Universidad

Desde Cambiemos le respondieron al concejal Fernández del FpV

Días atrás Malviticias publicó un texto del concejal Ariel Fernández del bloque Frente para la Victoria sobre la avanzada del gobierno macrista contra las universidades públicas. «La idea que el macrismo busca instalar es que las universidades son un gasto innecesario, la meritocracia llevada al extremo», es una de las frases de Fernández. Desde el espacio de Cambiemos, el coordinador de Comunicación, Hernán Carrizo, pidió derecho a réplica con una nota que tituló «¿Por qué el Frente para la Victoria avanza con mentiras?».

OPINIÓN & LECTORES

¿Por qué el Frente para la Victoria avanza con mentiras?
Respuesta a la opinión del concejal Ariel Fernández.

El gobierno de Cambiemos acaba de cumplir 5 meses aunque ya parezca una eternidad. Gobernar no es tarea fácil, tomar decisiones, generar políticas a futuro, promover consensos y apoyo, atender reclamos y quizás lo más difícil de todo es sortear los palos que algunos pretende poner en la rueda para evitar que esta gestión cumpla con sus objetivos y pueda mostrarlo con datos reales y comprobables.

Hay dos premisas que uno no debe olvidar a la hora de brindar una opinión con impacto público, sobre todo cuando se ejerce un cargo oficial son: los prejuicios y  la intención de dejar plasmado un futuro que no necesariamente sea real.

En las últimas semanas, como viene sucediendo en los últimos meses, dirigentes de todos los niveles del kirchnerismo salen a agitar banderas y miedos sobre situaciones que o no son reales o están en vías de solucionarse. Cualquier cosa es motivo para ir en busca de la calle y mostrar que están presentes, buscar ganar espacios en los medios y correr así del centro de atención las novelas judiciales en las que están envueltos muchos funcionarios y empresarios vinculados “carnalmente” con ellos, en relaciones tan simbióticas como que la falta de apoyo político cause la quiebra y despido de miles de trabajadores de sus empresas.

Se acusa de “ceo-crático” un gobierno donde se busco la conformación de equipos  profesionales con experiencia en sus áreas designadas, con capacidad de trabajar persiguiendo objetivos tangibles y generando canales de diálogos maduros con todos los gobiernos federales, lejos de cualquier vicio político, simplemente una gestión de recursos a favor de todos los habitantes sin importar el partido que gobierna su provincia o municipio.

Aquellos que hoy nos acusan son los mismos que defienden el modelo al que podemos llamar “cleptocratico” en donde un funcionario gestionaba arbitrariamente los recursos en un doble canal, una parte a favor del pueblo casi como un símbolo de solidaridad, en otra a favor propio, o de un tercero. En donde se pagaba con dinero del Estado la resistencia en las calles convirtiendo cada oficina estatal en una unidad básica y las unidades básicas en “centros de gestión y representación del gobierno nacional en los barrios” administrando con poco control programas sociales de los cuales hoy basta solo con revisar un listado e ir en busca de las ONG y Cooperativas muchas de ellas no son más que sellos de gomas y carpetas de un anaquel.

Nik
Hernán Carrizo eligió esta caricatura de Nik para ilustrar su nota.

Hoy está en boca de todos la situación de las universidades de todo el país quienes no pueden hacer frente a las cuentas y acusan al gobierno de CAMBIEMOS de brindarles un presupuesto mínimo el cual fue propuesto, aprobado y ahora denunciado por el propio Frente para la Victoria con el Kicillof a la cabeza. Durante la era K fue los fondos para las universidades fueron otro dibujo del relato pues con el fin de ocultar la inflación real asignaban presupuestos a los que luego mes a mes Jefatura de Gabinete reforzaba de modo discrecional acortando las libertades de las universidades.

Es innegable que la acomodación de subsidios y el sinceramiento de la economía traerían consecuencias buenas y malas, pero no podíamos pretender seguir viviendo en una fantasía solo por el miedo a la reacción popular. Con las universidades, como así también con otros organismos, se está en dialogo para solucionar situaciones circunstanciales que surgen a partir de malas decisiones tomadas en la ultima década. A veces para mejorar es necesario tomar decisiones que pueden no ser agradables pero que a la larga terminan brindándonos soluciones duraderas y definitivas, la idea de Cambiemos, al igual que se hizo en la ciudad, no es repetir viejas experiencias sino buscar soluciones nuevas a los problemas cotidianos.

Las universidades durante la era kirchnerista se han multiplicado y eso es algo bueno, aunque quizás los mecanismos de creación y el uso político de los ámbitos educativos no los consideremos correctos, pero entendemos que podemos debatirlo y lograr una reforma necesaria para aggiornar la norma a la realidad sin perder la matriz que hizo de las universidades argentinas un modelo a seguir para el resto de Latinoamérica.

La educación en la Argentina pasa por su peor momento. Los “millennials”, esos jóvenes que hoy tienen 18 años y se formaron toda su etapa primaria y secundaria en la “década ganada”,  nos muestran índices alarmantes. La mitad de los jóvenes de 18 no termina la secundaria, una parte logra comprender los textos que lee, y solo una mínima proporción sigue los estudios superiores, una parte lo hará en terciarios por miedo a fracasar o se siente incapaz de un desafío mayor y la parte restante ira por un título universitario, la mayoría se sienten frustrados ya en los cursos de ingresos como el CBC y el CAU y abandonan, al fin y al cabo les pidieron a los docentes que no los estigmaticen en la secundaria ¿Querían que se decepcionen de sí mismos en la universidad?¿Ese era el fin de esta suerte de “flexibilización educativa”?

El país que queremos lograr, y entendemos es el que está en promesas de muchos otros pero en acciones de pocos, requiere de un gran capital humano. Estamos en las puertas de la sociedad del conocimiento. Pronto abandonaremos el modelo taylorista  de gestión para avanzar en nuevos paradigmas laborales, la relación patrón-empleado empieza a transformarse en una relación más horizontal donde las capacidades de adaptación a distintos ámbitos laborales será la virtud y la responsabilidad los principales requisitos a la hora de conseguir un empleo.  Hoy la mayoría de los jóvenes sale del secundario con pocos conocimientos teóricos, pero lo que es peor con poca capacidad de adquirirlos y/o voluntad de hacerlo, sin sentido del desafío, trabajo por objetivos y hacer frente a las responsabilidades, cumplir reglas y/o condiciones de trabajo.

En la Ciudad de Buenos Aires durante la gestión del CAMBIEMOS aumentó el número de niños y adolescentes que estudian en las escuelas públicas las cuales con una política de mejoramiento y capacitación permanente fueron sorteando los diferentes problemas que impedían una mejora en la educación. Con un proceso de modernización se logro garantizar a los docentes un salario digno, condiciones de trabajo óptimas para su desarrollo, capacitación permanente, apoyo profesional y apertura permanente al dialogo.  Los alumnos fueron evaluados con los estándares internacionales con evaluaciones PISA, no con un fin estadístico sino de mejorar y reforzar los planes de estudios e ir incorporando nuevos conocimientos a medida que se comprobaba la capacidad de aprehenderlos era posible. La tasa de deserción escolar bajó, aumentó la tasa de egresos y la formación profesional en las universidades vienen en crecimiento. Lo mismo que se hizo en la Ciudad es lo que el Ministro Bullrich, en diálogo permanente con el Consejo Federal de Educación quiere lograr en todo el país.

Abrir universidades no es garantía de mejorar el acceso a la educación. Sin programas de formación permanente desde la primaria es imposible que garanticemos la equidad en el acceso a la educación superior, finalmente terminaran logrando lo que ellos mismos acusan a CAMBIEMOS, “solo los capaces llegan a la universidad”. Como decíamos arriba se termino frustrando a los jóvenes una vez terminado el secundario.

Los que acusan a CAMBIEMOS de tener en su ADN una cultura negativa hacia la gratuidad de lo público y que nos acusan de pensar la educación universitaria pública mienten. Público no es lo mismo que gratuito, lo que es público es de todos y lo pagamos con nuestros impuestos, el Estado administra lo que es de todos para que su uso y goce esté al alcance de todos quienes quieran y necesiten esto es el principio de equidad que el Kirchnerismo en su lógica de “Estado dueño del todo” que daba al pueblo en forma “gratuita”  violentó y transformó en que cada cual sin importar su necesidad real obtenía lo que quería según acompañe al proyecto. Se transformo la política social en filantropía.

En este debate vacío de contenido y lleno de agresiones y mentiras que se da en torno a cómo se lleva adelante la gestión el Frente para la Victoria encuentra ahora en su tiempo libre la energía necesaria para inventar y hacer futurología con mentiras y CAMBIEMOS ocupado en la gestión responde con hechos, pero al venir de 12 años de palabras  nos cuesta encontrar respuestas en la acción. Y sé que algunos kirchneristas van a decir “ya pasaron 5 meses dejen de echar la culpa al pasado”, pero se olvidan que venimos de 12 años donde los escuchamos cargar las culpas de todo lo malo en lo sucedido en el 2001.

Lo que buscamos es una Argentina para todos y que nos contenga a todos, donde respetemos lo público y lo valoremos como un esfuerzo de todos, en donde podamos sentir que nuestro esfuerzo se transforma en soluciones, en donde los jóvenes y los emprendedores se sientan respaldados y alentados a mejorar, donde el que se esfuerza obtenga su recompensa y el Estado así pueda enfocar la ayuda social en aquellos que realmente lo necesitan.

Hernán Carrizo
Militante U.C.R
Coordinador de Comunicación
Cambiemos Malvinas – Albi Conducción

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba