José C. Paz

Acusaron a la Policía por la muerte de un joven en José C. Paz

Rubén Sánchez tenía 20 años, vivía y trabajaba como remisero en el distrito. Un amigo le prestó una moto y salió a probarla cerca de su casa hasta que la Policía comenzó a seguirlo. Según los vecinos del lugar, fue perseguido y atropellado por un patrullero luego de evitar un control policial. «La mamá reconoció a Rubén en el Hospital Mercante cuando ya estaba muerto. Después lo llevaron a la morgue de Ituzaingo y luego a la de Ciudadela», le explicó a Malviticias Oscar Ramos, el papá del joven. El cuerpo apareció cuatro días después. Los familiares denunciaron que hubo irregularidades con el certificado de la autopsia.

Patrullero.
Móvil policial.

El hecho ocurrió cerca del paso a nivel de Piñeyro, atrás del supermercado Coto. Según informaron los vecinos de la zona, los policías siguieron al joven que iba en moto el jueves a la noche hasta que lo atropellaron, cuando el remisero cayó comenzaron a patearle la cabeza en el piso y luego se encargaron de llevarlo al Hospital Mercante. «Allí le dijeron a la mamá que lo llevaban a la morgue de Ituzaingó porque en la de José C. Paz no había lugar», le explicó Oscar a este portal.

Su papá también aseguró que, en la fiscalía de José C. Paz, el certificado de la autopsia que escribieron los forenses tenía mal escrito el nombre de su hijo.

El sábado a la noche unas 150 personas se manifestaron en la Comisaría Primera de José C. Paz para reclamar por el cuerpo de Rubén, que tenía que ser entregado esa mañana a la familia. Sin embargo, recién lo llevaron en una ambulancia a la casa de la mamá el lunes a las 5 de la tarde, según informaron los familiares que tuvieron que volver a ver el cuerpo en la morgue de Ciudadela. «Ninguno de nosotros lo reconoció a Rubén. Encima después nos dieron el cajón cerrado y, cuando lo intentamos abrir, el cuerpo estaba envuelto en una bolsa así que tampoco pudimos ver qué enterramos», recordó Oscar.

En diálogo con Malviticias, la paceña Paula Jove, militante del Partido Obrero, contó que participó del reclamo del sábado y está empujando a la familia para realizar la denuncia con el apoyo de la Coordinadora Contra la Represión Policial e Institucional. «El velorio fue en la casa de la mamá porque la familia es muy humilde y un patrullero estuvo dando vueltas a metros del lugar. Mucha gente del barrio estuvo en lo de Rubén y les dijeron a los policías que se fueran. De alguna manera querían intimidar», explicó Paula.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba