ambiente muy fuerte de unidad y son ciertos los reproches que escuchamos de los compañeros, pero siempre pensemos en la reconstrucción del partido», aseguró el ex gobernador bonaerense y actual diputado nacional del Frente Renovador, Felipe Solá, en el cierre del plenario de referentes del Partido Justicialista (PJ) de la primera sección electoral que se llevó adelante anoche en Malvinas Argentinas. El arco de referentes peronistas presentes fue amplio y contundente: agrupaciones como La Campora y el Movimiento Evita, dirigentes de Cumplir y del Frente Renovador. Se coincidió en trabajar por la unidad del peronismo y del PJ como herramienta electoral para ganar elecciones y en los distritos donde hubiera conflicto se iría a internas. El intendente de Merlo, Gustavo Menéndez, quien encabezó la jornada, prometió más encuentros similares para las próximas semanas. 

El intendente local, Leonardo Nardini, cuarto vicepresidente del PJ y secretario de la Juventud del mismo espacio fue el encargado de abrir la reunión y dar la bienvenida. En la mesa de oradores lo acompañaron seis hombres: el senador provincial electo y secretario de gobierno de Merlo, Gustavo Soos; los intendentes de Mercedes, Juani Ustarroz; de Merlo, Gustavo Menéndez; de Escobar, Ariel Sujarchuk, de Ituzaingó, Alberto Descalzo y el diputado nacional Solá. 

Solá insistió una y otra en la obligación de «ser plurales y entender al PJ como un frente para volver a gobernar, siempre con un límite, que hoy es Macri», afirmó. También dijo que en la calle le piden que «se deje de joder y vuelva», frase que despertó la risa en el concurrido auditorio. 

«Perdimos a la clase media, ese diez por ciento hoy nos falta», lamentó sobre ese sector de la población de la primera sección electoral. «Antes la norma era decir que uno era justicialista, es decir un peronista moderado, light, pero era gente que nos votaba. Hoy la norma para esa clase media es decir que son de Cambiemos», reflexionó.

Mientras hablaba Solá, el silencio era absoluto, quizás porque se trataba de una de las personas más respetadas del encuentro. Hacía mucho calor y poco antes los hombres y mujeres invitados se habían casi terminado el agua mineral y las gaseosas que se habían ofrecido en la recepción, junto a los sandwichitos de miga y tartas dulces. 

«Si vamos a la televisión, pensemos no en los compañeros que nos estén mirando, sino en los que hay que convencer”, aconsejó.

Fiel a su estilo, Solá, hizo chistes sobre los radicales y dijo que si uno visitaba, por ejemplo, José C. Paz y alguien señalaba una calle de tierra, la chicana inmediata era decir «¡ah! veinte años de peronismo!», como si en dos años, cuando concluya la gestión actual, no habrá obras sin realizar. 

Y hablando de José C. Paz, Menéndez dijo que su par, Mario Ishii, no llegó al encuentro pero que agradecía la invitación y que en los próximos días también tendría una reunión con militantes por el PJ. En el mismo sentido habló del intendente de Tigre, Julio Zamora, quien no pudo llegar por compromisos de gestión. 

Una de las postales más visuales del encuentro fue la masculinidad en el auditorio, había de todas las edades: mucha juventud y hombres con experiencia. Fácil, un 80 por ciento de los militantes eran varones. Por eso, uno de los pedidos del intendente de Ituzaingó fue poner foco en la necesidad de tener más mujeres en el PJ. Solicitud que cobra sentido si lo que se pretende es sumar y ser plurales para volver a gobernar tanto la Provincia como la Nación. 

Entre los presentes había funcionarios de distritos gobernados por peronistas como el jefe de Gabinete de Hurlingham, Pablo del Valle. De Malvinas estuvieron el director general de Bromatología, José Luis Benítez, quien trabaja políticamente en General Rodríguez y Luis Jaimes, del área inspecciones. 

También había referentes y militantes peronistas de distritos gobernados por Cambiemos. Franco La Porta de San Miguel, acompañado por los concejales Javier Coronel y Sebastián Cáceres, quien estaba sentado al lado de su par de Vicente Lopez, Joaquín Noya; estos dos últimos del Movimiento Evita, sentados en primera fila. También había referentes de Tigre, San Martín, San Isidro y otros puntos de la Primera. 

Una de las curiosidades de la noche fue la llamada del intendente de Navarro, Santiago Maggiotti, quien saludó a todos los compañeros vía teléfono celular. El Tano Menéndez sostenía su smartphone, mientras la voz de Maggioti resonaba en el auditorio. 

Otra de las perlitas fue cuando apenas comenzado el encuentro, cerca de las ocho, comenzó a sonar fuerte una chicharra contra incendios. Todos levantaron la cabeza y se miraban unos con otros. Al parecer, alguien había prendido un cigarrillo en un lugar no permitido. 

Los militantes también tuvieron la posibilidad de opinar, hubo intervenciones sentidas y aplaudidas. Uno de los momentos quizás más ásperos fue cuando alguien de San Isidro le preguntó a los oradores si iban a reconocer el liderazgo de Cristina Kirchner y se disculpó si su pregunta estaba fuera de lugar, pero aclaró que él no estaba ahí para quedar bien. 

El encargado de responder fue Menéndez, quien con su voz suave pero tajante afirmó: «Juntarnos todos incluye a Cristina». Y enseguida citó al intendente de Mercedes, Juani Ustarroz, quien estaba sentado a unos metros suyo y es de La Cámpora. «No es una mesa para dejar afuera a nadie», explicó.  

Un rato antes, Menéndez había sido contundente: «Si no estamos todos puede que volvamos a perder. No pretendamos tener resultados distintos con la misma fórmula», dijo citando la frase del Premio Nobel, Albert Einstein. También, relajando el encuentro, contó que fueron más las elecciones que perdió que las que ganó. 

A su turno, Sujarchuk remarcó que a pesar de las diferencias hay que trabajar en la unidad. «Quizás no nos pongamos de acuerdo en el pasado, pero sí en el futuro y todos coincidimos estar en contra de las políticas del gobierno Nacional», dijo y agregó: «Estoy convencido de que tenemos que mostrar una cara nueva a la sociedad». 

Después de más de dos horas, el encuentro cerró con la marcha peronista cantada a capella. Afuera, seguía haciendo calor y los dirigentes y militantes peronistas se cruzaban con los vecinos que corrían y hacían ejercicio en el predio municipal. 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba