Malvinas ArgentinasZona Noroeste

#NiUnaMenos: Estadísticas y asistencia contra la violencia de género en Malvinas Argentinas

En el aniversario de Ni Una Menos, la Subsecretaria de Mujer, Niñez y Adolescencia de Malvinas Argentinas, Elizabeth Farese, se refirió al trabajo que lleva a cabo la secretaría y cómo es articular con las víctimas, en un contexto de pandemia y aislamiento social obligatorio.

Suena el teléfono en la casa de Alejandra*. Es una trabajadora social simulando ser una vendedora que promociona un producto. Hablan en código, lo necesario para confirmar que ella estuvo bien hoy. Luego de unos minutos, cortan. La estrategia es necesaria para preservar la vida de Alejandra, quien recién durante esta cuarentena, confirmó que su marido es una persona violenta. Detrás del teléfono, un equipo de la Subsecretaría de la Mujer de Malvinas Argentinas trabaja, en conjunto con el Centro Operativo Municipal (COM), con la intención de acercarle todos los recursos posibles para que radique una denuncia y acompañarla en el proceso.

“Este aislamiento potenció la violencia psicológica, emocional, física e hizo que la mujer que está viviendo violencia de género desde hace tiempo, hoy se dé cuenta. Quizá antes no lo veía o lo minimizaba al decir: ‘Por lo menos se fue a trabajar y no me molesta’. Hoy, el violento está todo el día en la casa”, explica la subsecretaria de Mujer, Niñez y Adolescencia de Malvinas Argentinas, Elizabeth Farese, en el quinto aniversario de la primera marcha del movimiento de mujeres Ni Una Menos, a Malviticias / Diario PH

La violencia de género doméstica, en la pandemia

El contexto de pandemia en Argentina endureció la situación de muchísimas mujeres que sufrían una violencia de género camuflada, sobre todo doméstica. Muchas de ellas, tuvieron que cumplir el aislamiento social obligatorio a merced de su victimario, a quien, quizá, antes de este contexto no identificaban como tal. 

“Desde el área, llamamos constantemente a todas las mujeres que identificamos como víctimas. Las entrevistas que antes hacíamos personalmente, hoy las hacemos por teléfono. Mucha gente no puede salir de sus casas, entonces se les hace un seguimiento por teléfono. Nuestra premisa es potenciar a esa mujeres, acompañándolas para que ellas entiendan que están sufriendo una violencia de género, para que salgan de esa situación. El hablar te salva. Muchas de ellas reciben un llamado nuestro y hacen un click para hacer las denuncias”, informa Farese. 

Durante la cuarentena, esos llamados se potenciaron, a la par de los casos. Además, se habilitaron todas las líneas de teléfono, el mail institucional de la oficina en el Palacio Municipal de Malvinas Argentinas y se incrementaron los spots publicitarios para llegar a más mujeres. “En muchos casos, se aplicaron estrategias de llamar a estas mujeres en el horario que sabíamos que podíamos llamarlas para que pudieran hablar. También, se lograron hacer exclusiones de hogares”, señala la funcionaria.

Los llamados se realizan desde los equipos que trabajan en la Subsecretaría, pero también fuera del horario de oficina. En ese caso, la articulación es con el área de seguridad municipal, mediante operadores del COM.

Cómo método de clasificación de esos llamados, el acompañamiento se divide en tres colores: rojo, amarillo y verde. “Dentro de los rojos están los casos más complicados, donde tenemos intervenciones con arma de fuego, presentaciones en fiscalía, denuncias bastante graves. A esas mujeres, se las llama tres veces por día desde la secretaría y desde el COM, fuera del horario de oficina”, detalla Farese. 

Otro recurso que tuvo lugar durante la pandemia fue que todas las medidas judiciales para salvaguardar a las mujeres víctimas de violencia de género, cómo exclusiones de hogar o restricciones perimetrales a los victimarios, se prorroguen automáticamente. “Eso hizo que no tengamos que salir corriendo al juzgado ya que las medidas  se prorrogan automáticamente”, explica la funcionaria. 

(Foto a modo ilustratativo, tomada antes del período de aislamiento social obligatorio)

Ni Una Menos como política pública

Las estadísticas indican que la decisión del intendente malvinense, Leonardo Nardini, de crear esta cartera en 2015 fue acertada: durante los primeros cuatro años de funcionamiento se atendieron, en total, 21 mil casos de violencia de género. La cifra alcanzaría los 24 mil casos para el relevamiento realizado el día de la mujer de este año, el 8 de marzo. 

“Antes de 2015 no existía ningún dispositivo para acompañar a las mujeres, más allá de la comisaría. Lo que hacemos desde el área es empezar a visibilizar los casos de Malvinas Argentinas. Empezar a ponerle nombre y apellido a todos esos casos que estaban invisibilizados por no tener un lugar donde poder hablar”, dice Farese y agrega: “Atrás existe un contexto familiar y tenés que fortalecer a esa mujer que padece violencia hace mucho tiempo, o poquito, para que pueda llevar adelante el proceso que le permita colocar una perimetral o una instrucción”. 

Durante los últimos cuatro años, el contexto era muy distinto y así lo recuerda Farese: “En 2016, hicimos un proyecto presentado en Nación para crear un refugio y nos dijeron que no. Jamás me llamaron en cuatro años para decirme ‘tenemos este proyecto’. La diferencia es que este nuevo modelo pone a la mujer como protagonista”. Cómo muestra de esto, la subsecretaría malvinense cuenta que mantuvo una charla en los últimos días por videoconferencia con la ministra de la Mujer de la Provincia de Buenos Aires, Estela Díaz. 

“Hoy, la mujer de Malvinas Argentinas sabe que va a tener ayuda ante la violencia. Que va a tener la palabra de una psicóloga, de un abogado, que te explican como hacer una denuncia y, además, tiene un lugar muy importante que es Centro de la Mujer”, dice la funcionaria. 

Respecto de la relación de la problemática con la Justicia, una de las partes importantes del proceso de liberación de las víctimas, Farese expresa: “Todavía, falta avanzar mucho”. 

“Este es un día sumamente importante porque se cumplen cinco años del nacimiento del movimiento Ni Una Menos que puso en la agenda política lo que estaba pasando. Es un grito y pedido de auxilio alzando la voz, diciendo basta. Basta de violencia, de que nos maten. La mujer tomó la posta en base a una necesidad que estaba matando a todas las mujeres”, dice Farese y cierra: “Hay que hablar de violencia de género, hay que tener acciones estratégicas y trabajar en serio ya que no solamente es eslogan”. 

Si sos víctima de violencia de género, comunicate al 0800-222-0911 (COM) / 4660-9000 – INTERNO 1331 (Subsecretaría de la Mujer de Malvinas Argentinas) / o mandá un mail a ssmujer@mailvnasargentinas.gob.ar 

*Nombre de fantasía para no exponer a la víctima. 

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba