Tigre

Denuncian abandono de trabajadoras y trabajadores infectados de Covid-19 en Centro Médico Talar

Junto a sus familiares, un grupo de trabajadoras y trabajadores de Centro Médico Talar realizaron hoy un abrazo solidario al edificio para denunciar las pobres condiciones que tienen que trabajar, en el actual contexto de pandemia. "Vienen reclamando la ropa, que les den todo el material para poder trabajar como corresponde y no se lo daban. Dejaron tirados a los trabajadores y sin cobertura médica cuando más lo necesitaban", expresó un familiar. 

Trabajadoras y trabajadores de la clínica Centro Médico Talar de Pacheco, se manifestaron esta mañana en las puertas de la clínica ubicada en Panamericana y Ruta 197 para denunciar el abandono, por parte de la clínica y ART, de 20 de sus compañeras y compañeros, infectados de Covid-19. En total, hay 20 casos confirmados, siete internados y una enfermera enfermera en terapia intensiva. 

Junto a sus familiares, un grupo de trabajadoras y trabajadores de Centro Médico Talar realizaron hoy un abrazo solidario al edificio para denunciar las pobres condiciones que tienen que trabajar, en el actual contexto de pandemia. «Vienen reclamando la ropa, que les den todo el material para poder trabajar como corresponde y no se lo daban. Dejaron tirados a los trabajadores y sin cobertura médica cuando más lo necesitaban», expresó un familiar. 

El pasado 30 de mayo, se confirmaron 16 casos de Covid-19 entre el plantel de trabajadoras y trabajadores de la clínica ubicada en Tigre, cifra que hoy supera los 20, según indicaron a Diario PH. La denuncia de los familiares, compañeras y compañeros de trabajo es que no tuvieron condiciones dignas de trabajo, no les dieron cobertura médica a las infectadas e infectados y no hicieron las denuncias ante la ART. «No tienen humanidad, es terrible lo que están haciendo», señalaron. 

«Veníamos trabajando con pacientes de la clínica y se separó un sector en el segundo piso, para pacientes con covid-19 positivo y sospechados. Los elementos que proveían eran de baja calidad. A raíz de eso fueron infectándose los pacientes. A los siete días tenían síntomas, los hisopaban y ya habíamos tenido contacto estrecho con esa gente, entonces nos contagiábamos todos», detallo Ruth, una de las enfermeras que representa a sus compañeras y compañeros en esta problemática. 

El caso más grave de las trabajadoras internadas es el de Flavia. Ella permanece internada en una clínica de Flores con asistencia respiratoria. «Empezó con dificultades respiratorias. Cuando llamó a su obra social le dijeron que no podía ser atendida porque el empleador no había hecho los aportes», expresó Ruth. 

Flavia fue hisopada el 30 de mayo y el primero de junio ya tenía la confirmación de positivo, pero la clínica no hizo la denuncia en su ART hasta, recién, este sábado, según explicaron. «Ella reclamó hasta último momento, cuando empezó con las dificultades respiratorias. Fue a atenderse en el sector público y no lo hicieron porque figuraba que tenía obra social. Finalmente, su abogada se hizo pasar por la ART y consiguieron así que la atiendan este sábado», detalló Ruth. 

La denuncia de Ruth, dirigida a los directivos de la clínica, tiene que ver, también, con los escasos insumos que brindan a las trabajadoras y los trabajadores: «Es una vergüenza lo que les están dando. No tiene nada que ver con el protocolo del covid positivo. Ahora cerraron la terapia intensiva, el cuarto piso, para evitar el contagio y allí es terrible la atención que están dando». 

El caso fue llevado al Ministerio de Salud y, antes, las trabajadoras y trabajadores hablaron con los directivos de la clínica para informarles que los elementos de protección no eran adecuados y que sus compañeras y compañeros estaban infectados por eso: «Nos dijeron que la Superintendencia de Salud de Tigre, se hizo presente en la clínica, hicieron una inspección y le otorgaron la habilitación».  

«A los compañeros que estaban trabajando ahora les hicieron firmar un acuerdo de confidencialidad, sobre que los elementos  que usan son los que corresponden y que no están a favor de las representantes que están defendiendo a los trabajadores. Están todos amenazados para que no hablen», señaló Ruth y agregó: «Los empresarios hacen lo que quieren, no les interesa la vida de nadie». 

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba