Malvinas Argentinas

Pablo Nogués: se fugó un joven que iba a ser juzgado por un asesinato

Días atrás se supo que dos presos se escaparon de la comisaría de Los Polvorines, pero poco se dijo de los tres jóvenes que se fugaron el domingo a la madrugada del Instituto de Menores ubicado en la localidad de Pablo Nogués. Uno de ellos, el próximo lunes iba a comenzar a ser juzgado como coautor del crimen de un docente durante un intento de robo a su vivienda del barrio Villa Libertad del partido de San Martín. No es la primera vez que hay una fuga en el instituto de la calle Pasco y Seguí, que depende del gobierno provincial. En noviembre de 2009 se escaparon quince menores en conflicto con la ley penal. Después de aquel episodio, se elevó la altura del muro de los laterales, pero al parecer los jóvenes se siguen fugando.

***

«Una vez, la Justicia le abrió la puerta y ahora, se la dejaron entreabierta», se quejaron los familiares de Juan Manuel Miranda, la víctima, en relación a que el imputado había sido liberado en varias causas anteriores y en esta oportunidad, no se extremaron los cuidados para evitar una sospechada evasión.

El próximo lunes ante el Tribunal de Responsabilidad Penal Juvenil Nro. 2 de San Martín era la fecha pautado para el inicio del proceso contra uno de los acusados por el «homicidio criminis causa» de Juan Manuel Miranda, el profesor de artes plásticas de 32 años.

Miranda fue ejecutado a balazos por un grupo de ladrones que ingresó a su domicilio de la calle La Crujía, en horas de la madrugada del 21 de abril de 2016, en momentos en que dormía.

Para sorpresa de todos, al iniciarse los trámites administrativos para su citación, cayeron en la cuenta de la fuga del que tenía que afrontar el juicio, un adolescente, en aquel momento de 17 años y hoy ya mayor de edad.

«Ahora, se nos informó que se escapó caminando por la puerta principal del lugar en el que estaba detenido», expresó, con indignación, la familia Miranda,

El abogado que los representa, Jorge Neville agregó un dato que agrava aún más la situación, ya que el joven «debería estar en un centro de detención especial en la localidad de Virrey del Pino por orden del juez Carlos Alberto Gallardo, pero eso nunca se cumplió y seguía alojado en un Instituto de Menores de Pablo Nogués, donde los informes sobre su conducta eran negativas y hasta se le había abierto un expediente por tenencia de drogas».

La evasión del imputado despierta sospechas, pues se produjo días antes del inicio del juicio en su contra, donde además de responder por el crimen del docente Juan Manuel Miranda, se presumía que iba a recibir una condena por una serie de 11 causas que tenía pendientes por robos calificados, entre otros delitos.

«Además, un allegado a este sujeto lo contactó a Juan Carlos Miranda, padre de Juan Manuel, para ofrecerle entregarle datos para que detengan a otros de los implicados, que permanece prófugo, a cambio de que pidamos una pena menor para su hijo. Y como no accedió, luego se escapa del Instituto donde estaba detenido», señaló Neville, en diálogo con el Diario Popular.

Entre la presunta desidia de las autoridades, surgió el trascendido sobre un cambio de abogado del acusado, quien iba a ser representado por un defensor oficial en el juicio y en ese contexto, se registró la fuga.

Miranda, quien daba clases en la Escuela Municipal de Arte y Comunicación (EMAC) de Tres de Febrero, fue asesinado de dos balazos, delante de sus padres, cuando intentó evitar que los delincuentes ingresaran a robar a su casa.

Por el caso, las posteriores procedimientos permitieron apresar a cinco sujetos, entre ellos el adolescente, a tres meses de cumplir los 18 años, además de incautar armas de fuego y el auto, un Peugeot 504 de color blanco, que luego se comprobó por las imágenes de las cámaras de seguridad de la Municipalidad de San Martín que fue el utilizado para cometer el asalto.

La investigación del caso quedó a cargo de la fiscal Noemí Carreira, quien dispuso un allanamiento de urgencia en un asentamiento, ubicado en la localidad de Billinghurst, que arrojó resultado positivo. No obstante, ante la detención del adolescente, una parte del expediente pasó a manos del Fuero Responsabilidad Penal Juvenil, donde se le unificaron las otras causas por robos cometidos en la zona y bajo la misma modalidad.

En relación a los otros cuatro aprehendidos, se indicó que formarían parte de la misma banda delictiva, liderada por un sujeto apodado «Mascarita».

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba