San Miguel

El Hospital San Miguel Arcángel será el lugar de referencia para coronavirus 

«El lavado de manos, estornudar en el pliego del codo, no automedicarnos y cumplir la cuarentena», sintetizó el secretario de Salud de San Miguel, Diego Lambert, la clave para prevenir y frenar el avance del coronavirus. En una entrevista con El Sanmiguelino / Diario PH, Lambert informó sobre la preparación del sistema de salud para afrontar la pandemia. También habló sobre el dengue y los casos autóctonos. 

-¿Cómo está la mujer, vecina de San Miguel, que contrajo el coronavirus?

-Me puse en contacto ayer (por el domingo) con ella, se encuentra bien, en buen estado en general. Está sin fiebre. No está en internada en ningún centro de salud del partido.

-Su familia, según informó el intendente Jaime Méndez, está en cuarentena también.

-Exacto. Cuando alguien tiene un familiar que es positivo, toda la familia se pone en cuarentena y se la controla diariamente y si aparecen síntomas se la estudia también.  

-¿Cómo se está preparando el sistema de salud de San Miguel para esta pandemia? 

-Cuando empezamos a ver que en América Latina y en Brasil, donde fue el primer caso, empezaba a incrementarse, comenzamos a prepararnos paulatinamente. Primero, manejando planes de contingencia; después reparando y equipando los hospitales; armando protocolos y preparando a nuestros profesionales: médicos, enfermeros y técnicos. Una vez que el Ministerio de Salud de la Nación dio el alerta sanitaria, aumentamos con mayor ahínco y armamos un gabinete de crisis. Hay dos gabinetes de crisis, uno que maneja el intendente y otro propio de la Secretaría de Salud, que está constituido por los directores de los hospitales y gente que nos asesora. 

-¿Cómo están con el tema de los respiradores, pudieron equiparse de más cantidad? 

– Estamos preparando el San Miguel Arcángel (Hospital de Bella Vista) para tener mayor capacidad. Actualmente contamos con 42 respiradores, tanto para adultos como para pediatría y neonatología. La idea es aumentar, ya estamos en vías de lograr 60 respiradores. 

-¿Por qué eligieron el Hospital San Miguel Arcángel, de Bella Vista?

-Por su capacidad y lo moderno que es. Hemos decidido que ese fuera el lugar de referencia para coronavirus. 

-En las últimas horas circuló una especie de parte médico, que decía que había otros siete casos en observación, ¿era oficial? 

-Ese parte era interno nuestro, se filtró, no sabemos por qué, de información que es para los profesionales. El parte oficial lo emite después el Municipio, pero sí hay siete casos más esperando el resultado. Nosotros ya hemos enviado catorce muestras de diferentes pacientes, tanto del público como del privado, y hasta ahora dieron todas negativas y nos quedan siete en espera.

– Eso lo tiene que confirmar el Instituto Malbrán. 

-Exactamente. Es interesante para poder explicarlo a la gente: primero van al Hospital Posadas para descartar si son virus Influenza A o B. Si eso da negativo, el Hospital Posadas lo envía directamente al Malbrán. 

-Respecto a lo que se está preparando en Campo de Mayo, ¿la Municipalidad de San Miguel tiene algún tipo de injerencia o información? 

-Información sí, injerencia no porque depende del Ministerio de Defensa. Igualmente, como secretario de Salud, estoy en permanente contacto con la directora médica del Hospital Militar.  

-Un mensaje que quiera transmitir para los vecinos en caso de sospecha. 

-Hay algo que es muy importante, lo que dijimos desde el principio: el lavado de manos, estornudar en el pliego del codo y no automedicarnos. Y que si hay síntomas hay que llamar al 148 o al 107. Y lo otro fundamental es respetar la cuarentena. ¿Por qué es importante respetar la cuarentena? Porque si nosotros no estamos en contacto con otras personas, cortamos la circulación del virus. Es un virus que es altamente contagioso, muy infeccioso. Entonces, si yo respeto la cuarentena, evito la propagación del virus. Esto es clave. Si no va a pasar, puede suceder lo que pasó en España o Italia. 

-En estos días, ¿cómo vio el tema de la cuarentena en los barrios de San Miguel, los vecinos respetan cada día un poco más? 

-A todos nos cuesta, hay que hablar en plural y en primera persona. Tengo que trabajar todos los días en la Secretaría de Salud y voy por diferentes lugares. Desde los otros días hasta ahora, estoy notando mayor conciencia, por lo menos en algunos de los barrios en los que me he movido. Cuesta un poquitito más en los barrios, porque la gente sale o no toma cabal dimensión de la situación. Si pudiéramos hacer entender que la clave, la única manera de frenar esto es la cuarentena, responderían más todavía. 

-Cambiando de tema, hubo casos de dengue en San Miguel. Si bien pasó a segundo plano por el coronavirus, continúa siendo importante. ¿Cómo está hoy la situación? 

– Los secretarios de salud tuvimos dos reuniones, una en La Plata y otra en San Fernando por la región sanitaria. Coincidimos en no perder el foco en el dengue, que es un problema de salud pública muy importante. Es otra epidemia que tenemos, vino para quedarse. Tenemos que concientizar mucho a los vecinos a cuidar y evitar que haya criaderos de mosquitos. Al principio, San Miguel tuvo casos importados que han venido de provincias del norte y de países limítrofes; pero ya tenemos casos propios, autóctonos. La única manera de cortarlo es evitando los criaderos. Si aparece un paciente con fiebre sostenida, sin ningún otro síntoma, pueden consultar. Nosotros hacemos los análisis, porque una vez que lo detectamos, hacemos un trabajo como de bloqueo: se fumiga y se descacharrea con mayor intensidad. No todo el municipio está con el coronavirus. Hay una gran parte que nos está ayudando a Salud, en este momento tan difícil, en los diferentes barrios para tratar de concientizar. 

-¿Cuántos casos autóctonos de dengue tiene San Miguel? 

-Hemos tenido hasta ahora unos 60 casos. De los cuales, al principio, fueron 25 importados y el resto de circulación propia, autóctonos. 

-Por último, quería pedirle un mensaje para los trabajadores de la Salud de San Miguel, que tienen que poner el cuerpo y no debe ser fácil para ellos este momento. 

-No, no es fácil. Los que hemos pasado la crisis de 2009, la epidemia H1N1, tenemos un poquito más de experiencia. Mi mensaje es que contamos con todos los equipos y profesionales: médicos, enfermeros, técnicos, bioquímicos, psicólogos. Cada uno de nosotros tiene mucho que aportar y bajar la ansiedad de los pacientes. La gente está asustada y lo que tenemos que evitar es el miedo, porque el miedo nos hace cometer errores. Los profesionales de la salud debemos cuidarnos, trabajar con mucha conciencia y tratar de cumplir todas las normas de bioseguridad. Eso hará que sea exitoso nuestro trabajo. 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba