Malvinas Argentinas

Le dan 38 años por violar a 5 hermanos en Grand Bourg

Del diario Clarin. Sólo miró al suelo, jugó todo el tiempo con sus dedos y las uñas y no hizo gesto alguno. Nada inmutó al cocinero Javier Nicolás Benítez, de 29 años, acusado de violar a sus propios hermanos. Ni siquiera cuando escuchó el veredicto del Tribunal Oral Nro. 7 de San Martín: 38 años de cárcel. Los jueces determinaron que Benítez, oriundo de la provincia de Corrientes, violó a cinco de sus hermanos (tres varones y dos nenas) de entre 8 y 16 años. Todo lo hizo en su casa de Grand Bourg, partido de Malvinas Argentinas. De esta forma, le aplicaron una de las más altas condenas que se hayan dictado en el país por este delito. Hasta ahora, la condena récord es la que se le impuso en La Plata a Adán Osvaldo Garabento (45), que deberá cumplir 49 años de cárcel por violar y asesinar a su cuñada de 11 años, en San Miguel del Monte (ver Antecedente).El tribunal -integrado por Eduardo Fratto, Gustavo Varvello y José Angel Marinaro- condenó a Benítez por «corrupción de menores calificada y reiterada» y abuso sexual gravemente ultrajante calificado por el vínculo y la situación de convivencia previa.
Estas calificaciones se aplicaron porque, durante el debate oral, los jueces comprobaron que Benítez incluso obligó en varias oportunidades a sus hermanos a tener sexo de distinto tipo entre sí y ante las presencia de los otros en la habitación donde cometía todos los abusos. Benítez quedó a cargo de sus hermanos cuando sus padres murieron. La última que falleció fue su madre, en 2004. La familia vivía en condiciones muy humildes. El condenado abusó de todos sus hermanos menos de una, mayor que él, que vivía en otra casa con su marido. Fue justamente esa hermana, ayudada por su esposo, quien se animó a contarle a la Justicia el calvario de esos chicos. Es que, según se comprobó en el juicio, Benítez además tenía a los menores como si fueran una especie de sirvientes , ya que los mandaba a vender estampitas y a pedir mientras que él no trabajaba. Encima les pegaba con un cinto y los tenía amenazados , según la sentencia. Los médicos incluso describieron en el debate las muchas lesiones sufridas por los hermanitos. Pero entre 2005 y 2006, los menores vivieron lo peor: los abusos y las violaciones comenzaron a repetirse en forma diaria.
Los peritos certificaron durante las jornadas de debate que los menores no fabulaban. Y hablaron de signos de abuso sexual y de daños físicos y mentales.Estas situaciones son tremendas y a futuro se comprueban muchas veces más daños. Lo que está certificado es que los menores nunca mintieron y sufrieron trastornos de su personalidad , explicó la fiscal de juicio, María Fernanda Billone, quien en su alegato había pedido 50 años de prisión para Benítez.
En el fallo, los jueces ponderaron el abuso de autoridad que ejerció Benitez sobre los cinco chicos por su condición de hermano mayor. Era el tutor, estaban bajo su responsabilidad y terminó abusando de ellos , señalaron, al describir los agravantes de la pena. Los peritos fueron también los que explicaron que este tipo de situaciones con chicos son perversas y prematuras, por lo que muchas veces la vida sexual queda desviada o limitada.
Por ese daño psicológico provocado a los menores es que los jueces decidieron sumar las penas por cada uno de los hechos y tomarlo como un agravante más en la responsabilidad de Benítez en los delitos que cometió durante al menos dos años en su propia casa de Grand Bourg.
En todos los casos, los especialistas remarcaron en el debate la situación de mucha violencia que vivían los cinco menores. A partir de ahora, los chicos seguirán bajo tratamiento psicológico y vivirán con su hermana mayor y su marido. Ella fue la única que se salvó del calvario ●•

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba