TigreZona Norte

Excarcelaron a un condenado por la muerte de una joven: ahora vive a metros de su familia

«En las leyes esto es un femicidio”, dijo el padre de la víctima.

Un hombre que había sido condenado a 14 años de prisión por suministro de drogas y abandono de persona seguido de muerte de una joven de 19 años en Tigre en 2017, fue excarcelado luego de que la Justicia recalificara el caso como un homicidio sin intención y le redujera a un tercio la pena, por lo que los familiares de la joven reclaman un nuevo juicio y denuncian que el liberado vive a solo cinco cuadras de su casa, en el límite de la restricción de 500 metros que le impuso un juez para acercase a ellos.

“El hombre responsable de la muerte de mi hija está libre y vive a 500 metros de nuestra casa. La verdad es muy angustiante. Nuestra hija fue violada y vendida como una mercancía. No entendemos cómo está libre”, exclamó en diálogo con Télam, Marisa Rodríguez, mamá de Luna Ortiz (19), cuyo cadáver desnudo fue hallado en una casa del partido bonaerense de Tigre el 5 de junio de 2017.

El principal sospechoso, Isaías Villarreal (31), había sido condenado por el hecho a 14 años de prisión por el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 7 de San Isidro, el cual lo halló responsable del delito de “abandono de persona seguido de muerte y suministro de sustancias estupefacientes a título gratuito».

Sin embargo, la Sala I del Tribunal de Casación Penal benefició a Villarreal luego de modificar la calificación legal del hecho a un «homicidio culposo«, que prevé una pena de hasta 5 años de prisión, lo que representó una baja en su pena.

Esa situación, le permitió al hombre de 31 años salir en libertad a comienzos de este mes, quien se mudó a 500 metros de la casa de los padres de Luna Ortiz, en el límite de la orden de restricción que impuso un juez para acercarse a ellos.

“Esta decisión pone en riesgo a toda mi familia. Tenemos miedo por lo que puedan llegar a hacer. No estábamos enterados de que estaba libre. Tuve que llamar a la abogada hace dos semanas. Nunca fuimos notificados”Marisa Rodríguez, mamá de Luna Ortiz

Al respecto, la mamá de Luna dijo que siente que “atemorizada” y que no recibió ninguna notificación del juzgado sobre la liberación de Villarreal.

“Esta decisión pone en riesgo a toda mi familia. Tenemos miedo por lo que puedan llegar a hacer. No estábamos enterados de que estaba libre. Tuve que llamar a la abogada hace dos semanas. Nunca fuimos notificados”, reclamó Rodríguez.

En tanto, esta mañana los padres de Luna Ortíz, acompañados por el Ministerio de Mujeres, Géneros y Diversidad de la Nación, se reunieron con el juez de la Sala I de Apelaciones de San Isidro, Oscar Quintana, a quien le presentaron un escrito y le reclamaron por la realización de un nuevo juicio a Villarreal con perspectiva de género.

“Nos costó mucho que nos atienda el juez, pero queríamos escucharlo a él. Se jacta de su antigüedad en el puesto y que tiene posgrados. Tendrá eso pero está haciendo agua con la perspectiva de género. Los jueces viven en otro mundo. No se aggiornan y no terminan acompañando los reclamos de la sociedad”, reclamó el papá de Luna, Facundo Ortiz.

Además, el padre de la víctima agregó: “Nosotros estamos muy curtidos. Son muchos cachetazos del Poder Judicial. No puede ser que Villarreal sea juzgado con la misma carátula de un tipo que choca con el auto. En las leyes esto es un femicidio”.

Por último, Facundo Ortíz consideró que “es necesario llevar a cabo un nuevo proceso judicial donde se contemple la figura de violencia de género y femicidio” ya que el fiscal que se ocupó de la instrucción, Marcelo Fuenzalida, no contempló esa variable durante la investigación.

“Lo de Luna fue una muerte que no se dio en un contexto de violencia de género en el hogar. A ella la captaron, la drogaron y la mataron. Eso también es femicidio. Queremos que haya un verdadero juicio donde no se la revictimice. No entendemos cómo un tribunal dio 14 años por el abandono de persona, y a los 5 ya está libre. Pedimos perpetua”, concluyó.

Cómo se inició la causa

El hecho fue descubierto el 5 de junio de 2017, cuando la Policía encontró muerta a Luna en una casa de la localidad de Don Torcuato, partido de Tigre.

La chica había sido vista por última vez tres días antes, cuando abandonó su vivienda para ir a una entrevista de trabajo en un comercio en el que buscaban a una empleada administrativa.

Ante la demora en regresar a su casa, sus padres realizaron la denuncia por su desaparición en la comisaría de la zona, donde se inició una causa por averiguación de paradero.

Finalmente, la Policía encontró el cadáver de la joven y en la vivienda fue detenido Villarreal, quien dijo que había pasado la noche con la chica tras conocerla circunstancialmente.

Villarreal reconoció que había consumido drogas y alcohol con Ortiz, pero aseguró que cuando se despertó a la mañana siguiente, la joven había fallecido.

El fiscal Fuenzalida ordenó que se realice la autopsia al cadáver y también pidió la detención de Villarreal, ante la sospecha de que le suministró la droga a Ortiz y cometió abandono de persona.

La presunción de la familia es que la joven murió tras ser drogada, alcoholizada y sometida a un abuso sexual por parte de un grupo de personas, por lo que consideraron que hubo un «femicidio», aunque esa calificación legal fue descartada por los investigadores.

Los padres de Ortiz insisten en que hay videos de cámaras de seguridad en las que se ve a su hija salir el viernes por la noche del Casino de Tigre acompañada por este mismo hombre, y que dentro de la sala de juegos se la ve con otros hombres también.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba