Nación

El dolor tras la muerte de la docente y secretaria gremial Cecilia Godoy

La muerte de la docente paceña y secretaria de Comunicación de Suteba regional General Sarmiento, Cecilia «Chechu» Godoy y su hija, llenó de luto a la comunidad educativa, sindical y política. Sucedió en el amanecer del sábado cuando un caloventor provocó el incendió de la casa donde vivía con sus hijos, a dos cuadras del Club Italiano de José C. Paz. El hijo más grande no estaba en la casa al momento de la tragedia. 

El viernes, Cecilia se fue a dormir a su habitación del duplex donde vivía y su hija Pilar de 13 años junto a una amiga se acostaron en la otra. A las 5 de la mañana del sábado, el caloventor produjo un cortocircuito y llenó de humo las habitaciones. La niña que había sido invitada a dormir se despertó,  saltó por una ventana hacia el patio de otro departamento y pudo salvar su vida. Pilar logró despertarse también, llegó hasta la otra habitación y, asustada, se escondió abajo de la cama de su madre. Cuando se despertó, Cecilia corrió a buscar a las niñas y entonces Pilar gritó que estaba bajo su cama. En el intento de volver a rescatarla, una parte del techo cedió y la mató. Milagros murió asfixiada, después, por la inhalación de monóxido de carbono.

Godoy trabajaba como docente en la escuela primaria N° 32 de barrio Vucetich y en la Escuela Primaria  N° 3 de Santa Paula. También lo hacía en el sindicato. La conmoción por su muerte se sintió en un velatorio colmado de compañeros, familiares y amigos. La pésima noticia no dejó de sorprender y llegó a las redes sociales que, durante el fin de semana, se llenaron de expresiones de dolor. Nadie logra comprender aún lo absurdo de la tragedia.

La de Cecilia Godoy es una pérdida irreparable que entristece a la redacción entera de este medio. Su relación con los medios locales desde la secretaria de prensa de Suteba regional General Sarmiento era cotidiana. Nuestro abrazo, en un momento difícil para familiares, amigos y compañeros. Esperamos que el dolor se transforme en lucha, como hubiese querido Cecilia.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba