Malvinas Argentinas

Juicio por la muerte de Celeste Morales: el acusado confesó la falsificación de la historia clínica

[cpcup]

En el Juzgado Correccional N°1 de San Martín comenzó hoy el juicio por mala praxis en el caso de Celeste Morales, la niña de siete años que murió tras ser operada de un quiste en el sistema sanitario de Malvinas Argentinas en 2012. 

El único acusado del juicio es el médico Leonel Bianco, al momento de los hechos era el garante en relación al seguimiento y control del postoperatorio de Morales.

En la primera audiencia declaró Analía Becerra, mamá de Celeste, quien contó los detalles de la operación ante la jueza Liliana Inoccenti y la fiscal Tamara Vaisman. Dijo que si bien no era una intervención necesaria, los médicos le aconsejaron sacarle el quiste del cuello. La operaron, fallaron todos los controles y la nena terminó asfixiándose. 

También el papá de la niña declaró hoy: Yonathan contó lo mismo que la madre sobre la operación. Pero al ser él quien estuvo más tiempo con la niña recién operada, agregó detalles de los reclamos efectuados al propio acusado, el médico Bianco. 

«La familia sufrió y esperó tanto, que como su abogado anhelo que la Justicia mantenga intacta la responsabilidad del médico y demás imputados», aseguró el abogado de la familia, Jorge Cancio.

LAS DECLARACIONES DEL ACUSADO

Bianco comenzó su declaración ante la jueza y la fiscal diciendo que en el momento de los hechos no era jefe de pediatría y que siguió las directivas del cirujano, de los residentes de cirugía y de la jefa de pediatría. «Algunas de las enfermeras que estaban en el lugar no estaban matriculadas y ejercían el cargo por disposición de las autoridades del hospital. Esto me enteré después del hecho, yo no lo sabía. Lo supe porque se organizaron distintas reuniones para modificar la historia clínica y en la segunda reunión me enteré».

«Quiero aclarar que desde la muerte de Celeste he sufrido amenazas y presiones y tengo el temor de que me pase lo que a Walter Navarro, que fue asesinado por dos sicarios por hacer denuncias contra la Municipalidad, por irregularidades que aparecieron en distintos hospitales de Malvinas. Esto me consta», afirmó el acusado.   

«Tanto las autoridades del hospital como la intendencia taparon las verdaderas responsabilidades. Puedo afirmar que la historia clínica fue falsificada». A mitad de su relato, Bianco mencionó que en un cuarto vacío del hospital, los médicos «Gladys Samantía; Carlos Kambourian; un doctor de pelo blanco que no sé el nombre, tenía que ver con la parte legal; y la doctora Patricia Crotti, me presionaron para que modifique la historia clínica», relató Bianco.

«Al principio no cedí. Al otro día nos juntamos en una sala del primer piso del hospital que se usaba para hacer congresos. Estaban esos médicos, otros más (Mamani, Jiménez) y enfermeras y administrativas que habían estado con la historia clínica original. Ahí se falsificó la historia clínica», afirmó el acusado.  

«Si uno mira la historia clínica es fácil darse cuenta que está pasada en limpio. Me presionaron un montón, me decían que estaba todo arreglado», agregó Bianco en el juzgado. 

EL CASO DE MALA PRAXIS

 Celeste fue operada en su cuello el 28 de mayo de 2012 por un quiste benigno en el hospital municipal pediátrico Claudio Zin, pero terminó con muerte cerebral.

La autopsia reveló que murió por asfixia. El diagnóstico: un hematoma sofocante. Los peritos concluyeron que “ha existido un déficit en el seguimiento del post operatorio de la paciente o cuanto menos una subvaloración de los signos de alarma y la detección de la complicación en curso. De haberse detectado la complicación e intervenido rápidamente hubiera sido posible evitar el resultado luctuoso”.

En ese contexto, se destaca que no existen constancias médicas en la historia clínica de un control adecuado, si no que surge de ella que a la niña a las 18 horas, le suspendieron la vía oral, sin ninguna evaluación de su estatus clínico y no hubo otra referencia hasta el momento en que se produce el ahogo de la niña que desencadena terribles consecuencias hasta su fallecimiento.  

Luego de la muerte de la niña, se organizaron diversas marchas. Una de ellas terminó con una golpiza a familiares de otras víctimas que también reclamaban justicia. Además, fueron golpeados brutalmente periodistas nacionales y locales por parte de la estructura municipal, en ese entonces a cargo del intendente Jesús Cariglino. Semanas después, legisladores de la Cámara de Diputados bonaerense sesionaron en una carpa blanca a metros de la Municipalidad para visibilizar la violencia institucional. 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba