Deportes

Pintar el mundo a través del deporte

De izquierda a derecha Fernando Bianculli Eduardo Puppo Jos Montesano Rubn Campaniello
De izquierda a derecha: Fernando Bianculli, Eduardo Puppo, José Montesano, Rubén Campaniello.

Cada 7 de noviembre se celebra en Argentina el Día del Periodista Deportivo, un género informativo que despierta pasiones y vocaciones en todas las disciplinas y soportes.

Este año, la fecha nos encuentra por primera vez en la víspera de un Mundial de Fútbol, que por disputarse en el calor extremo de Qatar debió moverse a noviembre y diciembre, en el otoño septentrional. La mayor cita del fútbol global es una instancia de consagración no sólo para los jugadores; sino también para los periodistas que tendrán en Qatar la oportunidad de cumplir sus objetivos y sueños profesionales.

“Muchos colegas pasan por esta profesión durante mucho tiempo sin la posibilidad de poder cubrir un Mundial”, comentó Fernando Bianculli, Jefe de la sección de Deportes de la Agencia Télam.

En la antesala del que será uno de los grandes desafíos de su carrera, el periodista reconoció que la preparación de la cobertura mundialista para la agencia de noticias pública “es un trabajo muy intenso, de muchas horas por día, poco descanso, de días corridos de tener que pensar en abastecer permanentemente de información a nuestro servicio en todos los formatos periodísticos”.

Fernando Bianculli Tlam en la entrega de los premios Alumni Foto Prensa
Fernando Bianculli (Télam) en la entrega de los premios Alumni / Foto: Prensa.

Al igual que para los futbolistas, la previa de los profesionales de la información es una mezcla de nervios, ansiedad y expectativa: “Tiene un costado estresante, pero más allá de eso no hay que dejar de vivirlo con mucha felicidad y orgullo –reconoció Bianculli–. Profesionalmente, tener esa chance es una oportunidad única y hay que vivirla con alegría, con mucho compromiso y tratando de estar a la altura”.

En el caso de Télam, con la responsabilidad de ser el insumo básico para los medios locales: “Nosotros seguimos conservando nuestro rol de ser proveedor de información, un mayorista de noticias para el resto de los medios, pensando especialmente en aquellos con menores posibilidades, que no tienen chances económicas ni de ser acreditados en un evento de esta naturaleza”, agregó Bianculli. “Sabemos que para esos medios chicos, del interior y también de Buenos Aires, somos la principal fuente de información para que ellos puedan hacer una cobertura del Mundial”.

Escribir la historia de los deportes

Eduardo Puppo historiador del tenis argentino Foto Gentileza
Eduardo Puppo, historiador del tenis argentino / Foto: Gentileza.

Pero no todo es fútbol e inmediatez en el universo del periodismo deportivo. También hay lugar para indagar en la historia de otras disciplinas que no siempre tuvieron cobertura masiva.

Eduardo Puppo es el principal referente del periodismo de tenis en la Argentina, y también su historiador.

Con más de 60 coberturas de torneos Majors y una cantidad igual de series de Copa Davis en cuatro décadas de trayectoria, Puppo apuntaló su legado profesional en el año 2021 al editar la tetralogía “Historia del tenis en la Argentina”, una monumental obra en coautoría con el periodista Roberto Andersen. Los libros fueron introducidos a los pocos días en el Hall of Fame del tenis mundial con sede en Newport, Estados Unidos.

Escribir la historia del tenis argentino no fue todo lo fácil que imaginaba –en especial al comenzar a indagar los orígenes–, ya que se trataba de un deporte elitista y acotado que no era reflejado de manera periódica por los medios”, comentó el periodista nacido en San Isidro en 1957.

Suele decirse que el periodismo es la primera versión de la historia. En el caso de Puppo, reconstruir esa primera versión lo llevó directamente hasta la intimidad de los archivos familiares de los primeros tenistas argentinos.

“La búsqueda de información familiar tarde o temprano lleva a unir los puntos”, explicó. “Hace 120 años funcionaban los álbumes de recortes que los propios jugadores armaban y eso fue crucial para escribir mis libros junto a mi colega, más veterano, que habló con esos familiares. Por último, las hemerotecas siguen siendo la base de todo y, de alguna forma u otra, siempre se llega al final del camino”.

Ese producto final terminó plasmado en el formato más antiguo y que no pierde vigencia: el libro. Mientras los hábitos de lectura se modifican en un contexto de expansión de consumos audiovisuales instantáneos, los libros sobre deportes no dejan de editarse.

“Me pasó con las revistas de tenis que hice durante tantos años, llegué a publicar 187 números y los últimos, allá por 2010, ya competían con esa inmediatez y me llevó a desistir”, recordó Puppo, quien también escribió la biografía de Guillermo Vilas.

Pero los libros tal vez siguen gozando de un privilegio, el de estar en un hogar, en una repisa, para ser consultados o vueltos a leer. El libro deportivo, en mi caso por razones obvias, es una joya irremplazable. El lector ocasional debe ser atraído por las redes que consume, absorbido por contenido en grageas que despierten su interés. Es difícil captar al no-fanático de algún tema, por eso considero que la difusión debe ser puntual y atractiva, para que un libro de Vilas, por ejemplo, capte a quien no juega al tenis ni sepa qué hizo Guillermo. No sé cómo se consigue, pero es imperioso hacerlo”, aseguró

“Las manos de todos los pibes arriba”

Jos Montesano junto a Hugo Conte la dupla emblemtica en las transmisiones de voley argentino Foto Gentileza
José Montesano junto a Hugo Conte, la dupla emblemática en las transmisiones de voley argentino / Foto: Gentileza.

Si hay alguien que trascendió en las redes más allá de los fanáticos de su deporte es el relator de vóley José Montesano. Sus cantitos, muletillas y la pasión con la que acompaña a la selección, que tuvo su pico en la obtención de la medalla de bronce en los pasados Juegos Olímpicos de Tokio, lo convirtieron en un fenómeno viral.

Hoy no se puede ver vóley sin compartir en Twitter o Instagram los relatos de Montesano. “Todavía me considero un aprendiz en el tema de las redes –aclaró–; es algo que me gusta porque ofrece un espacio diferente. Los relatos del vóley trascendieron, las notas del básquet trascienden, todo lo que pasa en torno a las selecciones toma otra magnitud y ni hablar de todas estas cosas que han pasado en estos últimos siete u ocho años, conmigo y con los protagonistas.”

El emotivo relato de Montesano junto a Hugo Conte, en los Juegos Olímpicos de Tokio

VER VIDEO

El momento icónico al que se refiere (convertido en GIFs, stickers y memes obligatorios en todo grupo de Whatsapp o hilo de Twitter); vino por el lado del básquet, su otro deporte. Durante los festejos en la zona mixta tras el triunfo de la selección argentina en semifinales a Francia en el Mundial de Básquet de China 2019, Facundo Campazzo inmortalizó el momento poniéndose los anteojos del cronista.

Montesano quedó atrapado en medio del pogo de los gigantes argentinos, que además le quitaron el micrófono y le dedicaron una canción. Los roles se invirtieron, los jugadores entrevistaban al periodista y el meme que quedó para la posteridad fue el “intelectual” Campazzo mirando a cámara.

José Montesano junto a la selección de básquet, un momento icónico de su carrera

VER VIDEO

Hubo gente que se tatuó la imagen de Facu cuando me agarró los lentes, yo no lo podía creer. Con una mayor exposición comienzan a pasar esas cosas; o que los chicos del vóley me suban al podio y eso trascienda, o los relatos que son algo que antes no se mostraba y ahora aparece alguien y te graba y termina viralizándose. Ahí hay una mayor llegada a gente que no es de esos deportes, y bienvenido porque suma a la difusión”, reconoció el carismático relator.

La radio: el motor del crecimiento del básquet en Argentina

A los 75 aos Rubn Campaniello mantiene intacta su vocacin por el periodismo en el bsquet Foto Gentileza
A los 75 años, Rubén Campaniello mantiene intacta su vocación por el periodismo en el básquet / Foto: Gentileza.

La Liga Nacional de Básquet nació en la década del ’80, cuando la radio tenía el monopolio de la información en vivo, la televisión se dedicaba casi exclusivamente al fútbol y el “diario del lunes” era sinónimo de llegar tarde a las noticias.

La radio nunca va a morir”, sentenció Rubén Campaniello, histórico periodista del básquet argentino que con más de cinco décadas de trayectoria acompaña a la Liga Nacional desde su nacimiento hasta la actualidad.

“Es el medio que llega a los lugares más recónditos del país”, sostuvo el integrante del programa Reloj de 24, que se emite por AM 530. “La gente puede enterarse de los resultados, escuchar un partido. En el caso del básquetbol siempre ha sido fundamental para la expansión del deporte”.

Pero al igual que los demás medios tradicionales, la radio se enfrenta a la competencia de los nuevos soportes digitales en la lucha por las audiencias, sponsors e ingresos.“Ahora, lamentablemente los valores han aumentado y muchas radios que transmitían partidos no lo pueden hacer más porque los gastos son muy altos”, agregó Campaniello.

Nuevas tecnologías: oportunidades, riesgos y desafíos

La tecnologa vino para asistir mejorar controlar y exigir a quien la use con fines profesionales Eduardo Puppo Foto Gentileza
“La tecnología vino para asistir, mejorar, controlar y exigir a quien la use con fines profesionales” (Eduardo Puppo) / Foto: Gentileza.

Para Montesano, las nuevas tecnologías cambiaron la manera de hacer periodismo y abrieron nuevos espacios para que los periodistas puedan tener un lugar donde hacer su trabajo.

“Me parece interesantísimo lo que está pasando con las redes sociales –reflexionó–. Ahora todo se maneja a partir de la inmediatez y lo instantáneo; y de la reproducción de lo que muchas veces los mismos protagonistas hacen en redes sociales y eso se replica muy rápido. Con las redes dejaron de existir las primicias, ahora las dan los mismos protagonistas a través de sus perfiles; y eso cambió la manera de hacer periodismo.”

Puppo coincidió: “Para mí Internet fue un invento fundamental para la evolución periodística, al facilitar y potenciar todo. Una cobertura nacional –y más complicada la internacional– pasó a ser inmediata, en tiempo real, y eso solo lo permitía la radio en su momento. Toda la batería de plataformas tecnológicas hace que el periodista pueda expresarse de otra manera, más sincera con respecto a lo que vive in situ porque no puede mentir: si muestra por sus redes lo que pasa, ya no hay lugar para cualquier relato incomprobable.”

Por su parte, Bianculli advirtió sobre los efectos colaterales y riesgos que vienen con esta sobreabundancia: “En Télam nos proponemos ser una fuente confiable en un momento tecnológico en el que circula muchísima información, sobre todo en redes sociales, que puede ser falsa. En esta época de sobreinformación, el rol de las agencias ha cobrado todavía más importancia.”

“La tecnología vino para asistir, mejorar, controlar y exigir a quien la use con fines profesionales –completó Puppo–. De ahí a que los conceptos del periodista sean acertados o no, corre por otro carril.”

Más allá de la pelota

Siempre mantener un costado humano con la gente y los protagonistas Jos Montesano Foto Gentileza
“Siempre mantener un costado humano con la gente y los protagonistas” (José Montesano) / Foto: Gentileza.

El deporte ha dado la oportunidad para que muchos de los periodistas más importantes y reconocidos dieran sus primeros pasos en la profesión. Para los jóvenes suele ser la puerta de entrada y primer aprendizaje en un oficio que hasta tiene escuelas, carreras, y por supuesto un día propio.

El periodismo deportivo se articula con todo el resto de la profesión, tiene una agenda política, policial, a veces de espectáculos, o de sociedad. Cuando uno se desempeña en deportes con esa amplitud, de alguna manera se va capacitando para poder tener la chance de mudarse hacia los otros tipos de periodismo”, explicó Bianculli.

Pero además es un periodismo que apela a las pasiones, algo que no respeta horarios convencionales ni tiene fecha de caducidad.

Hace ocho años que estoy jubilado pero sigo con la misma pasión de siempre”, se entusiasmó Campaniello a sus 75 años de edad, contento de compartir con amigos y colegas su programa de radio todos los domingos de 23 a 0 hs.  “Además voy a cubrir partidos, veo todo lo demás por plataformas, soy un fanático del básquet”, reconoció.

Le puse pasión a la vocación”, resumió Puppo. “El mensaje que podría darle a quienes comienzan en el periodismo es que sean creíbles, eso lleva a generar confianza y, con ambas, comienza el compromiso con quien recibe nuestro trabajo. El periodismo de tenis, en general, se mueve dentro de las pautas del fairplay, y ese puede ser un valor agregado a emular”.

En sus mejores formas y expresiones, el periodismo deportivo tiene relevancia social cuando trasciende lo que sucede en un campo de juego.

Hay que transmitir algo más de lo que la gente ve”, concluyó Montesano. “Tratar de dejar algo, en mi caso buenos mensajes que tengan que ver con la salud. Y siempre mantener un costado humano con la gente y los protagonistas; que es lo que al final prevalece en la vida.”

39.1kMe gusta
4.6kSeguidores
5.4kSeguidores
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Subscribe
Notify of
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Botón volver arriba
0
Nos encantaría conocer tu opinión. ¡Gracias!x
()
x
¡Chateanos!
WhatsApp