Nación

Femicidio a 10 cuadras de la Municipalidad

Antes de morir, Gabriela dijo, en varias ocasiones, que él la había «salvado de las garras» de su ex pareja, un hombre que doblaba su edad y quien la mantuvo secuestrada durante tres semanas en febrero. Volvería a repetir el mismo patrón meses mas tarde. Tenía 27 años. Los últimos 60 días de vida permaneció incomunicada con su familia. Cuando la encontraron sin vida en la casa donde convivía con su pareja, a pocos metros del club Deportivo José C. Paz, todos se asombraron por los signos de violencia que presentaba su cuerpo, sobre todo en su cabeza. Él, Diego Arriondo, de 35 años, es el único imputado por el hecho y está prófugo. 

El hecho ocurrió el miércoles pasado en barrio Piñero. La noticia del femicidio de Gabriela Lugo Ledesma, de nacionalidad paraguaya como toda su familia, estremeció a los vecinos por los signos de violencia que presentó su cuerpo sin vida. Había sido asesinada a golpes. Según la investigación que lleva adelante la UFI N° 20 de Malvinas Argentinas, fue hallada muerta en la casa que compartía con Arriondo, ubicada en El Gaucho al 2700, entre General Balcarce y General Martín Rodríguez. 

Según trascendió, a partir de un comunicado difundido por la referente feminista Carolina Abregú, el miércoles 18 de julio Arriondo corrió al trabajo de su madre María Cristina Arriondo, con quien compartía la casa además de Gabriela, para decirle que su pareja se había desvanecido en la vivienda. Gabriela estaba muerta, en situación de hacinamiento y con signos de violencia física, sobre todo en su cabeza.

Los efectivos policiales de la Comisaría 1°a de José C. Paz se encontraron con un cuadro desolador al llegar a la vivienda de El Gaucho, a pocos metros del club paceño que lleva de apodo el nombre de la calle. Fueron los miembros de la Policía Científica quienes demostraron la violencia en el cuerpo y los golpes que Gabriela había recibido antes de morir.

La noticia del asesinato se reprodujo rápidamente en el medio de noticias Crónica de Paraguay. La familia, radicada en Argentina y de nacionalidad paraguaya, permanece en calma a la espera de que la Justicia encuentre a Arriondo, el único implicado en la causa que está caratulada como Homicidio, hasta ahora prófugo. Según contó Abregú a José C. Paz Philo, la última vez que la madre tuvo contacto con Gabriela la vió bien. En ese momento no notó la situación de abandono con la que se encontraría tiempo después. 

Para Abregú, la madre de Arriondo actúa como encubridora ya que, según contó a Philo José C. Paz, su testimonio se contradice con la realidad: aseguró que no conocía a Gabriela pero asevera, Abregú, que vivía con ellos en la misma vivienda. 

La investigación continúa en la UFI N° 20 de Malvinas Argentinas a cargo del fiscal Gustavo Carracedo, por ahora sin avances en materia declaratoria y sin los resultados de la autopsia realizada al cuerpo de Gabriela. El único imputado, Arriondo, continúa prófugo. 

 
 
 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba