Malvinas Argentinas

Carta de lectores: La marcha de los paragüas caros

Impresionante la cantidad de paraguas caros que cubrieron de la lluvia de ayer a los homenajeantes felices (sonrisas inevitables brotaban de sus bocas hasta de su ex esposa) de un fiscal que supo no descubrir nada de su objeto procesal pero si armó una causa a quien odian (aunque sea de su misma clase y les garantice aun pingues ganancias y presupuestos vastos exentos de impuestos) y, fiel como pocos a su causa, se pegó un tiro preciso para inculpar aun más a su enemiga, traidora de su clase (le dicen).

Patrick Haar
Patrick Haar

Sorprende la cantidad de gente que homenajea la impericia, la ineficiencia, la ineficacia, la perversión, la inconsistencia y el juego sucio, mafioso de un tipo sin escrupulos que usufructuó los dineros públicos en provecho propio y traiciono al país siendo lacayo del imperio.

Dirán de respeto a los muertos, a su memoria pero no hay en mí ni una pizca de hipocrecia ni de prejuicios ni de superchería. Nisman se mató y su muerte no lo convierte en otra cosa que lo que fue: un traidor a la patria.

La cantidad de paraguas caros que cubrieron de la lluvia de ayer a los homenajeantes felices (sonrisas inevitables brotaban de sus bocas hasta de su ex esposa) de un fiscal que supo no descubrir nada de su objeto procesal pero si armó una causa a quien odian (aunque sea de su misma clase y les garantice aun pingues ganancias y presupuestos vastos exentos de impuestos) y, fiel como pocos a su causa, se pegó un tiro preciso para inculpar aun más a su enemiga, traidora de su clase (le dicen). Sorprende la cantidad de gente que homenajea la impericia, la ineficiencia, la ineficacia, la perversión, la inconsistencia y el juego sucio, mafioso de un tipo sin escrupulos que usufructuó los dineros públicos en provecho propio y traiciono al país siendo lacayo del imperio. Dirán de respeto a los muertos, a su memoria pero no hay en mí ni una pizca de hipocrecia ni de prejuicios ni de superchería. Nisman se mató y su muerte no lo convierte en otra cosa que lo que fue: un traidor a la patria.

Juan Quintana, vecino de la localidad de Tortuguitas y miembro de la Comisión por la Recuperación de la Memoria de Campo de Mayo y de la Asamblea de Tortuguitas

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba