San Miguel

Entrevista: Viguera habló sobre la miseria humana en la política y adelantó su voto en la rendición de cuentas

Luego de conocerse el diagnóstico negativo de Covid-19, la concejala Marcela Viguera habló sobre "la miseria humana" en la política y adelantó su voto en la rendición de cuentas presentada por el Ejecutivo local.

La presidenta del bloque Frente de Todos – PJ, Marcela Viguera, se manifestó sobre la violencia de género ejercida sobre su persona en los últimos días y adelantó su voto negativo en la rendición de cuentas presentada por el Ejecutivo local.

-¿Cómo estás luego de enterarte del resultado negativo del Covid – 19? 

-Naturalmente muy contenta de que el resultado no fuera compatible con el virus de la pandemia. Y predispuesta a seguir trabajando con la tranquilidad de que no soy portadora del virus ni puedo contagiar a nadie, que era algo que me preocupaba.

– Te alarmaste porque tuviste síntomas de fiebre alta y dolor de garganta. 

– Sí, tuve fiebre alta, dolor de garganta, dolor corporal. Tenía alguna dificultad respiratoria. Eso arrancó el 24 de mayo, el 25 siguió y ya activé el protocolo. Era feriado, las muestras llegaron a laboratorio el 26 y este sábado a la mañana temprano me llegó el certificado con el resultado. Activé el protocolo, es mi responsabilidad hacerlo. Si no lo hacés tenés consecuencias penales; es una responsabilidad cívica hacerlo.

–  Todo esto se mezcló con la suspensión de la sesión en la que iba a tratarse la rendición de cuentas. Tuviste que salir a aclarar con un fuerte comunicado. ¿Qué fue lo que sucedió?

-Hubo un sector de la política que empezó a tener una actitud muy virulenta y violenta respecto del acompañamiento que hicimos como bloque de la suspensión, que estaba enmarcada – y todos los presidentes de los bloques lo sabían- en el aumento de los casos en la región del AMBA. Esta coincidencia que se dio entre mis síntomas y la suspensión, que me pareció absolutamente responsable, le dio lugar a algún grupo de la dirigencia política local a mostrar su miseria humana y a vincular de alguna manera malintencionada a la suspensión en términos individuales, como si mi situación individual hubiera sido la que propiciara la suspensión y no un acompañamiento, que me parece que estaba en el marco de la responsabilidad.

-Este grupo de personas al que te referís es parte del oficialismo, de la oposición, ¿o preferís no dar nombres…?

-No quiero dar nombres porque estoy bastante más acostumbrada a discutir las cosas con las personas frente a frente. Los nombres se han autoproclamado en las redes sociales y cada uno ha levantado la bandera y cualquier compañero, militante, podría observarlo. Pero, sí, hay un grupo que no responde precisamente al oficialismo, que ha sido muy virulento, muy violento; que ha pasado todos los límites aceptables y que ha decidido tener un posicionamiento político respecto de mi persona, de mi organización y, sin lugar a dudas, de una perspectiva de género con la que creen que van a ser política sin ningún tipo de costo.

-Justamente, en tu comunicado remarcaste que esa virulencia se dio por el hecho de que sos mujer. ¿Creés que si hubiera sido un varón hubiera sido distinto?

-Absolutamente. Creo que si hubiera sido un varón y que si además hubiera sido un varón de los que salieron a promover algunos comunicados y fakes news, hubiera contado con el apoyo de todo el patriarcado; sin ninguna duda. Creo que lo que incomoda es una suma de cosas: quién es la compañera, qué representa, de qué organización es. A mí, en términos individuales me enorgullece profundamente. A pesar de haber sido objeto de una violencia inusitada, creo que esclarece con mucha justicia de qué lado está cada uno de nosotros.

-¿Todo esto se puede sentir el día de mañana respecto de los acuerdos políticos?

– Absolutamente. Me parece que el límite que se pasó es imposible de reconciliar, por lo menos de lo que de mí depende. Para mí, esta situación es irreconciliable, no solo por mí sino también por todas las compañeras, tanto jóvenes como no, que encuentran en lo que nosotras representamos -no solamente yo, Carmen (Pérez, su compañera de bloque), y muchas otras compañeras dentro y fuera de este recinto, que les debemos profunda consecuencia. Así que en lo que a mí respecta, con esta gente ni un café.

-Una de las cosas que iba a tratarse en la sesión suspendida era la rendición de cuentas, cuestión que también referiste en tu comunicado. ¿Pudiste hacer un análisis del expediente presentado por el oficialismo?

-Sí. La verdad es que la rendición de cuentas es imposible de acompañar. Algunas personas pusieron en duda cuál iba a ser nuestro posicionamiento. La verdad es que es imposible acompañar una rendición de cuentas que está presentada de una manera muy desprolija… No me quiero adelantar a cosas que quiero decir en el recinto… Pero es una rendición de cuentas que es imposible de acompañar y nosotros venimos sosteniendo fielmente, no por capricho ni por un posicionamiento obcecado sino porque no contamos con la información necesaria. No contamos con la documentación respaldatoria. Hemos votado históricamente negativo la rendición, esta no va a ser la excepción mía ni de mi compañera de bloque, Carmen Pérez. Sí me parece importante tener el ámbito para poder argumentar acabadamente la razón por la cual nosotras no vamos a apoyar este proyecto. Y adicionalmente poner blanco sobre negro: el oficialismo cuenta con las manos propias para que esta rendición sea aprobada. Aquellos que se han angustiado por no haber podido tratar la rendición o proyectos de ordenanza que entienden importantes y que no desconocen que los proyectos de ordenanza tienen que ser girados a las comisiones. Es decir que el día de la sesión que se suspendió nada iba a poder resolverse de los temas a tratar, creo que tampoco desconocen que esta rendición va a salir con un dictamen favorable aprobado porque el oficialismo tiene las manos suficientes.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

*Comunicado*

Una publicación compartida de ᴍᴀʀᴄᴇʟᴀ ᴠɪɢᴜᴇʀᴀ (@marcelaviguera) el

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba