José C. PazMalvinas ArgentinasSan Miguel

Radiografía de la Cultura en la región

La realidad de algunos de los espacios que luchan por no cerrar definitivamente y proponen, quienes pueden acceder a los medios, alternativas e ideas para sortear el difícil momento. 

Tras sufrir una parálisis repentina, una vez declarada la emergencia sanitaria, los ámbitos de expresión de la cultura en la región continúan hoy, como pueden, con espacios cerrados, escasez de alternativas y la dificultad inmensa que representa sostenerse en medio de un contexto de necesidades básicas sin cubrir y un futuro a la intemperie. En esta nota, te contamos la realidad de algunos de los espacios que luchan por no cerrar definitivamente y proponen, quienes pueden acceder a los medios, alternativas e ideas para sortear el difícil momento. 

«Ninguna. Absolutamente ninguna actividad en Raíces. Es la muerte total», responde Lalo Lugo, el impulsor del Centro Cultural Raíces de San Miguel, al otro lado del teléfono, en respuesta a una pregunta de Diario PH. La realidad es cruda. «Estamos con Radio Raíces que es un salvavidas y nos sirve para proyectar», aclara, después. Pero, para entender el estado de terapia intensiva que atraviesa la Cultura, vayamos al contexto.

El 20 de marzo, el Gobierno Nacional anunció la implementación de la cuarentena obligatoria para todo el país. Con la medida, se bajaron las persianas de todo tipo de industria, incluido la cultural, aunque sea en su término más sanitario y no tanto en el de producción. Desde ese entonces, toda actividad cultural, sobre todo aquellas impulsadas por los trabajados motores de la autogestión, debieron cerrar hasta nuevo aviso. 

A diferencia de los bares o espacios de comercio, que también debieron cerrar producto de la pandemia, ños espacios culturales que se reparten entre los distritos de Malvinas Argentinas, San Miguel y José C. Paz, sin el apoyo municipal, dependen de los recursos que puedan obtenerse en las actividades que realizan. Cómo es el caso de muchos centros culturales, escuelas de danza, de arte, etc. 

«Nuestra actividad tiene que ver directamente con la actividad social. Al pararse eso, todo quedó nulo», expresa el director de la Ronda Legüera, Juani Rojas, a Diario PH. Meses atrás, el grupo cada días más grande de personas que integran el movimiento cultural que avanza al son del bombo legüero, había inaugurado un nuevo lugar de encuentro para la cultura local, «Centro Cultural La Ronda«, pero tuvo que cerrar, momentáneamente, con la llegada de la cuarentena obligatoria. 

 

Emergencia cultural

Al igual que en la Ciudad de Buenos Aires, diferentes representantes de la cultura de San Miguel apuntaron al municipio, a mediados de mayo, para obtener respuestas y poder hacer frente al parate. La demanda fue la declaración de una emergencia Cultural. Fue así que, mediante una carta dirigida al intendente Jaime Méndez y al director de Cultura de San Miguel, Pablo Lazbal, la Red de Espacios Culturales de San Miguel extendió un pedido. 

En ella se destacaron distintas medidas para sanear el presente de una las actividades más golpeadas y el pedido de acompañamiento a las trabajadoras y trabajadores que la integran. 

«Subsidios a los/as artistas y talleristas independientes en calidad de urgencia debido a la precarización de su trabajo, con la posibilidad de pagos adelantados de funciones a convenir u otros indicadores a evaluar. Dichos artistas residentes en nuestro distrito o trabajadores de nuestros espacios podrán presentar sus solicitudes de subsidios por nuestro intermedio o como las autoridades lo dispongan de manera justa e inclusiva», expresa el punto cuatro de la solicitada. 

«Nos juntamos con Lazbal, nos prometió, pero no logramos nada. No nos sorprende, pero no vamos a dejar de pelear», expresó el director del Centro Cultural Raíces a Diario PH

 

La supervivencia

Sin contar al Centro Cultural de la Universidad de General Sarmiento (UNGS), que tiene una programación de actividades preparadas para el receso de invierno, de manera online, la mayoría de los espacios culturales han tenido que reinventarse para subsistir a la crisis de sustento que representa el cese total de actividades. 

Uno de estos virajes, o no tanto, es el que comenzó a hacer La Ronda en Tortuguitas. Tras la imposibilidad de realizar eventos, comenzaron a hacer un énfasis fuerte en la entrega de bolsones de verduras agroecológicas que, como nodos, involucra a diferentes espacios territoriales con la Unión de Trabajadores de la Tierra (UTT), con vistas a la soberanía alimentaria. 

«Nos conocimos en Santiago del Estero con la UTT. Armamos un nodo de distribución. Hacemos los pedidos de lunes a miércoles y el sábado se entrega», cuenta Juani Rojas y agrega: «La alimentación y la conciencia de la alimentación natural es parte de una concepción cultural que hace sentirse en comunión con la tierra». 

A cinco estaciones de tren, también dentro de Malvinas Argentinas, en Adolfo Sourdeaux, el Ecuentro Cultural Cumelén también busca reinventarse. «En estos meses, empezamos a trabajar la tierra, comenzamos con una huerta, plantines que hicimos acá, cuidado del ambiente, reciclado, relaciones con organizaciones que reciclan, etc. Esto de trabajar la cultura solamente para entretener con un espectáculo, realmente, en este contexto de pandemia, nos dejó al descubierto llevándonos a preguntarnos de qué manera queremos colaborar y cómo interpretarnos. Que tenga un sentido», expresa Adela, una de las impulsoras del espacio. 

A pocas cuadras de allí, también en Sourdeaux, el Espacio Cultural Luciano Arruga, que tiene ya tres años de actividad autogestiva e independiente no puede hacer frente al alquiler del espacio pero obtuvieron una ayuda de quienes entendieron todo: los dueños del lugar, mediante la inmobiliaria que alquila el espacio, decidieron condonar los meses de alquiler al grupo que lleva adelante el espacio cultural Luciano Arruga. 

«Teníamos talleres super accesibles y lo que más ingresos nos dejaba eran los eventos que hacíamos. Ahora, los que quedamos en el espacio cultural, comenzamos a vender bolsones de verdura de productores de Mercedes y lo repartimos a domicilio», explica Laura, una de las referentes del espacio. 

Situación parecida atraviesa el Centro Cultural Astor de Grand Bourg, que hoy, sábado, ofrecerá a la venta empanadas caseras para solventar los gastos de alquiler del lugar. «Estamos tratando de mantener el lugar para no perderlo. Queremos prevalecer. Decidimos hacer esto para poder continuar. El espacio tiene buena aceptación y está en un barrio, lo que nos permite acercar la cultura a los vecinos que viven allí», cuenta Adrián a Diario PH, uno de los referentes del espacio que trabaja en sintonía con la Secretaría de Juventud del Municipio de Malvinas Argentinas.

En Pentagrama Estudio, una de las escuelas de danza de San Miguel que, además, cuenta con un multiespacio cultural donde funciona -o funcionaba hasta antes de la cuarentena- una sala de teatro con una capacidad de 80 personas sentadas y un estudio fotográfico, la situación es similar al de otros espacios: el recurso para atravesar cuatro meses de cierre total fueron las clases virtuales vía plataforma Zoom.

«Cobramos una cuota muy baja también, porque las alumnas y los alumnos no pueden pagar una cuota completa y los cupos bajaron. Mientras tanto, de servicios e impuestos, seguimos pagando lo mismo», expresa Fernando de Pentagrama. .

La comunidad del Centro Cultural La Ronda de Tortuguitas se posiciona en la escena local como uno de los nodos de distribución, vinculados a la UTT, para acceder a productos libres de agrotóxicos bajo la perspectiva de la soberanía alimentaria.

 

Antes de la pandemia, el Centro Cultural Astor tenía una agenda nutrida de talleres y cursos que intentarán retomar cuando se permita volver a la actividad.

 

Las propuestas

En estas semanas que vienen de receso escolar, la variedad de propuestas culturales no es la misma que la de otros años. Para llevarlas a cabo, hay que contar con un desarrollo de la tecnología que muchas veces no se obtiene en los espacios que promueven la cultura por un tema de recursos. 

Sin embargo, el Centro Cultural de la UNGS pica en punta con la propuesta para las más niñas y más niños, con Fiesta de las Vacas en Casa, del 20 al 31 de julio, mediante la transmisión en vivo desde sus redes sociales. 

Por su parte, el Centro Cultural José C. Paz, avanza con la propuesta Varieté de Circo a la gorra virtual para el próximo domingo 26 de julio, la cual se transmitirá en vivo desde la cuenta oficial de Facebook del espacio cultural paceño, dedicada a niñas y niños.

En Pentagrama, de San Miguel, cuentan: «Pudimos conformar un grupo muy grande escuelas de danzas de todo el país y desde allí logramos consensuar un protocolo que se presentó a Nación, en donde hay varias fases de re-apertura de los espacios». La primera fase comenzará este sábado 25 y consistirá en una clase desde el estudio, realizada por un profesor, vía streaming.

Otra de las resistencias a este período de sombra para la cultura, producto de las dificultades e impedimentos para tomar la iniciativa sobre sus propios destinos, es el ciclo de propuestas de La Ronda Legüera en el marco de la Marcha de Los Bombos 2020: la exploración de una secuencia rítmica que es el legado de años y lugares donde resonó la marcha del instrumento de origen santiagueño, o de la madre tierra, dirán, mucho mejor, las y los integrantes del movimiento. 

«La virtualidad nos dió la posibilidad de tocar en simultáneo el 18 de julio a las 12 del mediodía. saliendo en vivo por cada red social. Participaron de este llamado personas, como células, que están en Italia, Chile, Brasil, Uruguay, Argentina, etc», explica Juani Rojas

La reproducción de la secuencia rítmica será interpretada con bombo legüero, originalmente, pero no es excluyente: podrá ser con zapateo, zarandeo, baile o la expresión que elijan quienes se sientan parte del movimiento. A pesar de las dificultades, La Ronda Legüera supo canalizar las mínimas oportunidades que brinda la digitalidad cuando los recursos son escasos, y usarlo para expandir lo que hoy está sombrío: la cultura.

Para las más niñas y los más niños, el Centro Cultural de José C. Paz invita a la comunidad a una varieté vía Facebok, que se transmitirá en vivo el domingo 26.
Para las más niñas y los más niños, el Centro Cultural de José C. Paz invita a la comunidad a una varieté vía Facebok, que se transmitirá en vivo el domingo 26.

 

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba