Lomas de ZamoraZona Sur

Detuvieron a un micro escolar robado que chocó a más de 20 vehículos

Todo finalizó cuando los policías dispararon contra el motor y los neumáticos.

Al menos un hombre robó un micro escolar sin ocupantes que estaba estacionado en el barrio porteño de Villa Luro y protagonizó una persecución de unos 22 kilómetros hasta la localidad bonaerense de Luis Guillón, que incluyó disparos y el choque de al menos 16 autos particulares, una ambulancia y cuatro patrulleros, informaron hoy fuentes policiales y judiciales.

Por el hecho, la Policía redujo y aprehendió a quien conducía el ómnibus cuando finalmente lograron frenar su marcha, aunque la justicia hasta esta tarde no había adoptado ningún temperamento hacia él y fue liberado; al tiempo que se investiga si fue un segundo sospechoso el que tiroteó a los efectivos que lo perseguían y logró escapar.

Todo comenzó alrededor de las 20.30 de anoche cuando al menos un hombre robó un colectivo escolar Mercedes Benz color naranja y blanco que se encontraba estacionado en el cruce de Zelada y Mozart, de Villa Luro, en la zona oeste de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA).

Según dijeron las fuentes a Télam, el dueño del transporte realizó la denuncia al 911, por lo que se emitió un alerta de búsqueda del rodado.

“Salí de mi casa y vi cómo se llevaban el micro. Pensé que era mi hijo pero lo llamé y me dijo que no. Justo pasaba un amigo y lo empezamos a seguir mientras llamaba al 911”, explicó ante la prensa Damián, dueño del transporte escolar.

Todo finalizó cuando los policías dispararon contra el motor y los neumáticos.

Mediante las cámaras del Anillo Digital de la ciudad, la policía divisó al micro sobre la avenida General Paz, a la altura de Emilio Castro, cuando se dirigía con dirección a la provincia de Buenos Aires.

“El chofer hizo una maniobra de evasión cuando vio las sirenas de los patrulleros. El tipo sabía lo que hacía”, aseguró Damián.

Durante ese recorrido que fue filmado por varias cámaras de seguridad o con teléfonos de personas que observaban lo que ocurría, se sumaron varios móviles de la Policía bonaerense que intentaron colocarse delante del micro para que detuviera su marcha y cuando uno de estos patrulleros se colocó a la par del lateral derecho, los efectivos observaron que el interior del colectivo una persona sacó su brazo por la ventana y efectuó cinco disparos.

Por ello, los policías repelieron la agresión con escopetazos con postas de goma, dijeron las fuentes.

Unas cuadras más adelante, los efectivos advirtieron que un hombre descendió del micro y escapó a pie, al tiempo que continuaron con el seguimiento del rodado sustraído. Finalmente, siendo las 22.30, sobre la autopista Juan Domingo Perón (Ex Camino Negro), a la altura del puente en el cruce con San Martín, uno de los móviles se posicionó delante del micro y logró que este detuviera su marcha tras ser colisionado.

En esas circunstancias, los policías redujeron al hombre que conducía el colectivo, identificado como Carlos Alberto Cáceres (43), quien posee antecedentes por una tentativa de robo cometida en febrero de 2020.

Este hombre fue aprehendido por personal policial y luego trasladado al hospital Santamarina de Monte Grande para ser atendido por algunos traumatismos que fueron provocados durante la persecución.

Fuentes judiciales informaron a Télam que en un primer momento la Policía le dio intervención a la fiscal de la causa, Verónica Ciffarelli, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 2 de Esteban Echeverría, quien dispuso iniciar actuaciones por el delito de «lesiones culposas» y que a Cáceres se le tome declaración testimonial. Pero poco después, al consultar si el sospechoso tenía algún impedimento legal, uno de los encargados del operativo policial consultó con la UFI 8 de Lomas de Zamora, especializada en casos de Violencia Institucional, que no tomó temperamento alguno al respecto, por lo que el hombre no quedó detenido.

Una fuente de la investigación explicó a Télam que, durante la persecución, la cual se extendió 22 kilómetros, el micro colisionó con al menos 16 autos particulares, una ambulancia y cuatro móviles policiales.

«El micro tiene alrededor de 16 impactos de arma de fuego y el delincuente efectuó otros siete disparos contra los policías en plena persecución», aclaró el pesquisa consultado.

Y si bien el dueño de micro aseguró haber visto a tres personas a bordo de la unidad, hasta el momento los policías que participaron de la persecución e interceptación del micro dijeron haber visto al conductor y a un segundo sospechoso que disparó y huyó.

De hecho, en el lugar donde se redujo al conductor no se halló ninguna arma de fuego, en tanto que se secuestraron el micro y los móviles policiales, y se realizaron distintos peritajes en rastros, planimetría, accidentología y fotografía.

Los voceros añadieron que en la parte trasera de uno de los patrulleros se incautó un proyectil deformado que será analizado por los expertos en balística.

Todo finalizó cuando los policías dispararon contra el motor y los neumáticos.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba