PHSan Miguel

Cómo funcionaba en San Miguel la red de trata que fue condenada en marzo

El Tribunal Oral Federal N°1 de San Martín, integrado por los jueces Héctor Omar Sagretti, Silvina Mayorga y Daniel Gutiérrez, condenó en marzo de este año a integrantes de una red de trata que operaba en San Miguel. Si bien la condena fue este año, los hechos datan de 2013.

Dos de los condenados eran policías. «Walter Roberto Azor era el subcomisario de la Comisaría 1ra de San Miguel, que recibía dinero semanalmente de parte de una de las mujeres por tolerar el funcionamiento de sus prostíbulos y prestaba alguna colaboración para este funcionamiento», se indica en el fallo de 90 páginas.

El otro agente condenado es Daniel Ojeda, quien era el jefe de calle de la Comisaría 1ra de San Miguel. Según el tribunal, su rol era el mismo que el de Azor.

Ambos fueron condenados a tres años de prisión en suspenso e inhabilitación especial para ocupar cargos públicos por el mismo término de la condena; y al pago de las costas del juicio.

CÓMO FUNCIONABA LA BANDA

Un hombre y una mujer eran los responsables de tres de los cinco locales privados allanados (los ubicados en las calles Balbín, Além y Malnatti). A su vez, los imputados habrían ejercido influencia en los otros dos locales, al rotar a las víctimas de un lugar al otro.

Otra mujer responsable del privado ubicado en la calle Mitre se encarga de entrevistar a las víctimas y de recaudar lo producido diariamente. Asimismo, efectuaba los pagos al final del día, reteniéndoles el 50%.

La mayoría de las víctimas era de nacionalidad paraguaya , a quienes se mantenía en «precarias condiciones de salubridad e higiene».  De acuerdo a los establecido en la pesquisa, una de las  víctimas fue obligada a hacerse un aborto mediante la «colocación intravaginal de cuatro pastillas abortivas que le produjeron un profundo sangrado».

También, se condenó a otra joven que era la responsable del prostíbulo ubicado en la calle Roca, quien fue la encargada de recibir a las víctimas que allí fueron explotadas. Una de ellas, detalló que la mujer “manejaba varios prostíbulos y ella cobraba los pases. Ella estaba adelante y nosotras en la cocina tomando mate. Nos llamaba para hacer la presentación y después nos volvíamos a la cocina”.

Otro de los acusados fue un hombre, que habría sido el responsable del privado ubicado en la calle Roca y quien recibía a los clientes para presentarlos con las víctimas de explotación sexual, y una mujer, que era la encargada del privado ubicado en la calle Malnatti. “Ella siempre estaba en Malnatti aunque solía ir a los demás lugares para chequear si había o no chicas, con el fin de reubicarlas”, declaró una de las víctimas.

Por otro lado, tres hombres fueron acusados de la seguridad de los locales nocturnos. Uno de ellos, era el encargado de despertar a las víctimas cuando estaban descansando para que atendieran a los clientes.

A su vez, tres policías, dos en funciones en ese momento, de la comisaría 1° de San Miguel, y un tercero retirado, también fueron condenados. Eran el enlace entre los dueños de los locales y el personal policial. Se habrían encargado de asesorarlos y resguardarlos a cambio de una suma de dinero que se repartía entre ellos.

Asimismo, la última procesada fue una mujer identificada como la secretaria general de la Asociación de Mujeres Meretrices de la Argentina seccional Capital (Ammar), no con la verdadera finalidad de preservar los derechos de las trabajadoras sexuales como lo hace esa institución sino para beneficiarse económicamente utilizándola como “pantalla”, para simular el ejercicio libre de prostitución.

Finalmente, tres hombres vinculados a las tareas de publicidad, a través de la distribución de volantes en la calle, albañilería y recepción, también fueron enjuiciados.

[pdf-embedder url=»http://diarioph.com.ar/wp-content/uploads/2019/12/Varas-corregido.pdf» title=»Varas corregido»]

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba