Malvinas Argentinas

La CPM pidió medidas por contagio masivo de covid en el centro cerrado de Malvinas Argentinas

La Comisión Provincial de la Memoria pidió medidas por contagio masivo de covid en el centro cerrado de Pablo Nogués, Malvinas Argentinas.

COMUNICADO DE LA CPM:

Hace más de un mes, tras conocerse el primer caso de coronavirus en el centro cerrado Pablo Nogués de Malvinas Argentinas, la Comisión Provincial por la Memoria (CPM) y los defensores oficiales del fuero de responsabilidad penal juvenil habían realizado una presentación judicial para pedir la aplicación de los protocolos sanitarios por Covid-19. La presentación fue rechazada. Sobre el pedido particular para la realización de testeos, los funcionarios del centro alegaron que la autoridad sanitaria correspondiente, Región Sanitaria V dependiente del Ministerio de Salud, no lo consideraba oportuno.

Desde que se detectó el primer caso de coronavirus, un trabajador de minoridad falleció, otros 14 dieron positivo y otros tantos fueron aislados por protocolo. También se sabe que, al menos, 10 jóvenes también fueron casos confirmados de Covid-19. Frente a este foco de contagio, se consideró caso sospechoso por contacto estrecho al resto de las personas allí alojadas y se dispuso el aislamiento por 15 días.

En ese escenario, este miércoles el director del centro les informó a los jóvenes que no iban a tener salidas de las celdas. Los pedidos desoídos en su momento, la falta de un plan de contención por parte del Organismo Provincial de Niñez y Adolescencia (OPyNA) y el agravamiento de las condiciones de detención a raíz del aislamiento en celdas motivaron la protesta de los jóvenes se extendió desde la medianoche hasta la madrugada del jueves con la firma de un acta de acuerdo.

Tras esta intervención, la defensora oficial del fuero de responsabilidad penal juvenil de San Martín Florencia Auge y el defensor ad-hoc Fernando Gómez presentaron un habeas corpus colectivo correctivo en favor de todos los jóvenes alojados en el instituto Pablo Nogués. El centro cerrado, que depende del OPyNA, alberga actualmente a 52 adolescentes.

La presentación solicita que, ante los contagios de coronavirus, se garantice el derecho a la salud y el tratamiento correspondiente. Asimismo, se pide que los jueces y juezas naturales revisen las situaciones de privación de la libertad en cada causa particular, ya que varios jóvenes aseguraron que estaban en condiciones de acceder a alguna morigeración de la pena privativa de la libertad.

La CPM, en su carácter de Mecanismo Local de Prevención de la Tortura, estuvo en diálogo por video conferencia con los jóvenes durante toda la madrugada del jueves hasta que decidieron levantar la protesta. Pocas horas después, una comitiva del programa de niñez de la CPM realizó una inspección en el centro cerrado.

Durante las entrevistas realizadas, los jóvenes confirmaron que, a raíz de los contagios, se había reforzado el “engome” y permanecían encerrados durante casi 20 horas diarias en sus celdas. Además del reclamo de medidas sanitarias y atención médica, también denunciaron la falta de insumos de higiene personal y la poca o mala calidad de la alimentación que reciben.

Por otra parte, y ante la imposibilidad de recibir visitas, muchos jóvenes refirieron estar sufriendo la desvinculación con las familias. Si bien el OPyNA, siguiendo recomendaciones y fallos judiciales, permitió el uso de celulares en los centros cerrados, la realidad es que la mayoría de los jóvenes alojados en el Pablo Nogués no tienen teléfonos particulares y, por lo tanto, deben acogerse al régimen de 20 minutos semanales y 20 minutos los fines de semana, para hablar con sus familias. Al mismo tiempo, los que sí cuentan con celulares, tiene problemas de conectividad para comunicarse.

Durante la inspección, la CPM también se entrevistó con el director de Institutos Penales Juan Serrano y una asesora de la directora del OPyNA. Ambos señalaron que, hasta el momento, ningún juzgado se había comunicado para resolver los pedidos individuales sobre la situación judicial de cada uno. También expresaron su preocupación por falta de personal — además de los casos positivos o sospechosos de Covid-19, los trabajadores pararon reclamando medidas sanitarias—, para el funcionamiento de los distintos espacios.

Luego de estas intervenciones, la CPM acompañó el habeas corpus presentado por los defensores oficiales del fuero penal juvenil de San Martín y solicitó al juez de garantías Marcelo Kohan que, previo a resolver el recurso, convoque a una audiencia con presencia de los jóvenes alojados en el instituto de Malvinas Argentinas.

La CPM también remitió una nota a la directora del OPyNA para expresar su preocupación por la falta de acciones y  estrategias de contención diferenciales para que, la emergencia sanitaria, no conlleve un agravamiento de las condiciones de detención de niños, niñas y adolescentes alojados en centros cerrados dependiente del organismo de niñez.

“Particular preocupación genera la reducción del personal, que agrava las dificultades de accesibilidad a derechos por parte de las y los jóvenes […] En este punto, conforme al relevamiento que esta CPM viene realizando, se advierten situaciones de interrupción del acceso a la educación, imposibilidad de acceso al aire libre, interrupción de vínculos con equipos técnicos, entre otras, que generan efectos particulares en la salud mental y emocional”, sostuvo.

La CPM señaló también que la situación en el instituto Pablo Nogués no es única; en el centro cerrado de Lomas de Zamora, 29 jóvenes fueron diagnosticados positivos de coronavirus.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba