Nación

#NiUnaMenos y reclamo al municipio

Familiares y víctimas de violencia género se movilizaron ayer frente al Municipio para exigir una mayor política integral contra la violencia de género. Karina Abregu, la mujer prendida fuego por su exmarido -quien recientemente fue condenado a once años- también se manifestó para pedir el esclarecimiento sobre la difusión de datos sensibles de su persona y de su familia. Acompañaron las agrupaciones Mumalá, Juntas y a la Izquierda, el PTS, Convergencia de Mujeres por la Libertad y las defensorías de Malvinas, La Cava y Luján. «Se tienen que expedir públicamente y reconocer que se equivocaron», le dijo Carolina Abregú a Malviticias. Entre los datos que se filtraron figura información de una menor de edad.

movilizacion
Carolina Abregú junto a víctimas y manifestantes por casos de violencia de género.

En el ahinco de visibilizar las acciones que está realizando el Municipio por el caso Abregú, se filtró información sobre la rutina de las hermanas Karina y Carolina. Ellas responsabilizan al subsecretario de Seguridad, Jorge Cancio. Carolina fue quien luchó para que el Poder Judicial avanzara en la causa. Así se involucraron en el fenómeno Ni Una Menos, participando y dando charlas por doquier para concientizar sobre la problemática de la violencia de género. Hoy la situación de Karina es alarmante, porque tiene más de la mitad de su cuerpo quemado y a pesar de ser una mujer joven no puede reinsertarse en el mercado laboral.

El responsable del intento de femicidio, Gustavo Albornoz, fue condenado por el Tribunal Oral en lo Criminal de Morón a once años de prisión. Sin embargo, por estos días las hermanas Abregú denuncian amenazas y amedrentamiento de parte de la familia del agresor. Después de la sentencia, la Justicia de Morón le sacó la custodia policial a las hermanas y hoy temen por posibles represalias. «Queremos volver a nuestras vidas, vivir tranquilas», piden las Abregú.

Después de cuatro horas de corte frente al Municipio, las manifestantes fueron recibidas por la titular de la Subsecretaría de la Mujer, Niñez y Adolescencia, Elizabeth Farese, para avanzar en la seguridad de las víctimas, el reclamo primordial de las víctimas. Hubo disculpas por la filtración de datos y desde el Municipio, se pusieron a disposición para lo que haga falta, aclarando que hay temas que son propios del Poder Judicial. También se está trabajando en la pensión para Karina, algo que es una deuda de la legislación argentina hacia todas las víctimas de violencia de género. Sin embargo, para Carolina la reunión no fue óptima porque no hubo respuesta de parte del Municipio al principal cuestionamiento: la exposición de datos confidenciales sobre la menor de edad. «Se tienen que expedir públicamente y reconocer que se equivocaron. Hasta que eso no suceda los vamos a seguir intimando por los medios correspondientes», le dijo a Malviticias. Las víctimas y manifestantes recordaron que en lo que va del año ya hubo dos femicidios en el distrito y prometieron que harán un seguimiento y continuarán reclamando mayor seguridad.

FISCALÍA DESCENTRALIZADA PARA CASOS DE VIOLENCIA DE GÉNERO

Según estadísticas del Poder Judicial, Moreno y Malvinas Argentinas son los distritos bonaerenses con más denuncias por violencia de género. Frente a esta coyuntura, el Municipio de Malvinas Argentinas creó la Subsecretaría de la Mujer, Niñez y Adolescencia que desde diciembre se ocupa de tratar los distintos casos y hacer seguimiento a las víctimas, además de acompañarlas a las distintas instancias judiciales o policiales.

Además, el intendente Leonardo Nardini presentó ayer el proyecto de la creación de una fiscalía descentralizada de la mujer, exclusiva para tratar esta problemática. De este modo, se sumará a las fiscalías que ya están en el polo judicial de Malvinas Argentinas, sobre la Ruta 8, que también tratarían casos de José C. Paz y San Miguel. Según pudo averiguar Malviticias, se implementaría a través de un convenio con la provincia de Buenos Aires. «Hay que darle una solución a una problemática tan importante. Hay que trabajar en mejorar y corregir lo que haya que corregir», aseguró Nardini. Y recordó que una de sus primeras medidas fue la erradicación de prostíbulos.

#NiUnaMenos

Desde el 3 de junio de 2015, día que se realizó la máxima visibilización sobre la violencia de género y la creciente ola de femicidios en Argentina, se multiplicó la concientización. Y hoy la consigna #NiUnaMenos es vox populi para la mayor parte de la ciudadanía. Por eso es penoso que políticos y personas denunciadas por distintos tipos de agresión utilicen el tema para alcanzar ambiciones personales que nada tienen que ver con la causa. En la movilización de ayer participaron personas cuyo único objetivo era arruinar políticamente al subsecretario de Seguridad. No al intendente, no a la gestión. A Jorge Cancio. Está claro que si algún funcionario cometió un error, deberá hacerse cargo de su torpeza política y el intendente, jefe máximo del gobierno municipal, deberá marcarle el camino.

Por supuesto que a ningún gobierno le gusta tener una movilización en su contra. En esta instancia se descubre la aplicación de una buena o mala política de comunicación y manejo de situación. A este incipiente gobierno municipal que tiene muy buenas intenciones le falta aún un vocero que tenga la suficiente cintura política para resolver problemas de opinión pública. «Alguien que se coma los sapos y salga a dar la cara», diríamos en criollo.

Es cierto que había militantes cariglinistas en la marcha y están en todo su derecho de manifestarse. Y hay que celebrar que a diferencia de años anteriores no haya fuerzas de choque municipales para echarlos a las piñas. La gestión anterior lo solucionaba con violencia y ese no es camino democrático. Ayer toda la explanada municipal se tiñó de policías pero no terminó como la manifestación de junio de 2012 con periodistas brutalmente golpeados ni la marcha para pedir justicia por el asesinato de Pablo Díaz, en 2009. Ni que hablar de la represión durante los primeros años de 2000 para eliminar – logrado con éxito- los sindicatos de médicos y enfermeros de los hospitales de Malvinas. Un caso a destacar de las presencias de ayer, Oscar Bugliolo, desde 2004 denuncia que su hija falleció por mala praxis en el ex materno de Grand Bourg. Y esa causa es más que noble y la Justicia está tardando demasiado en poner las cosas en su lugar. Pero también es cierto que Bugliolo fue denunciado por violencia de género y amenazas de muerte. Una de sus víctimas es precisamente la actual subdirectora de Derechos Humanos, Silvia Burgos. En ese caso, Juzgado Correccional Nº3 le dictó una probation que indica que Bugliolo no puede mencionarla ni acercarse a ella.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba