PHProvincia

Guía para padres y escuelas en vísperas del Último Primer Día (UPD)

La Defensoría del Pueblo de la provincia de Buenos Aires, junto a la Secretaría de Políticas Integrales sobre Drogas de la Nación Argentina (Sedronar), lanzaron una guía de concientización para padres, educadores y jóvenes sobre el Último Primer Día de clases (UPD), la fiesta organizada por jóvenes en la noche previa al día de inicio de clases de sexto año de secundaria. 

Lo que representa una preocupación de este ritual es que se focaliza, principalmente, en el consumo excesivo de alcohol que se da la noche anterior al comienzo del ciclo lectivo.

De «gira» y con una caravana hacia la escuela, el UPD se instaló para quedarse durante los últimos años entre los alumnos de escuelas públicas y privadas. 

Ante es marco, la del Defensoría del Pueblo de la Provincia propuso que se trabaje el hecho desde un criterio pedagógico y que se desarrollen estrategias para que los padres y la comunidad educativa en general problematicen el combo que genera el consumo excesivo de alcohol y diversión. 

El lanzamiento consiste en una guía, que incluye recomendaciones y pautas que se proponen como disparadores de debates entre las familias, las escuelas y los jóvenes como punto de partida para que se hable sobre el UPD en las familias y en las escuelas.

Último Primer Día: Cómo cuidamos a nuestros jóvenes

Recomendaciones para el último primer día de clases:

  • Pensar y problematizar desde la escuela el rol de los adultos en estos eventos: trabajar articuladamente con las familias y adultos de la comunidad para generar acuerdos y prácticas de contención y cuidado para este evento. Se trata de alojar y contener a las y los jóvenes y no de dejarlos solas/os.
  • Tener en cuenta el lugar que ocupan los rituales y las celebraciones en las juventudes y en la sociedad en general. Hablamos aquí de caracterizar estas prácticas, problematizarlas y promover prácticas más saludables y no de anularlas o prohibirlas. En este sentido, es importante incluir a toda la comunidad educativa, en el desarrollo de estrategias preventivas y de cuidado.
  • Diseñar anticipadamente desde la escuela propuestas para este evento e incluirlas en la planificación anual de la institución. Puede trabajarse aquí sobre los acuerdos institucionales de convivencia construidos conjuntamente entre toda la comunidad educativa, de modo que se reafirme la responsabilidad colectiva en torno a las prácticas de cuidado para este día.
  • Brindar información científicamente validada, actualizada y acorde a fin de problematizar el consumo de alcohol y sus consecuencias físicas y sociales.
  • Trabajar y promover, desde la escuela, prácticas de cuidado entre pares de manera transversal. Y comenzar a pensar los festejos del Último Primer Día desde el año anterior en conjunto con las y los estudiantes.
  • Potenciar los espacios de participación que las y los jóvenes ya tienen en la institución escolar (por ejemplo, el Centro de Estudiantes), incluyéndolos en la planificación y armado de este día (horario de ingreso, permanencia en la escuela, actividades, etc.).
  • En el caso de aquellas y aquellos estudiantes que no puedan sostener la jornada ese día en la escuela, puede acordarse que no asistan, pero que las familias, las escuelas y la sociedad trabajen en articulación para garantizar los cuidados de esas y esos jóvenes. Y que, luego, se pueda reflexionar sobre estas situaciones en el ámbito escolar.
  • Buscar que las medidas que se tomen desde la escuela no sean únicamente prohibitivas o sancionatorias. Es importante que esto sea tomado como un hecho pedagógico y poder trabajarlo con las y los adolescentes para reflexionar críticamente sobre estas prácticas.

+INFO

 

 

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba