José C. PazMalvinas ArgentinasSan MiguelTecnologíaZona Noroeste

Quincho Games: videojuegos made in Los Polvorines

Está en Los Polvorines pero nació en UNPAZ y ya cuenta con productos publicados, otros en desarrollo y brinda capacitaciones sobre programación, desarrollo virtual y todo lo referido al mundo de los video games. Quincho Games: el primer estudio de desarrollo de videojuegos de la región.

Se conocieron en la Universidad Nacional de José C. Paz (UNPAZ) en 2015 con el inicio de la carrera de videojuegos y, tras el evento internacional online de desarrolladores Global JAM 2019 realizado en la universidad paceña, decidieron crear el primer estudio de videojuegos de la región: Quincho Games. Se trata de un proyecto que ya patentó juegos propios sobre la base de motores nacionales y trabaja en el desarrollo de contenidos que combinan la tecnología, la educación y lo lúdico. 

José Guerra Prado, Mariano Abadie, Néstor Arriola, Ignacio Abadie y Lautaro Alfaro. Son de José C. Paz, Grand Bourg y Los Polvorines. Ellos son el equipo de Quincho Games, “el estudio de videojuegos surgido en la UNPAZ”. Una “rareza” que hace bien a la región: es el primer estudio con características de desarrollo virtual en la zona noroeste. Además, está registrado en la Asociación de Desarrolladores de Videojuegos (ADVA). El siguiente, en cercanía, está en Saavedra, Capital Federal. 

La tecnicatura en Videojuegos que se dicta en UNPAZ desde 2015, que coordina José desde sus inicios, puede leerse cómo el punto de partida de Quincho Games. Se trata de la primera en dictarse en una universidad nacional.

Con poco menos de un año, además de videojuegos, Quincho se hace fuerte en un nutrido abanico de capacitaciones de manera presencial y remota que brinda sobre herramientas para el desarrollo de juegos virtuales, motores Python y Godot Engine, guión, scrum y diseños de juegos de mesa. Las primeras de ellas la dieron a Mercado Libre a la semana de haber creado el estudio ubicado en Los Polvorines. Todo un éxito.

El contexto de pandemia por el Covid-19 estimuló a Quincho Games a ponerse a trabajar en un simulador de sensaciones provocadas sobre un personaje que debe permanecer en su departamento aislado, al cual hay que hacer sentir bien: «Esto nos pasó a todos y dijimos: ‘vamos a hacer algo’. Les propuse hacer una JAM remota -encuentro con el objetivo de desarrollar algo- y comenzamos a trabajar en Feeling, un juego que trata sobre el encierro y donde tenés que controlar el estrés y el cansancio». Para ello, fue necesaria una videollamada con el psicólogo especialista en tecnoadicciones Germán Beneditto, quien los capacitó en el tema.

Pero, entonces, ¿cómo se desarrolla un videojuego? La respuesta se centra en una herramienta fundamental: La materia prima de Quincho Games son las ideas. “Trabajamos con ellas, las aplicamos a los distintos productos que hacemos, pensamos si esas ideas funcionan, si pueden llegar a buen puerto y comenzamos a trabajar en el para qué y sobre el público objetivo”, explica José, tras recibir a Diario PH en el estudio.

El proceso de creación de un videojuego, consta de distintas etapas que pueden ser identificadas cómo la planificación y el desarrollo. “Hacemos una métrica de qué herramientas vamos a necesitar para ese proyecto, definimos el equipo y una vez que eso está, comenzamos a trabajar en la documentación: el detalle mínimo de lo que sería el videojuego, algo así cómo una sinópsis en una película. Luego, definimos los roles para empezar a trabajar en las tareas”, desarrolla quien es el cerebro del equipo.  

“Siempre que hacemos un proyecto estamos pensando en alguien: un grupo de personas, una franja etária, una nacionalidad, una cultura. La primera etapa consiste en darle forma a eso. Después, se empieza a trabajar en el diseño y la argumentación, la documentación, en una segunda etapa”, continúa. 

Actualmente, Quincho, cómo lo llaman, cuenta con un minijuego publicado –Mundo Atómico, Pulqui 2– que fue desarrollado en la UNPAZ, el marco de las Jornadas por los 70 años de gratuidad Universitaria, y está basado en la revista de divulgación científica que se publicó entre 190 y 1955, que contenía artículos de la fabricación del Pulqui 2, un avión prototipo desarrollado íntegramente en Argentina. 

Además, después de la última Global Jam Internacional realizada en UNPAZ, el estudio trabaja en la producción de Heroes del Conurbano, un juego arcade de lucha que transcurre en José C. Paz, donde “nuestros héroes se enfrentan a una raza alienígena dispuesta a devorar a la población”. Otro de los proyectos de Quincho Games, cómo ya mencionamos, es Feeling.   

 

Los desarrolladores

José, el coordinador del equipo, además de game designer y artista 2d, es licenciado en realización y producción audiovisual, coordinador y docente de la tecnicatura en Diseño y producción de Videojuegos de la UNPAZ. Trabaja hace 19 años en el fomento y desarrollo de currículas educativas para acercar a estudiantes al mundo de los videojuegos, y eso lo llevó a ser el impulsor de este proyecto. 

Algunos años atrás, fue convocado por el entonces director de Industrias Culturales de la Nación, Rodolfo Hamawi para trabajar en la tarea de introducir carreras culturales en la UNPAZ. Fue así cómo comenzó a trabajar, junto a la coordinadora general de las Tecnicaturas en Industrias Culturales de UNPAZ, María Iribarren, en el armado del staff docente de la tecnicatura en videojuegos de la universidad paceña, que comparte el primer año con Medios Audiovisuales. 

Su trayectoria estuvo vinculada a distintos programas de industrias culturales y fue invitado cómo expositor en todo el país a exponer sobre sus trabajos que vinculan el desarrollo virtual con la educación.

“En 2019, nos explotaron las inscripciones para videojuegos en UNPAZ. Todas las carreras venían con un promedio de 3000 inscriptos y ese año saltó a 6200. En videojuegos inscribimos a 140 nuevos alumnos. No dabamos a basto y tuvimos que abrir cinco comisiones. Después, fue necesario alquilar aulas en la Escuela San Martín de José C. Paz”, cuenta José, quien lleva, además, muchos años de trabajo en clases virtuales.

Néstor, quien trabaja la parte documentación de Quincho, era albañil y después de un largo periplo para tramitar su título secundario entre Argentina y su Paraguay natal, pudo ingresar a la universidad a través del artículo séptimo, se inscribió en la carrera de Videojuegos de UNPAZ y su vida dió un giro. Al poco tiempo, comenzó a trabajar cómo docente en un programa de la Municipalidad de José C. Paz y participó en talleres que la universidad llevaba a escuelas secundarias. En 2019, fue convocado por su docente, hoy amigo, José, ante una vacante para dar una materia en la carrera. “Hoy vivo de esto y mi familia casi no lo puede creer”, explica. 

Lautaro, quien más sabe de juegos de mesa en Quincho Games, fue convocado a ser parte del staff, también por José, después de un evento en UNPAZ, mientras cursaba el primer año de la carrera de videojuegos. Es de Grand Bourg y tiene una numerosa colección de juegos de mesa propios, en desarrollo y uno listo para publicar -Catástrofe-. Estudió profesorado de matemáticas, programación, diseño y narrativa transmedia. “Lo que más me apasiona son los juegos de mesa, y era la parte que le faltaba a Quincho Games”, señala. 

Mariano es programador, técnico electrónico y, al igual que Lautaro, trabajó muchos años en una casa de computación de Grand Bourg. Estudió programación en la Universidad Tecnológica Nacional. Conoció a José y hoy es parte del estudio por medio de su hermano Igancio, otro de los integrantes del staff de Quincho.

Ignacio es analista en computación, músico, docente de la carrera de videojuegos en UNPAZ y estudiante de Ingeniería en Sistemas en la Universidad Nacional de Tres de Febrero. 

Juntos, son el staff de Quincho Games y resumen: “Ese mundo que explicamos en las charlas existe realmente, existe un mercado. Argentina exporta muchos recursos humanos y juegos. Cosas de Cartoon Network, Fifa y Pixar, por ejemplo, se hacen acá. Asi que, no solo es hacer jueguitos”. 

De izquierda a derecha: Ignacio Abadie, Mariano Abadie (parado), José Guerra Prado, Néstor Arriola y Lautaro Alfaro.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba