Nación

Carta abierta del concejal Néstor Marcote a sus colegas de banca

Hoy utilizaré este espacio para escribir una carta abierta a mis colegas concejales. En especial, a los concejales Eliana Balmaceda y Ariel Fernández de la agrupación Descamisados; a Lucas Cáceres del Movimiento Evita; Moyano, de La Cámpora y por último a Mirta Méndez. No sé si aun Méndez pertenece a un sector por mí repudiado ideológicamente, como es el cariglinismo, símbolo de una vieja política sospechosa y sospechada, símbolo de toda una épica época del conubarnismo obsoleto, mediocre, malevo y gris.

Hoy Méndez adhiere al oficialismo, además actúa de partenaire de un discurso organizado y tendencioso al que mi historia, la sangre derramada de militantes amigos y queridos no puede permitir pasar por alto.

Méndez no tiene idea de qué habla, ni a quién se dirige, y esperando su disculpa paso a explicarle, más abajo, cuál es mi historia.

La sesión de hoy (se refiere a la sesión del jueves 2 de junio) fue diferente, organizada evidentemente por 22 concejales para provocar a uno. Obviamente habrá un relato oficial que dirá otra cosa.

El día se inicia con la invitación que me hizo el presidente del cuerpo, Carlos Herrera, a izar la bandera, en ese momento, no podía yo prever el protagonismo que iría a tener en breves minutos.

Hacía algunos pocos días había escrito una editorial en Diario Plus sobre la grieta dejada y fogoneada hoy por el kirchnerismo. En esa editorial también hablé de las carísimas irregularidades de Jesús Cariglino, como ser los más de seis millones de pesos de multa que le sancionó el Tribunal de Cuentas.

Arrancó la sesión en sí, con una declaración sobre el Día del Bombero. Me emocioné recordando cuando hace cuatro años los bomberos de Malvinas salvaron la vida de mi hijo en mi casa en llamas. Pedí un reconocimiento y aplaudió toda la sala en homenaje a estos héroes cotidianos de nuestro distrito.

Luego, empezó la parte de la sesión prevista por los bloques del Frente para la Victoria (FpV) y el cariglinismo (no reconozco propia identidad al tercer bloque que lidera Méndez por su rol de adherente consuetudinario al del FpV, solo Palavechino esporádicamente se subleva al rol de adherente).

La concejal María Suárez leyó una declaración con respecto al Ni Una Menos. Por supuesto, es pública mi opinión de repudio a la violencia y en especial a la violencia de género.

Pero justo ahí se comenzó a provocar a Cambiemos: A propósito de Ni Una Menos… hablan el cariglinismo y varios más, hasta que llegó el turno de Balmaceda con una provocadora declaración apoyada por Moyano extendiendo el homenaje a Milagritos Sala según sus palabras, por coya, mujer y no sé que más… por considerarla primera presa política y reclamando que se la asocie al homenaje a las víctimas de la violencia de genero… Ahí empezó la actitud provocadora del día.

Una declaración de la magnitud del Ni una Menos compararlo con la procesada por delitos económicos Milagritos Sala solo tenía una intencionalidad provocadora… !!!

Siguió a eso, el tratamiento de una ordenanza impulsada por mí, proponiendo facilidades para periodistas y acá la parte del ataque feroz de mis colegas concejales.

Pedí la palabra.

Manifesté que me alegraba compartir e impulsar de declaración de interés municipal al Día del Periodista hecha por el Frente para la Victoria, pero yo quería ampliar esa declaración, e impulsar una ordenanza que habilitara una oficina para uso de periodistas, y la creación de un sector exclusivo para periodistas dentro del recinto. Para llevar a cabo este uso exclusivo, pedí la creación de un registro de acreditación de periodistas. (Recogí para esta ordenanza, históricos reclamos de periodistas).

En mi exposición, recordé la generosidad de todos los medios locales que siempre me dieron espacio a pesar ser opositor (de Cariglino y Nardini).

Terminé mi discurso satisfecho por haber podido expresar mi pensamiento.

Entonces, tomó la palabra Cáceres y para mi sorpresa, empezó con argumentos banales, menores, a cuestionar un supuesto autoritarismo en las formalidades de mi escrito, olvidando que pedía yo, e insinuando una posición fachista, autoritaria y manipuladora de mi proyecto. Así, pidió el pase a archivo, al mismo tiempo la tribuna lo viva y felicita, como si el delgado barbado hubiera hecho un gol en el último minuto del alargue.

A continuación, Moyano pidió la palabra para apoyar y declarar mi ordenanza y mi conducta, como arbitraria deleznable e hipócrita… ¿qué le pasó al inmenso concejal?

Fue entonces que Mario Gualmes habló y por fin… alguien lúcido… Con timidez, Gualmes apoyó mi ordenanza, declarándose asombrado por el giro que el Frente para la Victoria dio a mi intención y recomendó tibiamente mandar a comisión mi proyecto.

Por supuesto, se pasó a archivo mi proyecto de una oficina para los periodistas.

A continuación, tratamos un proyecto de resolución repudiando el aumento de tarifas de gas y de electricidad. Tomó la palabra Gualmes y leyó los argumentos del proyecto, (todos atendibles de acuerdo a la realidad que vivimos todos los argentinos). Continuó con la palabra el concejal cariglinista Gómez y solicitó que se someta a votación nominal. Lo pidió para que en caso de no aprobar la iniciativa se fundamente la causa y expresamente entre gritos de la tribuna, su propia voz al cuello y ruidos extraños, me reclamaron directamente a mí, en mi calidad de representante de Cambiemos me expida a ver cómo podía justificar la que él llamaba injustificado accionar del gobierno de Macri.

Después de los cruces previos, todo sucedía en medio de un griterío de gente exaltada… No me otorgaron la palabra que pedí, pero si a Palavecino, a Méndez y a alguno más del Frente para la Victoria. Nadie dijo nada original, todos con discurso fácil y populachero de ocasión.

Llegó la votación y cada concejal nominalmente apoyó la declaración. Cuando llegó mi turno se produjo un silencio expectante… Di inicio a mi fundamentación manifestando que:

«Entiendo los argumentos que se exteriorizaron en el proyecto, ya que también soy víctima del aumento de facturas de servicios. Entiendo y me solidarizo con el vecino que sufre estos aumentos pero que no puedo apoyar la declaración porque no considera que estos aumentos son la consecuencia de las 500 mil hectáreas de Lázaro Báez (socio de Néstor y Kristina Kirchner) de sus 800 millones de hasta hoy probado vaciamiento y estafa, de los 8 mil millones evadidos de Cristóbal López, de los 40 millones de retorno de Milagritos Salas, de los 10 mil euros que por cada noche de hotel en París y como ejemplo, cobró Amado Boudou por el dinero de compra de trenes y vagones inservibles, por la sistemática maniobra corrupta que vació al Estado durante los últimos doce años… «.

Por supuesto, cuando empecé con la enumeración de ilícitos del gobierno K se incrementaron el abucheo generalizado masivo de concejales y acompañantes, impidiéndome culminar con mis argumentos, mientras de fondo el veterano exconcejal Reinaldo Ferrau, no sé porque, exigía mi renuncia… ¡Mi renuncia!

Toda vez que me siento tremendamente orgulloso de representar al sector honesto y patriota que dedica como yo su tiempo para tratar, desde cada uno su lugar, de mejorar sin ambiciones económicas personales, el bienestar de nuestro pedacito de patria y la de la patria en su conjunto vecinos todos de una misma Argentina…

Como sea, la declaración mía finalizaba con el insistente clamor de concejales y público reclamando que exprese mi voto, voto que yo repetía hasta el cansancio a viva voz diciendo que:

«…Comparto y adhiero a la situación de los vecinos víctimas de los aumentos, pero no apoyo ni adhiero a la declaración porque no considera a los autores de los robos sistemáticos de las arcas de la nación que fue el gobierno nacional que nos precedió…!!!»

Consideraron negativo mi voto y en medio de un griterío generalizado se dio por aprobada la declaración.

Luego, otro proyecto de declaración repudiando dichos de funcionarios de Cambiemos: el intendente de Bahía Blanca, Héctor Gay y la ministro Patricia Bullrich por desafortunadas declaraciones por ellos hechas.

En este caso, llevo la palabra el concejal Ariel Fernández, con su bonhomía oral natural, a la que estoy acostumbrado, lanzando barbaridades sobre el tema: Lo más peligroso a mi entender es su recurrente asociación de las cosas que no le gusta, poniendo en paralelo al democrático gobierno electo por el pueblo argentino de Mauricio Macri con la dictadura militar. Una peligrosa asociación que debemos desterrar del lenguaje cotidiano. Con liviandad y facilismo sus palabras fueron apoyadas por diversos legisladores.

Solicité nuevamente la palabra, ya agitando ampulosamente mis brazos y manos, para que Herrera no me ignorara y entonces sí, me fue concedida.

Dije y muy convencido de lo que decía, que estoy seguro que el Concejo no es el ámbito para declaraciones de esta naturaleza de orden político. Por supuesto, dije que lo dicho por Gay no fue apropiado y que el error de preconcepto de Bullrich también era equivocado.

Pero resalté esta recurrente asociación del FpV del gobierno de Macri con la dictadura militar, como una acción tendenciosa peligrosa y sobre todo equivocada.

Entonces, pidió la palabra Moyano y Méndez y me atacaron asociándome con el gobierno de Macri de dictadores. Méndez fue mucho más allá y me tildó de exhalar textualmente ¨olor a botas¨, un agravio gratuito e innecesario.

Para que se ilustre, debo aclarar a la concejal quién soy y quién fuí, para que piensen esto antes de hacer referencias a mi persona la próxima vez.

Nací en Avellaneda en una casa que era habitada, en un momento, hasta por ocho familias, lo que algunos llamaban conventillo. Mi padre trabajaba en el frigorífico La Blanca y llegó a ser comerciante, su extracción política, creo, era radical.

Mi madre era enfermera, mi abuelo taxista y dueño del conventillo. Me eduqué en la escuela N°13 de Avellaneda, pública y laica, con compañeros, casi todos de la Villa Tranquila (tómense el trabajo de buscar en Google porque se llamaba Tranquila obvio eufemismo. Como sea mi niñez paso ahí y en el colegio secundario comercial del barrio me hice Perito Mercantil.

A los doce años, a causa de un despido de mi padre, empecé mi primer trabajo, en una verdulería del barrio. Terminé la secundaria trabajando en el mismo colegio y en el hospital Fiorito. Fui a la Universidad de Lomas de Zamora y a la UBA; en la primera estudié Licenciatura en Administración y en la segunda Contador y Abogacía.

Entré a la UBA de la mano del ingreso irrestricto del Tío (Cámpora ) y rápidamente me vinculé con la JUP (Juventud Universitaria Peronista). Fui integrante pleno, pacifico y desarmado de Montoneros. Compuse las brigadas que cada fin de semana ayudábamos en las villas a cavar zanjas y construir casas para compañeros pobres, con orgullo fui convencido militante, recurrente lector de la inicialmente clandestina revista EL DESCAMISADO del compañero Dardo Cabo ejemplares que quemé apurado, junto con una impresión de Las venas abiertas de América Latina y el mismísimo Manifiesto Comunista, en la parrilla de la casa de entonces en Ramos Mejía, mientras mi padre distraía a una patrulla militar que entraba a requisar mi pieza.

Y también fui de los jóvenes a los que Juan Perón llamó Juventud Maravillosa y también me fui autoproscripto de la Plaza de Mayo el 1 de mayo de 1974, el día que mi amado General echó a los estúpidos imberbes que gritaban reclamando el reconocimiento de la lucha de Montoneros ( … yo ese día gritaba!!! ).

Repudié, con demás compañeros, al gorilaje sindical y al Brujo López Rega, que estaba al lado del General. Yo mismo fui ese día uno de los que cambió la leyenda del inmenso cartel, que llegó a Plaza de Mayo con la consigna universitaria y que bajamos descocimos letras y pegamos las grandes diez letras que decían MONTONEROS casi en primera fila.

…Cabe acá contar una anécdota: Un enero, había ido de vacaciones al sur, con mis padres en el orgulloso Citroën 2 CV de mi viejo y vino a mi casa (al conventillo) un camión del Ejército. Se instalaron unos veinte hombres y un nido de ametralladora en el pasillo de entrada. Tenían mi foto y me buscaban, a los pocos días un oficial le dijo a mi abuelo que me llamaba Carlos Marcote (nombre de mi hermano menor). Mi abuelo le mencionó el error y se inició una discusión… Buscaban a un Carlos Marcote con mi rostro… había un error, se marcharon… Poco tiempo después, el 18 de febrero, asesinaron a Carlos Marcote, (nunca denunciado en la CONADEP), reconocido militante activo y armado, mi primo… esperaban un rostro como el mío para fusilar… Una anécdota solamente…

Pero concejal Mendez: al que mató la dictadura fue a mi primo y no al suyo. Y al que mataron a compañeros de Facultad fue a mí y no a usted…

Yo, concejal Méndez tengo sangre amiga y familiar muerta por la dictadura, si usted la tiene, le pido por favor, guarde el respeto de quienes respetamos a nuestros muertos.

Mi lucha peronista fue incesante en esa época que se necesitaba del peronismo clandestino activo y militante, algo que probablemente los concejales, Fernández, Cáceres, Balmaceda, Pavón, o Moyano hayan escuchado de labios de sus padres o abuelos, con diferente lectura, sean del partido que fueran en esa época.

Época de lucha reivindicatoria sin internet, sin celular y con la comunicación que la militancia activa tenía, la de la confianza de la amistad y el convencimiento político. Yo sabía muy bien de las conquistas sociales logradas por el amado y viejo General y la Compañera Evita.

Eva a la que mi mama recordaba siempre con emoción, cuando relataba las veces que con su mejor uniforme de enfermera, la acompañaba a asistir a sus ¨cabecitas negras¨. Mi madre me contó la vez que a Evita le dio en mano una carta pidiendo una máquina de coser y al poco tiempo recibió… Algo que prendió el amor de mi mamá eternamente con su Eva y obviamente un amor, que me transmitió seguramente cuando mi madre me daba la teta.

El tiempo pasó y el mérito de la Universidad Nacional y Popular (que fuere nido de la resistencia clandestina peronista y reivindicadora), me convirtieron en Doctor, Contador Público Nacional y empecé mi tarea profesional, destacándome en varios trabajos, hasta que en plena dictadura en el 1983 fui contador de un grupo denominado Corriente Renovadora Peronista, que por esa entonces integraban desconocidos Carlos Grosso, maestro político y referente sempiterno de un peronismo moderno y pragmático, un joven Miguel Ángel Toma de cultura religiosa y claridad intelectual meridiana, un lúcido iluminado, como Pilo Bordón, un bravo como Abel Cuchetti quien valiente, fue el primero en enfrentar a Yabrán, un cordobés como José Manuel De la Sota con eterna lucha por su querida Córdoba.

Todos ellos pretendían una patria mejor y yo estaba y aprendía de ellos, todos los días, todos peronistas y patriotas. Volví así a mi época de militante y recuerdo ese día que organizamos el acto en el Luna Park y hablaba un señor bastante curioso de patillas grandes y botas de cuero rotas y que hacia estallar a la multitud, ese día corrí del Luna a 25 de mayo y Lavalle al último piso, al mismísimo escritorio de Lorenzo Miguel a buscar en mi mano de su propia mano, la letra escrita que apoyaba y reconocía la existencia de la Corriente Renovadora Peronista.

Yo estaba en el balcón del segundo piso frente al obelisco el día que el tarado de Herminio Iglesias prendió fuego el ataúd e inmediatamente me marche abstraído, sin ver a nadie de la multitud que me rodeaba y sin escucharlos sabiendo que Ítalo Luder perdería las elecciones.

Yo soy el que, la noche del día que ganó Raúl Alfonsín, he tenido la emoción que me hizo estallar el pulmón derecho por un enfisema y que me alejo de la ultima militancia activa peronista…

Probablemente Mendez en la incomprensible confusión de saltar del ultra derechismo peronista de la vieja política del cariglinismo al exótico kirchnerismo, no repara en la cortesía, ni la elegancia, ni la gentileza y dice la zoncera de que tengo «Olor a bota…».

Señora Méndez, soy orgulloso representante de Cambiemos y opositor consumado de la vieja política y de la corrupción Kirchnerista, confusos representantes de un montonerismo de escritorio anacrónico y turbio… A MI NO ME VENGA CON OLOR A BOTAS, USTED NO SABE DE ESO… YO SÍ!!!

Como le dije, hemos calentado mi sangre, la de familiares y amigos en la verdadera resistencia peronista de mi juventud con y para Montoneros reales y no modernos y retóricos. Ellos sí fueron hombres y hembras con cojones que no decían discursos, sino que con su propia sangre combatían mucho más que al capital… y combatíamos directamente a la dictadura a la que usted livianamente alude.

Probablemente usted Mendez, me vea de traje, viajado, con un buen auto, sabiendo varios idiomas, conversando hoy acá y ayer en Beijín, New York, Miami o París y eso la confunda, todo eso sale de mis sesenta años de trabajo honesto e incansable y de mi vocación por la cultura… YO OFRECI concejal Méndez, mi tiempo (y no me consta usted lo haya hecho porque no la conozco yo tampoco), yo ofrecí mi joven tiempo a una causa peronista noble que no me impidió, dar orgullosamente trabajo, más adelante en mi vida, en mis propias fabricas a 1.700 trabajadores, (Frigorífico San Telmo, Frigorífico Proalcar y Compañía Exportadora de Alimentos).

No se confunda señora, el olor que llevo es históricamente el olor a barro y basura de las muchísimas villas que tempranamente pisé trabajando como soldado de Perón, para su regreso y luego defendiendo mi pensamiento. Usted en su corta imaginación solo se deja llevar por el prejuicio y una imagen… no todo es lo que aparenta ser. Hoy vengo a ofrecer a mi comunidad mis años de experiencia, de aciertos y errores, ofrezco mi cultura, mi profesión y mi punto de vista para lograr una mejora en la vida de mis amigos y no amigos vecinos, convencido como muchísimos verdaderos peronistas que Cambiemos representa genuinamente a la mayoría argentina que no quiere más gobiernos que roben, que se escuden como algún reciente jefe político suyo en el Roban pero hacen… Nada se hace robando … es de delincuente robar y escudarse como dijo Brienza en que «La corrupción democratiza.. » o Mengolini que «la corrupción es tolerable…»

Señora Méndez: espero sus disculpas y le concedo la prebenda del error y del reconocimiento. Concejales: después de vivir lo vivido en el año 2005 con un peronismo que no me gustaba en el poder nacional y en el municipal, encontré en el PRO el lugar donde desde la honestidad y la voluntad de gestión mostraban las herramientas para un país mejor, y desde ese lugar, muchos que sentíamos distintos, hasta peronistas y radicales nos propusimos mostrar una alternativa a nuestra sociedad. Ya en esos primeros comicios he enfrentado con Martín de la Arena y Macri, a Cariglino en Malvinas y a los Kirchner en la Provincia.

Luego se le dio lucha en la Nación y hoy más que nunca el Pro y su alianza Cambiemos sigue la lucha de la gestión sana, no corrupta, para vencer a los prejuicios que los que suponen que el agravio, el desprecio y el desprestigio son herramientas validas. Todas voces impotentes de reconocer que los habitantes de nuestra argentina hoy quieren un gobierno honesto y pacifico. Hoy soy legítimo representante de un voto que usted no conoce, con el joven Albi Czerni el año pasado, llevamos el mensaje de Mauricio a quienes nos quisieran oír y hoy represento, y son tan pueblo como los que usted debería representar.

Es una verdadera locura seguir hablando de Dictadura Militar en tiempos de democracia, habla de la intolerancia a haber perdido las elecciones (no sé si usted Mendez, (súper- perdedora) lamenta que perdió Cariglino o que perdió Scioli (no sé si su confusión, le permite saber a usted misma la verdad).

Sé que para quienes no vivieron la lucha por la democracia en carne y sangre propia, todo luce como una cálida novela de la colección Robin Hood.

No puedo olvidar aun el miedo que encendió mi valor, como el de muchos, en esos años y aún conservo la sangre propia caliente de militante genuino peronista, y el recuerdo de de mis amigos y familiares que murieron por la causa Olor a botas… por favor! Yo no tengo ni tendré jamás olor a botas!

Debo decir: la sesión siguió con un merecido tributo al » Tati» Berardi. Pero sinceramente, en esos instantes, mientras confundido arriaba la bandera; mi corazón peleaba a mi razón, haciendo ruido (frase que no me pertenece) y yo, viajaba volando fuera del recinto a mis precoces veintitantos. Al mismo tiempo escuchaba de fondo a muchachos que sin tener exacta idea que significa exactamente, cantaban algo que yo a mis veinte cantaba emocionado y conmovido y era sobre «… MI gloriosa JP!!!»

PD. Concejal Méndez, esto es mi verdad respecto a frases que no puedo pasar por alto. Y mi respuesta es a sus palabras y también a quienes son pre conceptuosos, como usted. Por favor señora Concejal Méndez, la próxima vez, sea elegante, cortes, gentil y no prejuzgue ni a mí, ni a nadie, y menos por favor cuando de dictadura militar se trata.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba