Nación

Carta de una mujer "sostén de hogar" despedida

OPINIÓN/CARTA DE LECTORES. Con 26 años, soy parte de esas mujeres que nos llaman «sostén de hogar». Tengo dos hijos, una casa pequeña aún sin terminar. A mi hijo le gusta el fútbol, a mí hija el ballet. Estoy separada y no cuento con ningún tipo de ayuda económica. No tengo lujos. Como todos los laburantes, todos los días tomo el colectivo a las cinco de la mañana para entrar a la fábrica. Hasta que me llegó un telegrama que decía: DESPEDIDA.

despedida en primera persona

Es difícil pensarse en una situación así. Pensar en todo lo que tengo que pagar, la escuela, la comida y los servicios. Miro a mi alrededor y las cosas han cambiado, se pusieron más difíciles que antes. No se consigue trabajo. Muchos hablan de los despidos en las esquinas, en los colectivos, en la puerta de la escuela, en las fábricas.

Los despidos en los municipios, en algunas fábricas del parque industrial, o los retiros voluntarios que en muchos casos no tienen nada de voluntarios, se hacen cada vez más numerosos. Todos sabemos y los que trabajamos en autopartes, que la venta de autos bajó y hay despidos en diferentes fábricas que están en el cordón industrial del Gran Buenos Aires. Muchos le dicen «despidos hormiga por ser de obreros».

Me siento joven y hay días que me siento inservible. Casi cinco años de mi vida le dejé a esa fábrica, a Kromberg & Schubert. La cual me trató como si fuéramos números.

Por la acción repetitiva del trabajo que realizo, con altos ritmos de velocidad en la línea de producción, genera dos cosas: altas ganancias para la empresa, que desde ya no se expresa en los salarios y perdida de nuestra salud.

Por ejemplo, mis muñecas -como las de muchas trabajadoras- comenzaron a dañarse, a dañarse tanto, que me operaron de ambas manos. Hay días que el dolor es agobiante pero lo peor es alzar a mi hijo de 5 años y no tener las fuerzas en las manos para sostenerlo.

Tantas trabajadoras, seguro están pasando lo mismo, los maltratos físicos, los maltratos salariales o el acoso. También sufrimos los maltratos de algunos políticos, el presidente Mauricio Macri habla de las inversiones que van a llegar al país y nos van a traer trabajo a todos. Otros dicen que hay que votar la Ley antidespidos, pero el Gobierno nacional dice que no hay despidos.

Los sindicatos de la CGTs, hicieron un acto muy grande con mucho apoyo de trabajadores, donde pedían y piden para que la Ley de antidespidos se vote y se haga ley, sin despedir a nadie por 90 días. El sindicato del plástico que me representa en la fábrica apoya la Ley antidespidos, al cual le pido que me ayude para volver a trabajar.

Mientras tanto, sigo levantándome temprano, mi vida cambió. Sigo siendo una «sostén de hogar» pero ahora también le sumo a mi pelea cotidiana, volver a entrar a la fábrica, defendiendo mi puesto de trabajo, quiero ser reincorporada.

Mi vida es parte de la vida de muchas mujeres que demostramos que podemos salir adelante, y que sepamos que nuestros derechos se tienen que respetar y no ser negociados, por eso me decidí a continuar la lucha por mi reincorporación a Kromberg & Schubert.

Solange Ávila.

Cel:011/28238645.-

KROMBERG & SCHUBERT

La empresa alemana Kromberg & Schubert es fabricante de arneses alambrados para automóviles. Nació en 1902, en la ciudad alemana de Wuppertal. Tiene más de 38 mil empleados en 18 países. Entre sus clientes destacan Mercedes Benz, Audi, BW, Porsche, Skoda y VW.

Semás atrás anunció que invertirá 65 millones de dólares en una nueva planta ubicada en una sede de México.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba