Malvinas Argentinas

Detuvieron al Gordo Valor en Pablo Nogués

Ocurrió cerca del country Olivos Golf Club, en Pablo Nogués. Iba junto a otro hombre en un Peugeot 206. La Policía quiso detener el auto, pero el asaltante aceleró y escapó. Lo persiguieron y terminó apresado. Tenía dos pistolas y una escopeta.

Luis Valor, el famoso asaltante de bancos y blindados, fue detenido esta tarde tras un tiroteo y persecución que concluyó adentro del predio del Golf Club Olivos, ubicado en el kilómetro 32 de la ruta Panamericana ramal Pilar, a la altura de la localidad de Pablo Nogués. Fuentes policiales consultadas por Clarín.com indicaron que Valor fue arrestado junto a otro hombre tras un control de tránsito, en el que se resistió y escapó a los tiros. Valor se movilizaba en un Peugeot 206 junto a un acompañante, y luego del arresto, la Policía secuestró en el vehículo al menos dos pistolas calibre 9 milímetros, un revólver 357 y una escopeta.

Valor, excarcelado en 2007, fue perseguido por la Policía unos ocho kilómetros antes de meterse con el 206 en el barrio privado ubicado en el partido de Malvinas Argentinas, donde finalmente chocó contra un árbol y fue atrapado. Según fuentes policiales, «El Gordo» estaba al frente del volante durante la fuga, mientras su compañero le disparaba a los agentes con una escopeta. Otra versión policial sostiene que Valor también alcanzó a disparar.

La Policía destacó que el auto en el que iba Valor escapó por la ruta Panamericana hasta la ruta 26. Luego, retomó nuevamente hacia Pablo Nogués, se metió en el country y chocó contra un árbol. Valor bajó corriendo, pero fue arrestado detrás de unas canchas de golf. «No creo que llevaran (las armas) para lucrar o para vender. Indudablemente si estaban con armas es porque están diagramando o pergeñando un posible ilícito», detalló el superintendente de Seguridad de Conurbano Norte, Salvador Baratta.

El «Gordo» Valor había sido liberado a fines de 2007. El 8 de de diciembre de ese año, Valor se levantó a las seis de la mañana. Se paró al lado de su cama: recién segundos después reaccionó y se dio cuenta de que estaba en su casa. Hacía casi nueve horas que había dejado la cárcel, después de estar casi 15 años preso.

Valor logró quedó libre porque sus condenas aún no estaban firmes. En 2003, un tribunal de Morón lo condenó a 24 años de cárcel por el asalto a dos blindados y a cinco bancos. Ya tenía una condena anterior a 20 años por el intento de asalto a un blindado, en La Reja. El viernes anterior a su liberación, la Sala I de la Cámara de Apelaciones de Morón ordenó excarcelarlo porque ninguna de esas dos condenas estaban firmes. Ambas fueron apeladas.

«Si se toma en cuenta la ley del 2×1, ya cumplió 29 años y medio de cárcel. Valor esperó once años para llegar a juicio oral. Es decir que cuando la sentencia quede firme es difícil que pueda volver a estar preso, porque él ya pagó por adelantado. Igual, eso lo decide la Justicia», dijo entonces su abogado, Cristian Fernández Vargas.

Valor lideró una «superbanda» a la que se le atribuyen al menos 30 golpes a camiones blindados y estaba integrada por 20 ladrones estables y 60 rotativos. Cometieron golpes sorprendentes por la cantidad de asaltantes y por la información que manejaban.

El bautismo de la banda fue el 6 de julio de 1990. Con armas de todo tipo y un equipo de comunicaciones con alcance de 100 kilómetros, lograron llevarse 640.000 pesos destinados al pago de sueldos en la Municipalidad de Merlo. En el asalto participaron 14 ladrones.

Valor ya era un viejo conocido de la Policía cuando fue detenido en 1992 en Entre Ríos, mientras paseaba con su mujer. En 1994 se fugó de Villa Devoto saltando el muro perimetral con otros miembros de la banda. Para salir, se descolgaron con sábanas anudadas y disfrazados de médicos. Ese fue el día que se hizo famoso.

«El Gordo», amante de la música clásica, fue arrestado 80 días después, el 18 de mayo de 1995. Los policías anunciaron oficialmente que fue capturado en Morón, aunque Valor jura que fue en Mataderos. Según destacó Vargas, en este momento Valor tenía un trabajo estable en una fundación, dedicada a tratar chicos con problemas de adicción a las drogas.

«Estoy sumamente sorprendido» por la detención de hoy, detalló el abogado en una entrevista televisiva. Vargas manifestó que Valor trabajaba en fortalecer el «alter ego» de los chicos con problemas de adicción, y con pretensiones de entrar en el «mundo de la delincuencia» como «pistoleros», demostrándoles que «no es el camino». «A donde vos queres ir, yo ya vine», dijo el abogado que es el mensaje que Valor le da a los chicos con los que trabaja. Fuente: Diario Clarín ●•

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba