José C. Paz

El detrás de escena de la denuncia penal a Ishii

Detrás de la denuncia penal al intendente de José C. Paz, Mario Ishii, por los dichos de la polémica, se ubica el lanzamiento de la plataforma provincial del partido Mejorar, con el diputado nacional de Unión Pro, José Luís Patiño, como presidente bonaerense del espacio, Yamil Santoro y Darío Lopérfido, como presidente y vicepresidente de la plataforma a nivel nacional, respectivamente. 

La denuncia penal argumenta: «venimos a denunciar una conducta que podría estar tipificada en el art. 277, inciso d) del Código Penal, cuyo autor sería el intendente de José C. Paz, Mario Ishii, así cómo una conducta que habrían llevado adelante trabajadores municipales no identificados que podría estar tipificada en el art. 5 inciso c) de la ley 23.737». 

Corre por cuenta del diputado Pro de San Martín Patiño más el patrocinio de los abogados Yamil Santoro y José Lucas Magioncalda -más adelante haremos referencia a él-. Los tres actores involucrados en la presentación legal, no son inocentes de la coyuntura política nacional, y mucho menos provincial. Casualmente, llama la atención el impulso que el asunto cobró en la agenda setting, y la coincidencia de la denuncia presentada por Patiño al mismo tiempo que Mejorar lanzaba su plataforma para la provincia de Buenos Aires, con él como presidente. 

“Queremos hacer realmente algo nuevo, diferente, cambiar de alguna manera la historia de la provincia de Buenos Aires”, expresaba Patiño hace unos días, al ser entrevistado, tras el lanzamiento de Mejorar en territorio bonaerense. Casi al mismo tiempo, elaboraba una denuncia penal de una carilla contra el intendente paceño. Es evidente que cumplió el objetivo: un golpe de efecto que hizo circular su nombre por distintos medios nacionales, en los últimos días. 

«Somos un espacio de ciudadanos republicanos comprometidos con mejorar el país y defender la democracia, la libertad y el bienestar general», reza la descripción del partido liberal en un moderno sitio web oficial. Más abajo, confirma el argumento central de esta nota y el por que de la «rosca» mediática tras la declaraciones de Ishii: «Estamos trabajando para darte una nueva opción electoral«. 

Pero la cosa no queda allí. Uno de los abogados que patrocinan la denuncia de Patiño contra Ishii es el presidente de la Asociación Civil Ciudadanos Libres Por la Calidad Institucional e integrante de la Fundación Apolo, José Lucas Magioncalda. Dos espacios que sirven a la política de la rama más liberal del espacio del expresidente Macri, para obtener cierto amparo legal y poder judicializar diversos temas que sirven a su agenda. 

Por caso, Magioncalda cuenta con un extenso currículum de denuncias legales y mediáticas, algunas calificadas de absurdas por sus denunciantes. Este año, por ejemplo, el abogado de Mejorar que responde a Lopérfido, denunció desde Coalición Republicanos a la titular del PAMI, Luana Volnovich, por «imponer lenguaje inclusivo» en esa entidad. Argumentaron que vulneran el Código de Ética Pública. 

También, Magioncalda, junto a Yamil Santoro y Sara Stewart -ex pareja del periodista Jorge Lanata-, presentaron durante los primeros días de julio, cuando la curva de contagios de Coronavirus se ubicaba en franco ascenso y casi se anunciaba un regreso a fase 1 en el AMBA, un recurso de amparo para que runners puedan correr durante la cuarentena. El objetivo era reducir la circulación de personas en la calle y el pedido liberal era, justamente, libertad para salir a correr. 

Pero Magioncalda es mucho más que eso. En 2016, a través de Ciudadanos Libres, solicitó a la Secretaría de Derechos Humanos que especificara la cantidad de desaparecidos durante la dictadura. El informe que entonces entregó el secretario Claudio Avruj indicó que los desaparecidos eran exactamente 7010 -aunque aclaró que “bajo ningún concepto” debía “considerarse este Registro como definitivo”-. Dicho informe fue calificado como negacionista por parte referentes de la oposición. Los desaparecidos son 30 mil. 

El mismo abogado, en complicidad con Santoro y Lopérfido, accionaron con un amparo con medida cautelar contra el mal llamado «cepo cambiario» de 2012 y, también, denunció a la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner por el «uso indebido de las cadenas nacionales». 

Magioncalda, el mismo hace días denunció a Ishii, se abstrajo de la realidad, definitivamente, el año pasado cuando denunció a la presidenta de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, por supuesta instigación a la sedición e intimidación pública, después de que la honoris causa de distintas universidades y referente mundial de los derechos humanos, dijera: «hay que parar el país hasta que estos digan basta». 

Y la lista sigue. Pero detenerse a observar que Magioncalda pudo haber sido, después de una iniciativa realizada en la plataforma Change.org que apoyaron su candidatura al cargo, Director General de la Agencia de Acceso a la Información Pública del Consejo de la Magistratura de la Nación, es determinante. 

Hoy, funciona como artífice y protagonista del golpe de efecto mediático necesario que es la denuncia a Ishii para acompañar el lanzamiento de la plataforma, de la que él es parte, en la provincia de Buenos Aires. Tiempo atrás, decía: «Después de lo que pasó con Maldonado, los ciudadanos tenemos derecho a dudar del caso de la ‘maestra torturada’. El gobierno, en cambio, debe investigar como si fuera cierto, y los que sin querer o queriendo adhirieron a la operación Maldonado, deberían ser más prudentes«.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba